• Buscar

Mi bebé tiene congestión nasal

Mi bebé tiene congestión nasal

Septiembre, el mes que trae el comienzo del curso escolar y el otoño. Ambos conceptos que se unen y crean un ambiente ideal para que todos los virus causantes de todo tipo de infecciones respiratorias lleguen a los más pequeños, quienes son los más afectados. Virus que pueden ir desde los simples catarros hasta molestas gripes y duras bronquiolitis. ¿Tiene tu bebé congestión nasal?

Publicidad

Índice

 

¿Qué es la congestión nasal?

La congestión nasal o “nariz tapada” se produce cuando los tejidos nasales y los vasos sanguíneos del aparato respiratorio se inflaman con el exceso de líquido y causan esa sensación de congestión. La congestión nasal, por tanto, se podría definir como esa secreción nasal y moqueo. Normalmente para los adultos y los niños algo más mayores suelen ser una molestia. Sin embargo, en muchas ocasiones para los bebés y los niños algo más pequeños se convierte en algo muy pesado porque el sueño de estos se ve alterado e incluso los bebés podrían tener dificultades para alimentarse.

La congestión nasal podría ser causada por algo que irrita o que, por ejemplo, inflama los tejidos nasales. Las infecciones, como los resfriados, la gripe o sinusitis, o las alergias o rinitis son causas frecuentes de congestión y secreción nasales. La congestión nasal es una percepción de obstrucción o una reducción del flujo de aire que entra por las fosas nasales. Una obstrucción que no es consecuencia solo del exceso de moco o tapón, sino que se produce también cuando esos tejidos que recubren la nariz se inflaman. La congestión nasal lo que hace es impedir la respiración sencilla a través de las fosas nasales dificultando a su vez la eliminación del moco.

 

¿Por qué se produce exactamente?

Las causas de una determinada congestión nasal son bastante diversas ya que esta puede aparecer por infecciones de las vías respiratorias altas como el catarro o la gripe que posteriormente explicaremos, debido a los cambios bruscos de temperatura, a los ambientes demasiado secos, a la inhalación de sustancias irritantes o simplemente por la contaminación ambiental existente.

 

¿Quieres saber si tu bebé tiene congestión nasal?

Si tu bebé tiene molestias de garganta, lagrimeo excesivo, neumonía, dificultades para respirar, somnolencia y alteraciones del sueño o infecciones que se repiten en las vías respiratorias entonces padece congestión nasal. Además, recuerda que si la mucosidad es excesiva si se trata de un bebé recién nacido podría llegar a sufrir problemas para alimentarse. La congestión nasal podría dificultar también la audición y el desarrollo del habla.

 

Diferencias entre congestión nasal, gripe y catarro

La gripe o los catarros son enfermedades producidas por virus que se transmiten mediante las gotas de la saliva al toser o al estornudar, aunque también se extienden a través de las manos. ¿Cómo puede prevenirse? Evitando el contacto con otras personas si se está enfermo, al toser o estornudar utilizar siempre pañuelos que sean preferiblemente desechables para cubrir la boca y la nariz, intentando no compartir vasos, utensilios para comer o toallas y lavándose las manos a menudo con agua y jabón.

 

¿Es necesario hacer lavados nasales?

Los lavados de las fosas nasales con suero o solución salina para eliminar los mocos pueden aliviar, pero estos jamás deberían ser una tortura para los más pequeños. Como los bebés no saben respirar por la boca cuando estos tienen mocos empiezan a respirar con bastante dificultad. Por eso, en muchas ocasiones se recurre a estos lavados nasales de los que hablábamos, habituales en los primeros meses de vida del bebé tras el embarazo. Pero ¿hay que hacerlos a diario? Es cierto que el suero fisiológico cumple su papel “hace de pañuelo para los más pequeños”. Sin embargo, erróneamente los adultos se creen que se deberán hacer tantos lavados nasales como si fuera necesario, pero los expertos aseguran que no es en absoluto recomendable utilizar con demasiada frecuencia estos aspiradores nasales. Pero ¿por qué? Dado que la presión de succión que producen podría ocasionar desagradables sensaciones en el oído y resecar la mucosa. Por eso, lo mejor es limitar el número de lavados nasales y fijarlo en una o dos veces al día. Además, para limpiar la nariz con suero fisiológico existen diferentes sistemas igual de eficaces, aunque los más recomendables son los envases pequeños.

No obstante, siempre y cuando se hagan con poca frecuencia, es un tratamiento seguro para bebés y niños que además sirve para:

- humidificar las mucosas

- reducir la inflamación de estas

- retirar la mucosidad y liberar de obstrucciones las fosas nasales

- limpiar de polen, polvo y otros residuos los conductos nasales

Articulo relacionado: Mi bebé tiene los ojos rojos

- mejorar la función de los cilios

- y a prevenir las infecciones de los senos paranasales

Para realizar un lavado nasal adecuado hay que tener, no obstante, algunos consejos en cuenta:

- lo ideal será que se realicen en un momento en el que el niño esté lo suficientemente tranquilo

- hacerlo después del baño, pero siempre y cuando el niño ya esté seco y vestido

- hay que tener en cuenta también que será mucho mejor hacerlo antes de la lactancia o de las comidas porque comer será mucho más fácil para el pequeño si puede respirar bien

- antes de acostarlo para que duerma mejor por la noche

En cuanto a los medicamentos, no se suelen ofrecer para los mocos ya que no son efectivos y los mocos ayudan a eliminar la infección. No obstante, consulta siempre al experto en pediatría y medicina. 


Fuentes:

Lavados nasales https://enfamilia.aeped.es/vida-sana/lavados-nasales

Catarro y gripe en los niños: cómo prevenir el contagio https://enfamilia.aeped.es/prevencion/catarro-gripe-en-ninos-como-prevenir-contagio

 

Fecha de actualización: 29-06-2021

Redacción:

Publicidad
Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamentepero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web nosustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a unaconsulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso.Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, yen ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×