¿Puede un bebé aprender dos idiomas al mismo tiempo?

¿Puede un bebé aprender dos idiomas al mismo tiempo?
comparte

Desde el momento en que nacen, los niños están genéticamente preparados para aprender a hablar más de un idioma. Su cerebro es sumamente permeable y está abierto al mundo para descubrir todo lo que le rodea. Su oído está muy desarrollado y prefiere escuchar palabras a cualquier otro sonido. Además reconocen las voces, su mundo está mediado por la palabra, que más adelante será su principal herramienta de comunicación e interacción.

 

De hecho, la primera infancia es el mejor momento para aprender un segundo idioma. Los niños que experimentan dos idiomas desde el nacimiento generalmente se convierten en parlantes nativos de ambos, mientras que los adultos a menudo tienen dificultades con el aprendizaje de un segundo idioma y raramente logran fluidez nativa.

 

¿Cuándo aprenden los bebés el idioma?


Las investigaciones muestran que los bebés comienzan a aprender sonidos del idioma incluso antes de nacer. Cuando se encuentran en el útero, la voz de la madre es uno de los sonidos más importantes que escucha un bebé nonato. Para cuando nacen, los recién nacidos no solo pueden diferenciar el idioma que habla la madre de otro diferente, sino que también muestran la capacidad de distinguir entre lenguas.


El aprendizaje de idiomas depende del procesamiento de los sonidos. Todas las lenguas del mundo juntas abarcan alrededor de 800 sonidos. Cada idioma usa solo unos 40 sonidos de lenguaje, o 'fonemas', que distinguen a un idioma de otro.

¿Pueden los bebés aprender dos idiomas a la vez?

¿Pueden los bebés aprender dos idiomas a la vez?

Hasta los 8 años, los niños tienen una gran facilidad para aprender idiomas. Hasta esa edad, lo asimilan de forma intuitiva y apenas tienen que esforzarse. A pesar de que algunos padres son reacios a enseñarles desde pequeños por temor a que esto dificulte su aprendizaje, los niños crecen como si tuviesen dos seres monolingües arrojados en su cabeza, y viven el proceso con total naturalidad. El mejor método, cuando sea posible, es hablarles en casa en dos idiomas diferentes


Al nacer, el cerebro del bebé tiene un don inusual: puede distinguir entre los 800 sonidos. Esto significa que en esta etapa los bebés pueden aprender cualquier idioma al que estén expuestos. Poco a poco, los bebés descubren qué sonidos están escuchando más.

 

¿Puede llegar a ser inadecuado?


Como en cualquier aprendizaje a lo largo del proceso se pueden producir una serie de alteraciones en el lenguaje, similares en monolingües y bilingües, ya que los niños monolingües de 18 meses tienen un vocabulario de unas 50 palabras, igual que los plurilingües, pero repartidas entre sus distintos idiomas. Es posible que no puedan expresarse tan bien en un idioma si se los compara con otros niños de su edad, pero esto no debe preocupar a los padres, ya que recuperarán la diferencia a medida que profundicen en el conocimiento de ambos idiomas.

 

Tips para comenzar a introducir dos idiomas


El método más seguro para conseguir un niño bilingüe es que uno de sus padres le hable en otro idioma desde que nace. Lo que recomiendan los logopedas es que si el padre es inglés, siempre utilice ese idioma con sus hijos, y aunque estos quieran hablarle en español, él se mantenga firme en su lengua nativa. Distinta es la situación si el padre no tiene otra lengua materna, sino simplemente domina otro idioma. En este caso, probablemente le ayudará al conocimiento del idioma, pero no logrará desarrollar un bilingüismo propiamente porque la pronunciación no será exacta ni la conversación fluida y constante.


Además, si esta fórmula es reforzada en el colegio, permitirá de una forma precoz y casi sin esfuerzo el dominio completo de la lengua por parte del niño.

 

Ventajas de los niños bilingües


Existe evidencia de que el ser bilingüe hace que el aprendizaje de una tercera lengua sea más fácil.  Además, se cree que el efecto acumulativo de la experiencia de lenguaje dual se traduce en efectos protectores contra el deterioro cognitivo que viene con el envejecimiento y la aparición de la enfermedad de Alzheimer.

 

También se ha descubierto que los bilingües tienen mayores habilidades metalingüísticas, o la capacidad de pensar en el idioma en sí y comprender cómo funciona.

 

En conclusión, si se desea que el niño sepa más de un idioma, lo mejor es comenzar a una edad temprana, incluso antes de que empiece a hablar su primer idioma. No confundirá al niño, al contrario, se estaría estimulando nuevas formas de pensar, razonar y desenvolverse en el mundo.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×