¿Te preocupa su desarrollo?

¿Te preocupa su desarrollo?
comparte

Transcurrido el primer año de vida el niño adquiere habilidades relacionadas con el movimiento y el equilibrio: ya se levanta, se atreve a dar sus primeros pasos y gracias a esa movilidad empieza a experimentar con su entorno

Tanto el desarrollo psicomotriz del niño como su crecimiento físico serán controlados por su pediatra pero no es extraño que en este momento surjan, en los padres, especialmente si son primerizos, las primeras preocupaciones por el comportamiento y la evolución de su hijo, ahora que su pequeño comienza a moverse con autonomía.

 

Conocer las señales y ser conscientes de qué es normal en su desarrollo según la edad os hará prepararos para  enfrentaros a su educación y buscar ayuda en caso necesario.

 

Muchos de los temores o inquietudes sobre su desarrollo no serán fundados, pero os quedaréis más tranquilos si los consultáis con un médico o al menos lo comentáis con otros padres. Eso sí, no caigáis en absurdas competiciones por demostrar qué niño hace más cosas para su edad, porque no solo cada uno se desarrolla a un ritmo sino que son muchos los padres que exageran al comentar las habilidades y progresos de sus retoños.
 

 

Preocupaciones frecuentes de los padres de un niño de 12 a 36 meses

 

Estas son las inquietudes más habituales de los padres que, sin embargo, no revisten gravedad. Probablemente si se lo cuentas al pediatra te dirá que son comportamientos totalmente normales de esta edad. No obstante, confía en tu intuición como madre y si sientes que algo no va bien, vuelve a consultarlo para quedarte tranquila.

 

·         El niño se sobreexcita cuando hay visitas o desconocidos.

 

·         Intenta llamar nuestra atención cuando se aburre.

 

·         Es desordenado y no consigo que ordene sus cosas.

 

·         Tira todo al suelo y lanza lo que llega a su mano, incluida la comida.

 

·         Es arisco con las muestras de cariño de extraños y rechaza besos y caricias.

 

·         Come demasiado poco o mal.

 

·         No habla bien y no se le entiende al hablar.

 

·         Se despierta por la noche y tengo dificultades para conseguir que se vaya a dormir a diario.

 

·         Cuando juega con otros niños les quita los juguetes y a veces se pegan.

 

·         Demanda atención constante.

Miedo a la separación

Miedo a la separación

Cuando nace tu bebé se establece un vínculo afectivo entre él y tú muy poderoso e importante para su desarrollo. Para él, es una cuestión de supervivencia:la presencia y el cuidado constantes de sus papás o de otra persona importante son imprescindibles. Se establecen fuertes lazos con mamá, sobre todo por parte del niño que tienen que ir disminuyendo a medida que va creciendo, preparándose para lograr un funcionamiento autónomo.

 

 

Primeras señales de aviso

 

Las situaciones anteriores entran dentro de la normalidad en un niño de esta edad, pero es recomendable conocer algunos hitos del desarrollo que nos permitirán saber que si no se alcanzan pueden ser motivo de preocupación. Consulta a un especialista en estos casos.

 

Lenguaje: Hay niños que comienzan a decir sus primeras palabras a partir de los 12 meses y otros que tardan muchos meses más. Utilizar incorrectamente el lenguaje a esta edad o pronunciar mal las palabras es absolutamente normal, ahora bien, la ausencia total de balbuceos y de respuesta a ruidos sí puede ser indicativo de un problema de audición.

 

Movimiento: La edad en la que suelen dar sus primeros pasos es entre los 12 y 18 meses, algunos tardan más en andar y otros ya se sujetan de pie antes de soplar la primera vela. Hasta aquí es todo normal. Pero si el niño no hace ningún intento por sentarse o ponerse de pie y no muestra interés por el movimiento o por la manipulación de juguetes u objetos, podría indicar una falta de tono muscular.

 

Habilidades sociales: Como decíamos antes, a esta edad los niños suelen ser tímidos y desconfiados con los extraños o por el contrario especialmente mimosos y demandantes de atención, pero si a esta edad no sonríe, no sigue juegos como el cu-cu-tras, tiene dificultad para prestar atención, o mantener el contacto visual o no señala ni mira donde lo hacen los demás, puede evidenciar un problema de desarrollo social.

 

Alimentación: A esta edad están descubriendo nuevos sabores, nuevas texturas y nuevas formas de comer. Es común que los bebés arrojen la comida, se les derrame por la cara o dejen la mitad en el plato o sobre su ropa. Preocúpate cuando no gane peso o lo pierda, si muestra signos de tener alergia o reflujos y no se muestra hambriento.
 


Fuente:

Stoppard, Dra. Miriam (2006), Padres primerizos, Barcelona, Pearson.

Redacción: Lola García-Amado

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar