• Buscar
Publicidad

Comportamiento de los niños de 2 a 3 años

Comportamiento de los niños de 2 a 3 años

Cada etapa tiene unas características comunes a la mayoría de los niños. A lo largo de su tercer año de vida, los pequeños suelen manifestar los siguientes comportamientos:

Publicidad

Indice

 

Las rabietas y berrinches

Las rabietas, berrinches y pataletas suelen comenzar a los dos años de edad, cuando los niños empiezan a desarrollar su autonomía y su independencia. No les gusta que sus padres les digan lo que pueden o no pueden hacer, ni cuándo hacerlo. Lo quieren todo y al momento.

Articulo relacionado: Nombres de dioses egipcios

La mayoría de las veces, este comportamiento surge cuando les negamos algo o no obtienen lo que desean. Al no saber expresar sus sentimientos y emociones, reaccionan llorando, gritando, pataleando… comportamientos que pueden irritarte y avergonzarte, sobre todo si estáis en público.

¿Qué hacer?: Lo primero es no perder la calma y no reaccionar tú de la misma manera. Si gritas, pensará que es una forma aceptable de comportarse.

Además, nunca debes ceder ante sus deseos, por mucho que grite o por muchas ganas que tengas de que se acabe el “espectáculo”. Si consigue lo que quiere de esta manera, pensará que es la forma perfecta de lograr siempre lo que desee.

Hazle ver que solo le vas a atender cuando se calme y deje de patalear. Y una vez consigas que se tranquilice, escúchale atentamente y explícale por qué no puede seguir jugando o por qué no le vas a comprar ese camión de bomberos.

Articulo relacionado: Nombres de dioses hindúes

Marca unos límites claros que deberá seguir, y si los incumple, castígale de acuerdo a la falta y a su edad.

 

La edad del porqué

Otra característica de los niños a esta edad es preguntar el por qué de todas las cosas. Este comportamiento se debe a la curiosidad innata que tienen todos los niños a medida que descubren el mundo y a su necesidad de experimentar con su nueva herramienta de comunicación: el lenguaje. Asimismo, necesitan ordenar su mundo, en su mente todo tiene una causa, y precisan averiguar cuál es.

¿Qué hacer?: Aunque estés cansada de sus continuas preguntas y muy liada, debes escucharle siempre y dedicarle un tiempo. Si ahora le ignoras, no confiará en ti cuando sea mayor y tenga un problema.

No te preocupes si no sabes la respuesta exacta, tu hijo solo necesita ver que pregunte lo que pregunte, obtendrá alguna respuesta.

Tampoco debes darle explicaciones rebuscadas, aún es muy pequeño. Responde con sencillez y con un lenguaje apropiado.

 

 


Fuente:Domènech, Montse (2015), Edúcame bien, Ed. Plaza & Janés.

Fecha de actualización: 06-06-2020

Redacción: Lola García-Amado

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×