×
  • Buscar
Publicidad

Juegos de bebé

Juegos de bebé

Aunque existe la creencia generalizada de que los bebés, en sus primeros meses, no hacen otra cosa que dormir y comer, esto no es más que un error. Puedes (y debes) contactar con tu bebé desde el primer momento. Cuanto más te comuniques con él mayor será su capacidad para establecer contacto con los demás

Publicidad

No te puedes perder ...

Síntomas en niños con TDAH

Síntomas en niños con TDAH

El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad afecta a más del 6% de los niños, pero la mayoría de los casos se detectan demasiado tarde. Es una de las principales causas de fracaso escolar y de dificultades en las relaciones sociales. Causa un gran impacto en el desarrollo y la vida del niño, de su familia, y de todo su entorno en general. Por eso el Proyecto PANDAH (Plan de Acción en TDAH), impulsado por Shire, ha elaborado el “Informe TDAH en España”.

Y tambien:

De 0 a 3 meses

Pon un CD con música animada y ayuda a tu bebé a dar palmas, con las manos y con los pies al ritmo de la melodía. Sujeta sus piernas y haz la bicicleta al son de la música, inclínale hacia delante, hacia detrás…

Coloca una pelota grande de playa sobre una toalla extendida en el suelo y sitúate de rodillas al lado. A continuación pon a tu bebé suavemente boca abajo sobre el balón. Sujétale con las manos por la cintura y con los dedos agarra la pelota y muévela suavemente hacia delante, hacia atrás, hacia los lados o haciendo círculos, de forma que el niño se deslice por ella.

Haz un móvil casero, colgando sobre su cuna juguetes u objetos que hagan ruido y sean de diferentes colores, blancos y negros. También puedes poner fotos tuyas o de papá. Asegúrate de que están bien atados y no pueden caerse.

Haz que tu bebé siga con la mirada diferentes objetos. Cógelos con la mano y ponlos en frente de sus ojos, a poca distancia para que pueda verlos. Imita un avión, haz volar el pequeño juguete y… ¡aterriza en su barriguita!


De 3 a 6 meses

Pon al pequeño boca arriba sobre la cama y ofrécele un par de pulseras tuyas o unas anillas, no muy gruesas para que pueda cogerlas con sus manitas. En cuanto el niño las sujete con firmeza, una con cada mano, comienza a tirar de ellas procurando sentarle. Él tratará de ayudar doblando sus brazos e intentando subir. Si consigues sentarlo, no pares, vuelve a bajarlo hasta tumbarlo de nuevo. Si no colabora doblando los codos para subir, no lo sigas intentando, pues significa que aún no está preparado y sus articulaciones podrían sufrir.

Haz un cuento personalizado. Imprime y plastifica diferentes fotos donde aparezcan cosas que le resulten familiares: de mamá, de papá, del perrito, del parque donde juega, de su muñeca, etc. Recórtalas para que todas tengan las mismas dimensiones y perfora dos agujeros en un extremo para poder encuadernarlas con un cordel. Muéstraselo y nombra, junto a él, todo lo que aparece.

Coge un par de botellas vacías de plástico de medio litro aproximadamente. Llénalas de macarrones, arroz, garbanzos o cualquier cosa que tengas por la cocina y que haga ruido. Cierra bien las botellas y dáselas. Le encantará el sonido que hacen sus nuevas maracas.

Tumba a tu bebé sobre su espalda en la cama. Ata un extremo de un lazo o un cordón suave a su tobillo, asegurándote de que no le apriete. Ata en el otro cabo un pequeño peluche. Cuando tu niño mueva las piernas, el muñeco se moverá a la vez, así el pequeño podrá comprobar por sí mismo la ley de causa-efecto. Eso sí, no dejes de vigilarle en ningún momento mientras realices esta actividad.
 

De 6 a 9 meses

Aprovecha los cartones de tetra brick de leche o zumos como bloques de construcción. Sólo tienes que lavarlos y pintarlos o decorarlos en colores divertidos. Ofréceselos a tu bebé y ¡a construir!

Cósele a un par de calcetines sendos cascabeles. Le encantará hacerlos sonar al mover los piececitos.

Siéntate cómodamente en una silla o un sofá y cruza las piernas. Coloca sobre tu pie (el que queda suspendido) al niño y sujétalo por las axilas con las dos manos. Ahora sube y baja despacio la pierna, como si tu bebé fuera a caballito. Deja que sus piececitos toquen el suelo y vuelve a subir.

Cuando tu pequeño empiece a gatear puedes probar esta actividad, que le ayudará a controlar su equilibrio: Crea un circuito de obstáculos. Coloca en el suelo diferentes objetos suaves e inocuos, como cojines, peluches, mantas, cajas de cartón. Distribúyelos de tal forma que quede “encerrado” y sea incapaz de salir sin tener que “escalar” por ellos. Ahora llámale y haz que trepe gateando por los distintos obstáculos. Otra opción es hacer una barrera con cojines y mantas alrededor de él, de esta forma tendrá que escalar para salir de allí.


 

Te puede interesar:

TodoPapás ha desarrollado una herramienta para facilitar identificación de un niño con altas capacidades que arroja como resultado qué porcentaje de ajuste muestra a los síntomas típicos que tienen los niños con altas capacidades según su edad.


Fuente:

Fodor, Elizabeth; Morán, Montserrat (2009), Todo un mundo de sonrisas, Madrid, Ed. Pirámide.

Fecha de actualización: 08-10-2009

Redacción: Lola García-Amado

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad