¿Con cuántos meses se ríen los bebes?

¿Con cuántos meses se ríen los bebes?
comparte

Un bebé nace dependiendo de un adulto para su supervivencia pues el adulto le proporcionará los cuidados necesarios tales como cuidados físicos y protección y así mismo establece con el bebé un vínculo que será la base de todo el desarrollo emocional.

¿Con cuántos meses el bebé bebe agua?

¿Con cuántos meses el bebé bebe agua?

El agua es uno de los elementos básicos que todo ser humano necesita para vivir, el cual ingerimos varias veces durante el día. Los bebés necesitan beber agua, pero el agua que han de beber ha de ir acompañada de nutrientes ya que de no ser así podrían padecer desnutrición al llenar sus estómagos de agua, que no les aporta nutrientes ni calorías. Cuando hablamos de agua acompañada de nutrientes nos referimos a la leche materna o de fórmula. La leche materna está compuesta por agua en un 80% por lo que los bebés no necesitan agua adicional, ni en los climas calientes. 

Cuando un bebé nace lo rigen las sensaciones fisiológicas que van encaminadas hacia el sueño, el hambre, el malestar, el dolor, etcétera y conforme pasan los días comienzan a desarrollar la capacidad de sentir y mostrar placer, disgusto, interés y el inicio de sorpresa. Cuando son tan pequeños el modo de comunicarse con los adultos es solo a través del llanto y la sonrisa.


El llanto o la sonrisa de un bebé o sus manos estiradas transmiten un mensaje acerca de sus necesidades, gustos o sentimientos y es natural que los cuidadores respondan a las señales de los bebés.


Diversos estudios han demostrado que los niños aprenden a lidiar con las emociones a una edad previa a la que se había creído anteriormente; el niño es capaz de reconocer emociones positivas y negativas desde los primeros meses de vida. Por otra parte, las emociones infantiles son mucho más ricas de lo que los niños son capaces de expresar, es decir, la experimentación de la emoción antecede a la capacidad de expresarla.


La risa es una manifestación del estado de placer en los bebés, es producida por situaciones de juego como el cosquilleo. Por otro lado, la sonrisa se produce ante una interpretación de los hechos de la realidad.

Las sonrisas comunican: “Quiero estar cerca de ti”, ¨Me gusta cuando juegas conmigo” o “Me gusta escucharte hablar”. Las sonrisas mantienen al cuidador cerca y fomentan y mantienen las interacciones.

La sonrisa proporciona al bebé una herramienta perfecta para socializar y ser aceptado por los adultos y por todos los que están a su alrededor. La risa juega un papel fundamental en el desarrollo de los niños al igual que el juego. Además, fortalece el aprendizaje, la sociabilidad, e incluso permite la liberación de las tensiones acumuladas y da al niño más confianza en el contacto social.

La sonrisa es un reflejo que tenemos desde que nacemos. A continuación explicaremos las fases de la sonrisa en un bebé.

En el primer mes los bebés sonríen más durante el sueño REM por sus siglas en ingles (el sueño de movimientos oculares rápidos), también en respuesta al tacto y sonidos suaves al ser mecido, etc. Hay una relación entre sonrisa y liberación de tensión. Cuando un bebé durmiendo sonríe, refleja fluctuaciones periódicas y endógenas de la actividad del sistema nervioso central. A partir de la tercera o cuarta semana es cuando comienza una sonrisa por ubicar rostros, es decir, una sonrisa social, aunque no es tan clara y abierta hasta el segundo mes.

Segundo mes (6 a 10 semanas): sonríen ante panoramas de su interés, aparece la sonrisa social abierta y clara (frente a la presencia del rostro humano que les causa confianza).

Tercer y cuarto mes: la sonrisa es más frecuente cuando los bebés interactúan con personas, aparece la risa, al inicio como respuesta a estímulos muy activos y posteriormente por discrepancias más sutiles (como los juegos que se realizan con bebés). En el cuarto mes la sonrisa la muestran a aquellas personas que se encargan de su cuidado y aparece la risa.

Sexto mes: las expresiones de felicidad son cada vez más selectivas, los bebés sonríen más cuando interactúan con personas conocidas y se observan expresiones de tristeza relacionadas con la interrupción grave de la comunicación entre el cuidador y el bebé.

Recuerda que las primeras sonrisas de tu bebé son reflejos, sin embargo, con el tiempo dejarán de ser reflejos y pasarán a ser realmente un gesto de amor que durará el resto de su vida, por lo que no debes olvidar disfrutar cada una de ellas.


Fuentes:

Zevallos, J. Z. Q., & Gadea, L. G. (2015). El sentido del humor: más allá de la risa. Consensus20(1), 83-98.

Baeza, E., Tomás, J., Molina, M., Raheb, C., & Vila, A. FASES DEL DESARROLLO.

Gandía-Hidalgo, R. (2013). La sonrisa del profesor en la Educación Infantil: una revisión teórica.

Bornstein, M. H. La respuesta sensible del cuidador infantil y el desarrollo y aprendizaje infantil: De la teoría a las investigaciones y la práctica. el desarrollo cognitivo y el aprendizaje, 13.

Díaz, A. D. C. A., & Hernández, V. P. A. (2007). Educación emocional una alternativa para evitar el fracaso escolar y social. Educación3(4), 81-95.

Maldonado, M., Lecannelier, F., & Lartigue, T. (2008). Aspectos evolutivos de la relación madre-bebé. Perinatología y reproducción humana22(1), 15-25.

Redacción: Edgar Corona

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×