×
  • Buscar
Publicidad

La piel de un bebé es más delicada

La piel de un bebé es más delicada

Uno de los órganos en los que las madres centran más su atención es en la piel, ya que desde el nacimiento, en ocasiones se presentan cambios en la coloración, irritación, descamación, rozaduras y manchas rojas que se hacen más evidentes con el llanto y el calor.

Publicidad

Cuando llega al hogar un bebé, las primeras impresiones de los padres giran en torno a que este nuevo integrante de la familia es un ser pequeño y frágil al que hay que proteger al máximo, y aunque los bebés son mucho más fuertes de lo que imaginamos, es necesario brindarle cuidados especiales para evitar complicaciones en el futuro.
 

Uno de los órganos en los que las madres centran más su atención es en la piel, ya que desde el nacimiento, en ocasiones se presentan cambios en la coloración, irritación, descamación, rozaduras y manchas rojas que se hacen más evidentes con el llanto y el calor.

 

La piel como barrera de protección contra las agresiones del medio ambiente, no responde de la misma manera en todas las personas ni a cualquier edad. Los bebés son el grupo de la población que presenta con mayor frecuencia efectos negativos en la piel, ya que ésta es 40 a 60 por ciento más fina que la de un adulto y debido a su alta permeabilidad es muy sensible a la toxicidad de ciertos ingredientes que se encuentran en cremas, ungüentos y pomadas. Además, prácticamente no tienen film hidrolipídico, que es la capa de agua y grasa que sirve como sistema de defensa contra la deshidratación.

No te puedes perder ...

Y tambien:

 

Por ello, la doctora Claudia Yáñez, dermatóloga, explica que para el cuidado de la piel de los pequeños se deben utilizar productos con fórmulas diseñadas específicamente para su tipo de piel, hipoalergénicos y que preferentemente no contengan alcohol ni parabenos. Por esta razón, es importante buscar productos elaborados especialmente para la protección y la salud de recién nacidos y bebés, y tener en cuenta la importancia de cuidar cada parte de su piel con productos específicamente diseñados para cada zona.

 

- Para la higiene de nariz y ojos: suero fisiológico que limpia y calma la frágil y delicada membrana mucosa de la nariz y ojos del bebé. Refuerza sus defensas contra infecciones, frío y contaminación con su alto poder antihistamínico.

 

- Para la higiene de rostro, cuerpo y área del pañal, es fundamental hacerlo con productos específicos para ese fin. En cuanto a los cuidados diarios es importante mantener una buena hidratación y protección para el día a día. Para los cuidados especiales como en el caso de las rozaduras y los cambios de pañal, existen productos diseñados para aliviar las molestias y mejorar la piel.

 

Principales cuidados para la piel de los bebés:

 

- Los baños se deben realizar a diario con un jabón suave y con agua tibia. En el caso de los recién nacidos, éstos deberán ser breves y evitar mantener sumergido al pequeño mucho tiempo.

 

- Es necesario quitar el exceso de agua con una toalla y secar perfectamente los pliegues. Se recomienda aplicar, con la piel húmeda, una crema blanca humectante.

 

- El área del pañal requiere de especial cuidado, es decir, los cambios deben ser frecuentes, ya que la humedad y las heces fecales son muy irritantes y ácidas. Se recomienda en cada cambio de pañal aplicar una pasta protectora y reparadora para evitar las rozaduras.
 

 


Te puede interesar:

Detectar a un niño con altas capacidades de manera precoz permitirá a su entorno hacer los ajustes precisos para que pueda alcanzar todo su potencial y minimizar cualquier problema que pudiera surgir.


Redacción: Maricarmen Tamayo

Fuentes: Doctora Claudia Yáñez, dermatóloga

Fecha de actualización: 21-02-2012

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Publicidad