5 razones por las que dar leche de crecimiento a tu hijo de 1 a 3 años

5 razones por las que dar leche de crecimiento a tu hijo de 1 a 3 años
comparte

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la lactancia materna es la“forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables”; por eso se recomienda mantener la lactancia materna exclusiva durante los seis primeros meses de vida del bebé y combinarla con otros alimentos hasta los 2 años.

En nuestro país, las madres tienden a interrumpir la lactancia materna antes de que el niño cumpla 1 año. Una realidad que pone de manifiesto la Asociación Española de Pediatría (AEP). El Informe Técnico sobre la Lactancia Materna muestra que sólo el 7% de las madres españolas prosigue dando el pecho a sus hijos una vez pasados los 12 meses.


A partir de esa edad, se inicia la incorporación de nuevos alimentos. La dieta del menor se diversifica y resulta crucial para su salud y posterior desarrollo mantener una alimentación equilibrada.



¿Por qué incluir una leche de crecimiento en la dieta?



1. La etapa que transcurre entre los 12 y 36 meses es fundamental para el desarrollo de los niños. Un estudio reciente de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) (“Scientific Opinion on nutrient requirements and dietary intakes of infants and young children in the European Union. 25 de Octubre, 2013) afirma que los niños de corta edad (1-3 años) también tienen unas necesidades nutricionales específicas como los menores de 1 año.

Por qué debes considerar la masturbación en tu parto

Por qué debes considerar la masturbación en tu parto

Los procesos cerebrales, hormonales y físicos que intervienen en el parto y en el de llegar al clímax son muy similares. De ahí que cada vez más mujeres compartan los beneficios que la masturbación y el orgasmo tienen en el momento de dar a luz. Aquí van cuatro razones por las que la masturbación durante el parto es una buena idea.


2. El estudio realizado por EFSA concluye que los niños europeos presentan carencias en su dieta de:


• Omega 3 DHA, ácido graso presente en la leche materna que forma parte de las células del cerebro y de la retina, y que ayuda al desarrollo visual y cognitivo


• Hierro, mineral que favorece el desarrollo cognitivo e inmunitario


• Vitamina D, fundamental para la absorción del calcio y el desarrollo de los huesos, entre otras muchas funciones


• Yodo, mineral importante para la función cognitiva y el desarrollo del sistema nervioso.


Estas conclusiones son similares a las de un estudio del análisis de los hábitos alimenticios de 161 niños de corta edad, realizado por la doctora Cristina Campoy, profesora titular de Pediatría de la Facultad de Medicina de la Universidad de Granada y miembro del Comité de Expertos de ESPGHAN, que fue presentado durante las XVIII Jornadas de Nutrición Práctica, organizadas por la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA).


3. Las necesidades nutricionales de los niños de 1 a 3 años se podrían satisfacer a través de una dieta equilibrada, con el consumo adecuado de alimentos como el pescado azul (principal fuente de DHA y yodo en la dieta), carnes rojas y legumbres (fuentes principales de hierro) o huevo (fuente de vitamina D), entre otros.
 


4. Sin embargo, un significativo número de preescolares recibe una dieta desequilibrada, por eso la incorporación de las leches de crecimiento en su alimentación es de gran utilidad, ya que permiten satisfacer las necesidades nutricionales de forma más específica que la leche de vaca. La leche de crecimiento en el niño de 1 a 3 años, especialmente aquellas enriquecidas con DHA y Hierro, permite asegurar:


• Un menor riesgo de sobrecarga renal, por su menor contenido en proteínas (respecto a la leche de vaca)


• Una ingesta adecuada de ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados con una menor ingesta de grasa saturada y de colesterol, lo que posiblemente pueda contribuir a reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares en la edad adulta


• Un aporte adecuado de DHA, beneficioso para el desarrollo de las funciones visual y cognitiva.


• Una ingesta adecuada de hierro, nutriente fundamental para determinadas funciones del organismo


5. La leche es un alimento de consumo diario, de fácil acceso, por lo que se convierte en una ayuda práctica y eficaz para satisfacer estas necesidades nutricionales. Los expertos recomiendan el consumo de leches de crecimiento para completar la dieta con el aporte adecuado de Omega 3 DHA y Hierro, entre otros nutrientes, y lograr así un adecuado desarrollo de los sistemas cognitivo, motor, inmunitario o nervioso. Entre otros, Jaime Dalmau, anterior coordinador del Comité de Nutrición de la AEP, subrayaba en un estudio sobre estos alimentos, que las leches de crecimiento permiten “asegurar una ingesta adecuada de ácidos grasos monoinsaturados y poliinsaturados y una menor ingesta de grasa saturada y colesterol, lo que posiblemente pueda contribuir a reducir el riesgo de enfermedadescardiovasculares en la edad adulta”.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
Cerrar