› 
 › 
Prevención de las enfermedades comunes de los niños

Prevención de las enfermedades comunes de los niños

Prevención de las enfermedades comunes de los niños
comentarios0 comentarios
comparte

¿Tu niño empieza el cole y estás preocupada por su salud? Si hasta ahora pasaba los inviernos en casa con algún familiar o niñera, es normal que te preocupe cómo va a reaccionar su organismo y su sistema inmune cuando tenga que hacer frente a los virus que se hacen fuertes en los centros escolares  

Los niños que van a la guardería tienen el doble de posibilidades de contraer infecciones que los niños que se quedan en casa –de hecho, normalmente cogen de 6 a 9 infecciones al año, el 90% de ellas causadas por virus.

La mayoría de enfermedades de invierno (gripe, resfriados, gastroenteritis…) se transmiten de persona a persona por la saliva que soltamos al hablar, que se queda en las manos cuando estornudamos o nos sonamos… Por eso, en recintos cerrados donde conviven muchos niños, es normal que, en cuanto uno se pone malo, se lo pegue a los demás.

Si hasta ahora tu hijo ha pasado sus primeros inviernos en casa, probablemente no se haya puesto casi enfermo, y ahora te preocupa que se pase todo su primer año de cole malito. ¿Hay forma de evitar las infecciones?
 

Una correcta alimentación

La dieta de una persona es la base del buen funcionamiento de su sistema inmunitario. Una alimentación nutritiva, sana y variada asegura que nuestro cuerpo esté fuerte para hacer frente a las agresiones externas.

En el caso de los niños pequeños, debemos asegurarnos de que hacen 5 comidas al día, empezando por un desayuno contundente que le ayude a aguantar la jornada.

Las bases de su dieta deben ser las verduras, las frutas, las legumbres, los lácteos, el pescado y las carnes blancas; nada de grasas, frituras ni bollería. Debido a que consumen más energía que los adultos y a que sus necesidades nutricionales son mayores, debemos asegurarnos de que los alimentos que consumen sean ricos en fibra, calcio, hierro, cinc, fósforo, magnesio, vitaminas C, D, B1 y B6.

Ciertos alimentos ayudan a prevenir los resfriados y a mejorar nuestro sistema inmune: como los cítricos (ricos en vitamina C que ayuda a elevar las defensas naturales del organismo); la miel (rica en jalea real que aumenta el tono vital); o los llamados antibióticos naturales: la jalea real, el ajo, la cebolla, el limón…
 

Al día con el calendario vacunal

Muchas enfermedades antes graves e incluso mortales (rubéola, paperas, varicela, poliomelitis, tos ferina, difteria, etc.), se pueden prevenir y evitar llevando al día el calendario vacunal del niño. Tu pediatra te dará un calendario de vacunación al nacer tu hijo, en el que podrás consultar cuándo le toca vacunarse y de qué, además de que te lo recuerde el propio médico.

En los últimos años, muchos son los niños que no se vacunan, algunos por desconocimiento de sus padres, y otros por convicción al pensar que las vacunas son perjudiciales para la salud. Sin embargo, eso es un tremendo error y una irresponsabilidad, ya que enfermedades que estaban erradicadas han vuelto a aparecer en los colegios. Si tu hijo no está vacunado y contrae alguna de estas enfermedades, no solo pondrá en riesgo su salud, sino también la de otros niños que aún no les haya tocado vacunarse o que, a pesar de haber sido vacunados, contraigan la enfermedad aunque en su versión más leve y menos peligrosa.

Vacunarse no es perjudicial, al contrario, salva vidas y previene enfermedades.
 

Dormir bien es esencial

Dormir suficientes horas no solo nos ayuda a descansar y recuperar fuerzas, también condiciona nuestra capacidad de aprendizaje y ayuda al sistema inmunitario. Un niño de 2 a 4 años debe dormir unas 11 horas, a ser posible, una de ellas de siesta.

Una persona que duerma la cantidad de horas adecuada a su edad y que, además, descanse bien y sin interrupciones, se encontrará más capaz de hacer frente a cualquier infección y asimilará mejor los nutrientes que ingiera que una persona que esté todo el día cansada.
 

Medidas de higiene y prevención

-           En el colegio, es mejor que las toallas para secarse sean de papel e individuales. En las de tela, si no se lavan muy a menudo, proliferan las bacterias.

-           Incúlcale que debe lavarse las manos siempre antes de comer, incluso con el tentempié de la mañana.

-           Enséñale a secarse las manos concienzudamente, durante al menos 20 segundos, para eliminar las bacterias.

-           Explícale que no debe meterse el dedo en la nariz, en la boca o frotarse los ojos, ya que estas son formas de introducir las infecciones en el cuerpo. 

-           Trata de pasar el mayor tiempo posible al aire libre, a ser posible, haciendo algún tipo de ejercicio.

-           Ventila bien las habitaciones cada día para renovar el aire.

-           Lava sus juguetes de vez en cuando, ya que los niños tienen la costumbre de metérselos en la boca.

-           Limpia bien las alfombras, sobre todo las de su habitación.

-         Al estornudar, debe hacerlo siempre en un pañuelo de papel, para que los virus no se dispersen ni se le queden en las manos, de donde pueden pasar a cualquier objeto. Y es que los virus mueren rápidamente fuera del cuerpo, pero pueden sobrevivir en los picaportes de las puertas, grifos, interruptores de la luz y otras superficies por más de 72 horas.

-         En la medida de lo posible, evita el contacto directo con personas enfermas.

-         No le lleves al colegio si está enfermo. Aunque para muchos padres esto es imposible porque no tienen con quien dejar al niño, si ningún niño enfermo fuera a clase, no contagiaría a sus compañeros. 

 

Redacción: Irene García

Tras leer este texto, otras personas han leído:

  • El tabaquismo pasivo provoca caries

    El tabaquismo pasivo provoca caries

    Según la Organización Mundial de la Salud, el 40% de los niños está regularmente expuesto en sus casas al humo de tabaco. Los niños fumadores pasivos, además de tener más posibilidades de contraer enfermedades... (prevencion de enfermedades comunes)

  • Alergia al polen en enero

    Alergia al polen en enero

    La alergia al polen se relaciona con la primavera, sin embargo, las alergias han dejado de ser estacionales y cada vez más personas sufren sus molestos síntomas de enero a julio, aunque mayo continúa... (enfermedades en los niños y su prevencion)

  • Abuso de los antibióticos en España

    Abuso de los antibióticos en España

    La resistencia a los antibióticos en España se sitúa por encima de la media europea. La aparición de resistencias es una consecuencia inevitable del uso continuo de antibióticos, ya que las bacterias... (prevencion de enfermedades para niños)

0 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo