› 
 › 
Nombres antiguos

Nombres antiguos

Nombres antiguos
comentarios0 comentarios
comparte

Ya conoces el sexo del bebé que esperas y ahora te planteas qué nombre ponerle. ¿Has pensado en elegir uno típico de tiempos pasados o arcaicas generaciones?
Los nombres más comunes varían mucho de unas épocas a otras; nombres que hace 50 años eran usuales como Baltasara o Venancio, hoy son casi imposibles de escuchar a no ser que hablemos de los abuelos de alguien. Y más impensable aún resultaría que a un padre se le ocurriera llamar a su hijo con alguno de estos nombres “pasados de moda” que os presentamos en este artículo (¡aunque sería la manera perfecta de que vuestro hijo tuviera un nombre único y original!)

El nombre de una persona es muy importante ya que es la manera de identificarle y la forma con la que todo el mundo le va a conocer. Por eso todas las personas han tenido siempre un nombre para distinguirse de los demás, en todas las culturas y en todos los tiempos.

Actualmente, los nombres se eligen de acuerdo a modas (actores famosos, futbolistas), corrientes regionales (nombres vascos), por su significado o por su belleza. Sin embargo, no siempre ha sido así. Antiguamente, la elección del nombre de los hijos no era aleatoria.

El nombre de cada persona solía escogerse para transmitir ciertas características o poderes implicados en el mismo, cada nombre tenía un significado especial que con el uso y la evolución del lenguaje se ha ido perdiendo y son muchas las personas que no conocen el origen y significado de su nombre.

Los nombres judíos, por ejemplo, se orientan hacia la evocación de Dios, mientras que los nombres germánicos prestan especial atención a los valores relacionados con el poder, la fuerza y la sagacidad. En la tradición hindú se alude con frecuencia a los fenómenos de la naturaleza y entre los antiguos griegos se exaltaban cualidades asociadas a la belleza, la sabiduría o la buena oratoria.

Antroponimia en España

La antroponimia es el estudio del origen y significado de los nombres propios de persona. Según esta rama de la onomástica, los nombres en España tienen principalmente cuatro orígenes:

1-     Latino

2-     Hebreo y arameo

3-     Griego

4-     Germánico

Los nombres latinos se introdujeron con la conquista de la península por el Imperio Romano. Abundan las terminaciones en -io (Antonio, Julio, Emilio...), -ino / -ano (Saturnino, Julián/Juliano, Emiliano,...). Ya en esa época se había perdido el significado de muchos apelativos, por lo que la elección dependía más de la tradición familiar o de los nombres locales más abundantes. Los romanos tenían tan pocos nombres propios que cuando se les acababan daban a sus hijos nombres de números: Quintus, Sextus, Septimius, Octavius, etcétera.

Los nombres hebreos y arameos empezaron a introducirse especialmente a partir de los siglos II y III, cuando el número de personas de religión cristiana en la península ibérica empezó a aumentar. La mayoría son bíblicos: Noé, Isaac, Jesús, Marta, María, etc. Después, en la Edad Media, el cristianismo extendió la costumbre de usar nombres bíblicos, litúrgicos y de virtudes morales, muy comunes hace unos años en España (Esperanza, Concepción, Rosario…).

Los nombres griegos llegaron también con el Imperio Romano y el cristianismo. Normalmente son nombres que hacen referencia a cualidades y virtudes personales (Sofía: sabiduría; Eulalia: elocuente).

Y los nombres germánicos llegan con la entrada de los visigodos a la península en el siglo V. Originalmente estos antroponímicos se dieron solo en la nobleza germánica y gradualmente fueron adoptados por las personas de ascendencia hispanorromana, debido al prestigio que comportaba llevar alguno de estos nombres por ser nombres de la clase dominante. Estos nombres se remontan a formas que generalmente tienen la estructura "Adjetivo + Nombre", donde el adjetivo generalmente hacía referencia a la fuerza, la lucha, la batalla… en el caso de los nombres masculinos, como Ricardo (“jefe poderoso”) o Rodrigo (“príncipe ilustre”).

Nombres de mujer antiguos

Agripina
Amelia
Aniceta
Baltasara
Bernarda
Bonifacia
Casilda
Cayetana
Celestina
Críspula
Demetria
Dionisia
Dominga
Edelmira
Efigenia
Eleuteria
Eulogia
Eusebia
Facunda
Felicia
Felisa
Fidela
Fulgencia
Gaspara
Genoveva
Gertrudis
Gumersinda
Isidora
Jacoba
Juliana
Lucrecia
Nicanora
Jacinta
Perpetua
Petronila
Ramira
Rufina
Salvadora
Saturnina
Sebastiana
Segunda
Simona
Socorro
Teodora
Teodosia
Tomasa
Úrsula

 

Nombres de hombre antiguos

Abundio
Agapito
Ambrosio
Aniceto
Anselmo
Apolonio
Aquilino
Arsenio
Atanasio
Atilano
Avelino
Bartolo
Basilio
Baudilio
Benigno
Bonifacio
Buenaventura
Calisto
Casimiro
Celedonio
Cipriano
Cirilo
Clemente
Conrado
Crisóstomo
Crispín
Críspulo
Dionisio
Eleuterio
Eliodoro
Eliseo
Emerico
Emeterio
Epifanio
Eufrasio
Eulogio
Feliciano
Florencio
Froilán
Fructuoso
Frutos
Gregorio
Gumersindo
Hermenegildo
Herminio
Higinio
Hilario
Hipólito
Indalecio
Isidoro
Laureano
Leandro
Leocadio
Leovigildo
Lope
Macario
Melitón
Nemesio
Nicanor
Niceto
Nicomedes
Odón
Orencio
Pantaleón
Patricio
Perfecto
Petronilo
Pío
Policarpo
Polonio
Primitivo
Prudencio
Regino
Remigio
Rómulo
Ruperto
Rufino
Sandalio
Saturnino
Serapio
Servando
Silvestre
Sinforosio
Sofronio
Telesforo
Tiburcio
Toribio
Ulpiano
Valeriano
Venancio
Victoriano
Zoilo



¿Quieres conocer sus significados? Entra aquí y escribe el nombre que te interese

 

Redacción: Irene García

Tras leer este texto, otras personas han leído:

  • Peso feto  34 semanas

    Peso feto 34 semanas

    A tan solo 6 semanas de salir de cuentas, tu bebé ya pesa más de 2 kilos y está casi listo para nacer. Su peso, unido al de la placenta y el líquido amniótico, empezarán a dificultar tus movimientos... (nombres antiguos)

  • Embarazo prolongado

    Embarazo prolongado

    Prevenir un parto prematuro es una de las mayores preocupaciones de los obstetras y matronas. Las consecuencias y los riesgos de que un bebé nazca antes de tiempo son muchos y en ocasiones muy graves.... (nombres antiguos de hombres)

  • Peso feto 25 semanas

    Peso feto 25 semanas

    En la semana 25 de embarazo tu bebé pesa entre 680 y 800 gramos. Su peso depende de muchos factores, como el sexo, la herencia genética, la alimentación de la madre… (nombres antiguos de hombre)

0 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo