De viaje en familia

De viaje en familia

Comentarios0 comentarios
Comparte
De viaje en familia

Ya está aquí el verano y probablemente estés contando los días que quedan para esas semanas libres de merecido descanso. ¡¿Descanso?! ¡¿Con un bebé?! Sí, ¡es posible! Viajar con niños - y más si son bebés- impone nuevas responsabilidades y más planificación de la habitual, pero con una buena organización puedes evitar que tus vacaciones se conviertan en una auténtica locura.

Vuestro nuevo compañero de viajes va a poneros en la tesitura de tener que elegir entre aquellas vacaciones soñadas y vuestras nuevas obligaciones como padres. Con el pequeño a cuestas y el cansancio acumulado de los últimos meses, lo más razonable es elegir un destino cómodo y no muy lejano.

Incluso si tu bebé ya ha soplado la primera vela, un viaje puede desestabilizar sus puntos de referencia de espacio/tiempo: nuevo entorno, nueva casa, nueva decoración, personas y cosas desconocidas a su alrededor… Por lo que es preferible, por lo menos al principio, decantarse por lugares donde el bebé pueda aclimatarse fácilmente en vez de tratar de recorrer el mundo en quince días. No te olvides de explicarle los cambios que va a experimentar y de meter en la maleta algún juguete o muñeco que utilice en casa habitualmente.


¿Qué alojamiento elegir?

Evidentemente si dispones de una bonita villa en un entorno bucólico a pocos minutos de la playa, donde además tienes de vecinos a tus amigos de toda la vida, no es necesario que sigas leyendo. Pero si, como la mayoría de los mortales, has de buscar un alojamiento donde pasar tus vacaciones, presta atención a estas recomendaciones:


Evita las sorpresas

Al reservar un alojamiento confirma todos los servicios que necesites y pide una descripción precisa: tipo de habitación, situación geográfica (distancia de la playa, del centro de la ciudad, de la zona turística, etc.) accesibilidad, descripción de habitaciones, suelos, escaleras, etc. Ten en cuenta que llevas un carrito y un montón de cosas del bebé.

Apartamento

Es menos costoso que un hotel y además ofrece numerosas ventajas. Si es espacioso te permitirá llevar contigo a tus padres, amigos, o incluso una niñera. En general los apartamentos están equipados con todo lo imprescindible para pasar un periodo largo de tiempo y cuentas con la misma intimidad que en tu hogar. Será lo más parecido a tu propia casa.

Hotel

Ya sea en régimen de alojamiento y desayuno, media pensión o pensión completa, esta opción puede liberarte de las tareas domésticas y, si es el caso, de los quebraderos de cabeza a la hora de hacer comidas o ir a la compra.

Es más caro que otros alojamientos, pero en la mayoría hacen grandes descuentos a niños. En muchos complejos hoteleros cuentan con animadores, monitores de tiempo libre, niñeras y zonas para juegos, con lo que tú puedes despreocuparte mientras ellos están al cuidado de profesionales y sin dejar de divertirse.

Casa rural

Como su propio nombre indica está situado en una zona verde, en el campo o en la montaña. Generalmente son antiguos caserones, palacetes, graneros, etc. reformados y reconvertidos en pintorescos alojamientos dentro de un entorno rural. Estas casas pueden alquilarse enteras o por habitaciones, en este caso compartirás las zonas comunes con otros huéspedes. En la mayoría de los casos se especifica si es apta o no para bebés o niños y muchas disponen de cunas, cambiadores e incluso bañeras infantiles. Antes de reservar asegúrate bien de que cuenta con los servicios que necesitas. Desde luego es idóneo si quieres que los niños jueguen en un entorno natural.

Camping

Aunque no es una de las opciones más cómodas para alojarse con un bebé, la mayoría de los campings disponen de infraestructuras de gran calidad. Aunque eso sí, “la casa” corre de tu cuenta, por lo que quizás este tipo de aventura sea más indicado para niños algo mayores que puedan participar en las tareas de montar la tienda, ayudar a cocinar, etc.


¿Cómo vamos?

Evidentemente el coche parece siempre la mejor solución cuando viajamos en familia. Es lo más económico y flexible. Pero por supuesto todo depende de la distancia que tengamos que recorrer y del día de salida. Un Madrid-Valencia el 1 de agosto puede resultar una verdadera tortura y más con un bebé hambriento a bordo. Si no te queda más remedio que viajar en plena operación salida, o el trayecto es largo, trata de hacerlo en un par de días, descansando una noche en un hotel a medio camino. Al volante evita siempre las horas de más calor (de 11h a 16h) y hazte con unas cortinillas quitasol para las ventanillas del coche. Por último, no olvides llevar, en un lugar accesible, lo necesario para cambiarle, junto con su agua, su comida y sus juguetes. Haz pausas en lugares a la sombra para descansar cada 2 horas.

Si la estancia no excede de dos semanas, plantéate viajar en tren y alquilar, si lo necesitas, un coche en el lugar de destino. Iréis más descansados y la comodidad supera a la del coche. Eso sí, al hacer la reserva de los billetes no olvides especificar que viajas con un bebé para beneficiarte de los posibles descuentos. Generalmente si es menor de 4 años podrá viajar gratis, si no ocupa una plaza. Las tarifas en niños de entre 4 y 12 años también gozan de reducciones especiales, alrededor del 40%.


Si prefieres ir volando, puedes hacerlo, incluso con un bebé, especialmente si son largas distancias y siempre que el niño tenga al menos ocho días.
Los vuelos de largo recorrido de las compañías aéreas suelen contar a bordo con cunas, sillas homologadas de asiento, comidas especiales (potitos, fruta, cereales, etc.), calienta biberones… así como numerosas distracciones y objetos recreativos para distraer a los más pequeños.

Recuerda que para aprovechar estos servicios debes especificarlo al hacer la reserva. Te recomendamos hacerlo con suficiente antelación, así podrías elegir asientos contiguos y delanteros, donde suele haber más espacio.

El Dr. Patrick Rodríguez, director del Consejo de Médicos de Air France nos ofrece una serie de consejos para que el vuelo con un bebé, transcurra en perfectas condiciones:

- Adapta la ropa del bebé a las condiciones del viaje, teniendo en cuenta la temperatura ambiente y el aire acondicionado.

- Prevé un biberón de agua o de zumo para dárselo durante el despegue y el aterrizaje y así evitar que le duelan los oídos con la presurización.

- No olvides darle de beber regularmente para evitar la deshidratación.

- Incluye en el equipaje de mano suficientes biberones esterilizados, la comida habitual del bebé para evitar trastornos digestivos, leche, pañales, ropa cómoda y sus juguetes preferidos.


¿Dónde vamos?

Hasta los 3 años a los niños les encantará ir al campo o la playa, ya que podrán descubrir miles de cosas sin cansarse demasiado. No debes olvidar que las vacaciones al fin y al cabo son para eso: descansar. En nuestro país en verano, el mar sigue siendo sin duda el destino estrella. “El destino preferido de los padres españoles con hijos de hasta 3 años, nos cuenta Katy Rojas de Viajes El Corte Inglés, es la costa española, sobre todo Levante y el Sur, también una gran parte de ellos opta por las islas, Canarias y Baleares. A partir de los 3 años, se suma un destino cada vez más solicitado entre las familias: Disneyland París. Por lo general, y a diferencia de nuestros vecinos europeos, no es habitual que los españoles hagamos largos recorridos con bebés”.

Según se desprende de la encuesta llevada a cabo por
www.todopapas.com, la mayoría de los padres, un 53%, no renuncia a sus vacaciones por un bebé, considerándolo perfectamente compatible. El 21% alega que es en este momento cuando se necesita más que nunca un descanso. A un 19,9% de los padres, los nuevos gastos económicos derivados del bebé le impedirá salir este año de vacaciones. Un 9,7% lo hará pero eligiendo un destino más acorde con el nuevo viajero. Por último el 3,2% achaca al jaleo del traslado su intención de no veranear.

Playa: Sin duda el mar es un lugar lleno de cosas por descubrir para los más pequeños. Si tiene pocos meses de vida no es aconsejable pisar la playa ni exponerle al sol directo, ya que aún tiene un deficiente mecanismo de adaptación al calor. A partir de los 5-6 meses podrás llevarlo a conocer el mar algún día, pero conviene hacerlo a última hora de la tarde y bajo la protección de una sombrilla y un gorrito que atenúe los efectos del sol. Cuando haya cumplido su primer año podrá disfrutar jugando con la arena y chapoteando en la orilla, ¡siempre bajo tu supervisión! No olvides aplicarle crema con alta protección solar resistente al agua.

Parques temáticos: Hasta que los niños no tengan 3 o 4 años no es un destino aconsejable, ya que no podrá disfrutar de ninguna de sus atracciones. Sin embargo a partir de esa edad es sin duda el destino soñado por casi la totalidad de niños. Todo está especialmente diseñado para ellos, así que la diversión está asegurada. Muchos de ellos incluyen en sus recintos hoteles y otros servicios. Es ideal para pocos días o como complemento a otro viaje.

Ciudades: No es la mejor opción si tu intención es descansar en familia, pero desde luego no te van a faltar planes. Con niños pequeños no podrás plantearte extensas rutas turísticas, debes ser consciente de sus limitaciones (y de las tuyas si cargas con su cochecito). Perolas grandes ciudades tienen también sus ventajas; infórmate de la oferta de ocio infantil, seguro que encuentras infinidad de actividades que hacer con los más pequeños.

El campo y la montaña: Antes de su primer cumpleaños apenas podrá disfrutar de lo que la montaña pueda ofrecerle. Después, el entorno natural, el aire libre, el contacto con los animales… les beneficiará inmensamente. En la montaña, lo ideal es no sobrepasar los 1.200 metros. Los niños pequeños son más sensibles a los cambios repentinos de altitud. Para las excursiones recuerda evitar las horas de más calor, aplicar la protección solar adecuada, beber agua continuamente y llevar loción anti-insectos.


Destinos desaconsejados

Antes de iniciar un viaje fuera de la Unión Europea, Katy aconseja consultar previamente al pediatra; pero sabe, desde su experiencia, que por determinados factores hay lugares que deben descartarse si se quiere veranear con tranquilidad. “Por peligrosidad, temperaturas extremas, etc., no es buena idea optar por África, prácticamente en toda su extensión, lugares de Asia, como Birmania, Camboya Bali y ciertas zonas de Sudamérica (interior de Colombia, Méjico, etc.) y sobre todo lugares donde no haya ninguna infraestructura turística adecuada como hospitales, carreteras en buen estado, etc. Aunque, como siempre, depende de cada persona y de lo que crea que es mejor para su familia, ya que a veces nos encontramos con personas muy atrevidas que no se dejan asesorar, o en el otro extremo, gente muy miedosa que se cierra en balde a todo”.

Las Autoridades Sanitarias también recomiendan en estos casos evitar los cambios de horarios y temperatura bruscos. Aunque los niños se adaptan mejor que los adultos a la diferencia horaria, es necesaria una estancia mínima de 7 días para acostumbrarse. Especialmente si el bebé ya duerme toda la noche.
Hasta que el niño tenga 18 meses, lo más conveniente es decantarse por destinos de climas moderados, por lo que se desaconsejan los lugares donde haga más de 30-35º, y aquellos donde las vacunas sean obligatorias (fiebre amarilla, paludismo, etc.). Muchas de ellas están contraindicadas en menores de 1 año y éstos son más susceptibles a las enfermedades infecciosas.


Maleta

Si no te vas por un año ni a una isla desierta no es necesario alquilar un camión de mudanzas para trasladar el equipaje. Mete lo indispensable y sea cual sea tu medio de transporte lleva siempre a mano su comida (mejor en envases desechables que puedas tirar), agua, material para cambiarle y sus juguetes preferidos

-> Botiquín imprescindible:

- Tiritas

- Desinfectante

- Antipirético infantil

- Bolsitas de rehidratación oral

- Suero fisiológico

- Anti diarreico

- Repelente de mosquitos

- Crema antihistamínica

- Bálsamo antiquemaduras

- Tijeras con punta redondeada

- Termómetro

Fuentes: Katy Rojas, Viajes El Corte Inglés. Air France. Ministerio de Sanidad y Consumo. www.todopapas.com.
Redacción: Lola García-Amado

0 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo

Ingresa con tu cuenta de TodoPapás

¿Has olvidado tu contraseña?

Date de alta en TodoPapás

¿Te has registrado anteriormente?
Ingresa con tu cuenta