Consejos para padres que se separan

Consejos para padres que se separan
comparte

¿Te estás separando de tu pareja, pero no sabes cómo actuar con tus hijos? Romper una familia siempre resulta duro, pero si entre vosotros ya no hay amor, lo mejor es que terminéis vuestra relación. Aunque no lo parezca, será mejor para los niños que seguir escuchando discusiones y gritos. Eso sí, conviene llevar el proceso con cuidado.

No te puedes perder ...

Cuando empiezas con una pareja, te enamoras y decides tener hijos, todo parece maravilloso y eterno, pero, desgraciadamente, son muchos los problemas que pueden surgir en una convivencia y una familia, muchos de los cuales no se pueden superar y llevan al fin de esa pareja. Pero, cuando hay hijos de por medio, solo se debe romper la pareja, no la familia que se ha creado, por lo que los padres tienen que conseguir llevarse bien para que los niños no se sientan abandonados por ninguno de los dos y puedan crecer felices y sin traumas.

Actualmente, son muchas las parejas que se rompen tras unos años de convivencia y varios hijos en común, por lo que el estigma de ser hijo de padres separados ha desaparecido, ya que seguro que el niño tiene muchos compañeros y amigos que han pasado o están pasando una situación similar. Sin embargo, el hecho de que otros niños de su clase hayan pasado lo mismo no tiene por qué facilitar al niño este hecho, por lo que los padres deben mantenerse unidos durante todo el proceso de separación para que los niños sufran lo menos posible.

Una separación puede ser temporal o permanente. A veces, las parejas se separan durante un tiempo porque necesitan cambiar algunas cosas o reflexionar para saber si quieren y pueden seguir con esa relación o no. En esos casos, es posible que la pareja consiga superar sus diferencias y vuelva a unirse, pero, mientras, el niño deberá estar informado de lo que pasa para que comprenda por qué, de repente, su madre o su padre deja de vivir con ellos. Por eso, aunque no sepas si es algo permanente o no, no debéis mentir a los hijos y decirles que papá o mamá está de viaje si lo que ocurre es que se ha ido de casa unos días para que podáis reflexionar sobre vuestro futuro. Es mejor que los niños estén informados, ya que podrían enterarse por terceras personas y perder su confianza en vosotros, pero tampoco hace falta que les digáis toda la verdad. No hace falta entrar en detalles íntimos, basta con decirle que “Papá y mamá necesitan un tiempo para pensar y arreglar sus problemas para poder dejar de discutir tanto y estar siempre enfadados, por eso mamá (o papá) va a irse de casa unos días, pero seguiréis viéndola y pudiendo hablar con ella siempre que queráis”.

Durante el tiempo que dure la separación, debéis intentar que las rutinas de los niños no cambien y su vida continúe igual que antes. También hay que intentar que no se sientan abandonados ni culpables por lo que está pasando, por lo que debéis dejarles bien claro que no es culpa de ellos ni la separación tiene que ver con su comportamiento, sino que son cosas de los papás. Es necesario que hablen o vean al padre que se ha ido de casa a menudo y que puedan preguntar todo lo que necesiten para resolver sus dudas. Debéis fomentar la comunicación a diario y preguntarles qué sienten o piensan sobre la separación para que no se guarden dentro sus dudas y temores.

Además, en este tiempo es importante que os dediquéis tiempo a vosotros como pareja y a pensar en lo que realmente queréis. Si lo que intentáis es arreglarlo, debéis hablar mucho y quedar solos, sin niños, para reflexionar bien sobre vuestros problemas, por qué habéis llegado a este punto y cómo resolverlo. Un terapeuta de pareja puede ayudaros a salir adelante, pero realmente ambos debéis tener ganas de seguir y arreglarlo. Si uno de los dos ya no está enamorado o incluso se ha enamorado de otra persona, lo mejor es dejarlo cuanto antes y no seguir “rizando el rizo”.

Antes de que el progenitor que se ha ido de casa vuelva, debéis estar muy seguros de que los problemas se han resulto y la decisión es firme, porque marear a los niños puede confundirles y causarles más daño. Si el padre o la madre vuelve a casa, pero a los dos días veis que nada ha cambiado y decide volver a irse, para los niños será aún más duro, sobre todo si habían empezado a aceptar la ruptura. Por eso, cuando hay hijos de por medio hay que pensárselo todo un poco más y estar muy seguros de cada decisión antes de tomarla, tanto la de irse de casa, como la de volver. Por supuesto, nadie sabe lo que va a pasar en el futuro y es posible que dentro de unos años volváis a separaros, pero, al menos, la decisión que toméis ahora debe ser lo más definitiva y segura posible y durar el mayor tiempo posible para que los niños no se vuelvan locos.

Y, una vez todos juntos, es necesario adoptar una serie de cambios para que la pareja no vuelva a tener problemas serios y podáis vivir una segunda oportunidad juntos y felices.

Pero si, por desgracia, la pareja se rompe del todo y decidís divorciaros o legalizar la separación, debéis explicárselo también a los niños para que sepan que no vais a volver a estar juntos y no se hagan ilusiones ni sigan esperando la vuelta del otro progenitor a casa. Aunque los niños no quieran oírlo, debe quedarles claro que ya no vais a volver a estar juntos porque no estáis ya enamorados, pero que ambos los seguís queriendo mucho y que vais a intentar que la familia siga unida. Debéis explicárselo de manera sencilla, adaptada a su edad, y hacerles luego preguntas al respecto para confirmar que lo han entendido. Intentad seguir todos lo más unidos posible y asistir juntos a actos importantes para el niño, como la fiesta de Navidad o Carnavales, para que no sienta tanto la ausencia del padre que se ha ido de casa.

Estad también preparados para posibles regresiones o cambios en el comportamiento del niño que, si duran mucho, deben ser revisados por un psicólogo.


Te puede interesar:
Una de las primeras inquietudes que tiene la futura madre es saber "¿cómo calcular cuánto tengo de embarazo?". Para saberlo de manera orientativa puede contar las semanas que han pasado desde la última regla siendo el resultado las semanas de gestación. Cuando se visite al obstetra éste podrá dar una cifra exacta a través de la primera ecografía que se le realiza al feto.


Fuente:

Álava, Silvia (2016), Queremos que crezcan felices, Madrid, Actitud de Comunicación.

Fecha de actualización: 11-02-2019

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>