¿Una embarazada puede dormir con un perro?

¿Una embarazada puede dormir con un perro?
comparte

Las mujeres que se quedan embarazadas y tienen mascota se asustan por si esta puede causar algún problema al embarazo o al desarrollo del bebé, pero no hay ningún inconveniente, no tienes que echar a tu perro de casa ni dejar de dormir con él.

Muchas mujeres tienen perro antes de quedarse embarazadas y, cuando llega el embarazo, se preocupan por si algunos de los hábitos asociados a su anima de compañía puede resultar peligroso para ellas, como dormir en la cama con él.


Pero no hay ningún inconveniente, si tu perro estaba acostumbrado a dormir contigo puedes seguir haciéndolo, aunque deberás tener en cuenta varias cosas:


1- Si es muy grande o se mueve mucho, debes tener cuidado de que no te dé ningún golpe en la tripa ya que, aunque la placenta protege al bebé de golpes, es mejor evitarlos por si acaso. En estos casos, es mejor sacar al perro de la cama.


2- Asegúrate de que está al corriente de sus vacunas, especialmente del parvovirus, el coronavirus y la rabia.


3- Es más que probable que, cuando llegue tu bebé, quieras dormir con él en vuestra cama, por lo que puede ser un inconveniente que vuestro perro esté acostumbrado a dormir en ella, especialmente porque puede sentir celos, hacer daño al bebé sin querer al moverse o llenarlo todo de pelos.

¿Una embarazada puede acostarse boca abajo?

¿Una embarazada puede acostarse boca abajo?

Al principio de la etapa gestacional la mujer embarazada puede dormir como quiera, incluso boca abajo, porque el bebé está totalmente protegido. En cambio, a medida que se vaya desarrollando el feto, dormir en esta postura va a resultar en la mayoría de los casos imposible y podría afectar a la salud de ambos, por lo que conviene evitarla.


Por eso, aunque no hay ningún inconveniente en que sigas durmiendo con tu perro durante la gestación, quizá es buena idea que aproveches estos meses para que se acostumbre a dormir en otro sitio y así deje hueco al bebé. Aunque si tu perro es muy tranquilo y ves compatible que siga durmiendo con vosotros cuando llegue el bebé, puedes seguir haciéndolo. Depende de lo que vosotros queráis y de cómo sea vuestro perro.


Por lo demás, puedes seguir sacando a tu perro de paseo o jugando con él como siempre. Solo debes tener cuidado de que no salte sobre tu tripa.


Además, puedes aprovechar estos meses para preparar al perro para la llegada de tu bebé y, si es un perro con algún mal hábito, como morder o saltar encima de la gente, puedes también mejorar su educación en estos meses para que sea el compañero perfecto de juegos para tu bebé. Y es que las mascotas son un amigo muy especial y beneficioso para los niños, ayudando en su desarrollo social y en habilidades como la responsabilidad o la empatía. 


Foto: Creado por Boryanam - Freepik.com


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×