En cumplimiento de lo establecido en el RDL 13/2012, de 30 de marzo, Fourcats Media S.L. solicita su consentimiento para obtener datos anónimos de carácter estadístico sobre su navegación en nuestro sitio Web. Si Ud. continua navegando por el mismo entenderemos que acepta expresamente que instalemos cookies en su navegador, con las finalidades indicadas en nuestra Política de Privacidad.

¿Puede una embarazada andar en bicicleta?

¿Puede una embarazada andar en bicicleta?
comentarios0 comentarios
comparte

La práctica de ejercicio en el embarazo no solo es segura para la madre y el feto sino que está totalmente aconsejada. Las mujeres que practican alguna actividad física durante la gestación tienen menos molestias asociadas al embarazo, tales como insomnio, ardores de estómago, cansancio, náuseas, calambres, hinchazón, etc. Asimismo también presentarán menos dificultades en el parto y recuperarán el peso más rápidamente.

Ahora bien, no todos los deportes están recomendados. La mujer durante el embarazo tiene una tolerancia menor al esfuerzo. Por eso habrá que prestar atención al tipo de deporte y a la forma física previa de la madre.

Se deberán evitar todos los deportes que supongan un peligro por violentos, riesgo de caídas y lesiones, o aquellos que produzcan gran fatiga. Si la futura mamá era deportista, se recomienda ejercitarse con moderación y sin grandes esfuerzos. Si se realizaba poca o ninguna actividad física antes, conviene hacer, al menos 30 minutos 2 o 3 veces por semana, ejercicios suaves como caminar, nadar, yoga, etc. Empieza andando 10 minutos y aumenta el tiempo según vayan pasando los días, hasta hacer de 30 minutos a 1 hora diaria.

Teniendo en cuenta esto, podemos decir que la bicicleta no es uno de los deportes más indicados. Ahora bien, esto puede matizarse. En general  el ciclismo es un deporte muy completo que ejercita muchos músculos del cuerpo y mejora el rendimiento cardiaco y respiratorio.  Pero para ver la idoneidad durante el embarazo, habría que distinguir entre varias formas de montar en bici:

-          Bicicleta de paseo: Está permitida, sobre todo si se utilizaba con anterioridad, y siempre que no se realice un ejercicio extenuante. Salvo al final del embarazo, cuando la barriga ya es prominente y dificulta la marcha. En este momento la posibilidad de perder el equilibrio y el riesgo de caídas son mayores. A pesar de que es difícil que un golpe ponga en peligro la vida del feto, los accidentes y lesiones son más frecuentes estando embarazada, y pueden obligarte a permanecer a reposo, vendada y/o escayolada, con lo que esto conlleva.

-          Bicicleta como medio de transporte: Si utilizabas la bicicleta para desplazarte por tu ciudad, te aconsejamos que lo cambies por otro tipo de transporte, ya que, aun siendo una experta ciclista, los atascos o el tráfico de otros vehículos, entrañan un grave peligro.

-          Bicicleta estática: Siempre que el ejercicio sea de bajo impacto sí está recomendado. Adaptando, eso sí, la actividad a criterios de intensidad adecuados. El límite son las 140 pulsaciones por minuto. Si no dispones de un pulsómetro, una forma sencilla de controlar la intensidad del ejercicio es con la prueba del habla: si se es capaz de hablar mientras se hace el ejercicio la intensidad es la adecuada, si por el contrario se pierde el aliento y no se puede apenas hablar sin fatiga, debe bajarse el nivel de esfuerzo.

-          Bicicleta de montaña: La bici de montaña está diseñada para terrenos montañosos, escarpados, con baches, etc. Si no has practicado nunca este deporte no tiene sentido que empieces ahora. Si ya lo has probado, sabrás que no es precisamente tranquilo y que el riesgo de caídas y golpes es muy alto. Lo mejor que puedes hacer es aparcar esta bici durante el embarazo.

 

Recuerda que debes parar de hacer ejercicio si experimentas mareos, dificultades para respirar, dolor de cabeza…

Antes de realizar un deporte pregunta acerca de su conveniencia a tu ginecólogo. Él es quien mejor te puede aconsejar según tus condiciones y cómo se esté desarrollando el embarazo.



Imagen: FreeDigitalPhotos

Tras leer este texto, otras personas han leído:

  • Osteopatía y embarazo

    La Osteopatía es una disciplina terapéutica que consiste en una serie de técnicas manuales que actúan sobre todos los aparatos corporales buscando el equilibrio del organismo para recuperar el bienestar... (andar en bici embarazada)

  • El VIH y el embarazo

    El Virus de la Inmunodeficiencia Humana o VIH es una enfermedad que afecta al sistema inmunológico produciendo una disminución de las defensas. Se transmite por vía sexual, sanguínea y de madre a hijo,... (puedo andar en bicicleta embarazada)

  • ¿Puedo tener gato si estoy embarazada?

    La respuesta es un rotundo sí. Lo único, deberás adoptar una serie de recomendaciones aunque es muy difícil que un gato casero te transmita la toxoplasmosis. (bicicleta embarazo)

0 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo