¿Cómo hacer para que un niño deje de morder?

¿Cómo hacer para que un niño deje de morder?
comparte

Seguro que te ha pasado más de una vez que has ido a recoger a tu hijo a la guardería y la profesora te ha comentado que ha mordido a un compañero. O al contrario, has ido a recoger a tu peque y te le has encontrado con un buen mordisco en la mejilla. ¿Por qué muerden los niños? ¿Qué se puede hacer para conseguir que dejen esta fea costumbre?

¿Por qué muerden los niños?


Casi todos los niños entre los 18 meses y los 3 años muerden a veces a sus amiguitos, primos o compañeros de clase. Esta conducta, habitual a esta edad, va desapareciendo conforme crecen y aprenden a hablar, pero eso no significa que haya que ignorarla.


Los niños muerden cuando se sienten frustrados, enfadados o incluso muy contentos. Los niños de estas edades no saben controlar sus emociones, estas les llenan y les superan, por lo que necesitan expresarlas de alguna manera, lo que suele ser mordiendo, pegando, gritando, saltando o haciendo pataletas. Los niños pequeños son muy intensos, y de igual modo lo son sus emociones y expresiones.


Además, no tienen medios para resolver los problemas, por lo que si un niño les muerde, es probable que respondan de la misma manera.


También los cambios importantes que son normales a esta edad, como empezar el colegio o tener un hermanito, pueden hacer que se vuelvan más agresivos o muerdan más durante un tiempo.

Cómo ayudar a un niño a afrontar la muerte de un ser querido

Cómo ayudar a un niño a afrontar la muerte de un ser querido

La pérdida de un ser querido es una experiencia que por inevitable no deja de ser dolorosa, un proceso del que desgraciadamente nadie estamos exentos, y tampoco los niños. Así, cuando fallece un familiar, a las dificultades propias que supone para un adulto enfrentarse a una muerte cercana, hay que sumarle la tarea de explicar a los menores qué significa lo que está ocurriendo, y ayudarles a asumirlo. Pero ¿cómo hacerlo adecuadamente para evitar más sufrimiento?


Otra posibilidad es que muerda para aliviar el dolor de la salida de los dientes de leche. Y además, como se encuentran en la fase oral, es normal que se lleven todo a la boca.


Y, como decíamos, no siempre muerden para hacer daño o porque estén enfadados, muchas veces es una muestra de amor, aunque eso sí, muy dolorosa.


Sin embargo, aunque sea una conducta habitual y normal en su desarrollo evolutivo, debes atajarla cuanto antes para que no se convierta en el comportamiento habitual de tu pequeño ya que ello le puede causar problemas en clase y con sus amigos.


¿Cómo evitar que muerda?


1- No le castigues cuando muerda ni le grites, puede ser contraproducente y conseguir el efecto contrario. Sepárale del niño al que ha mordido, enséñale la herida y hazle ver que los mordiscos duelen.
 

2- Averigua por qué y en qué ocasiones muerde. Así podrás saber si lo hace cuando está enfadado, frustrado, feliz o sin ningún motivo concreto. Eso te puede ayudar a evitar los mordiscos si evitas ciertas situaciones o te antecedes a ellas.

 

3- Enséñale a acudir a ti o buscar ayuda de un adulto si otro niño le molesta o le muerde. Nunca le digas que responda de la misma manera. Debe buscar ayuda para resolver sus problemas hasta que sepa hacerlo solo.

 

4- Explícale cómo resolver un problema de manera pacífica. Es importante que le des herramientas para expresar sus emociones y sentimientos distintas a los mordiscos o las patadas.

 

5- Practica en casa situaciones similares. Puedes usar muñecos o marionetas para recrear situaciones parecidas y enseñarle a resolver los problemas sin mordiscos, además de hacerle ver que realmente hace daño a los demás cuando los muerde.
 

6- Distráele. Si ves que se está enfadando o que está a punto de morder, enséñale un juego o juguete nuevo para que piense en otra cosa.

 

7- Mantén siempre una actitud cariñosa hacia él. Aunque te sientas tentado de morderle tú para que vea cómo se siente el otro, nunca debes hacer algo similar. La menor manera de que se sienta seguro y no necesite morder para llamar la atención es dándole muchos mimos y besos.

 

8- Usa refuerzos positivos, son mucho más efectivos que los castigos o reprimendas. Cada vez que no muerda o se porte bien en el parque o con sus amigos, dale un abrazo o un pequeño premio como elegir el postre o la película de la semana.

 

9- Quítale importancia al acto de morder. Enséñale que morder puede ser un acto beneficioso ya que nos ayuda a comer. Nombra diversos objetos  o personas (plátano, perro, pastel, niño) y pregúntale si es bueno morderlos o no. Puedes incluso elegir objetos divertidos para que resulte más gracioso (la luna, un coche, etc.).

 

10- Dale algo para que muerda. Si el problema es que le duelen los dientes por la erupción de los mismos, dale mordedores u objetos que pueda masticar y morder para aliviar el dolor sin recurrir a la mano de ningún amigo.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×