¿Cómo hacer para que los niños dejen de llorar? 10 consejos útiles

¿Cómo hacer para que los niños dejen de llorar? 10 consejos útiles
comparte

El llanto de los niños puede ser muy fastidioso cuando no hay manera de pararlo. Pero, en lugar de ponerte nervioso y gritarle que deje de llorar, debes ponerte en su piel y entender qué le pasa y por qué llora porque, aunque no lo parezca, no lo hace para molestarte.

Algunos niños son más llorones que otros pero todos, hasta que crecen, recurren a los llantos frecuentemente para indicar su desagrado, su hastío, su enfado o incluso que tienen hambre y sueño. Y es que los niños, aunque ya sepan hablar correctamente, no saben expresar de manera adecuada sus sentimientos y emociones, ni saben cómo o enfrentarse a sus problemas, por lo que siguen recurriendo a los llantos en más ocasiones de las que nos gustaría.


Oír a nuestro hijo llorar sin parar y no encontrar la manera de calmarle puede ponernos muy nerviosos, tanto, que acabamos gritándole “¡Deja de llorar!”. Pero claro, eso no funciona. Sin embargo, hay otras técnicas y maneras de conseguir que pare de llorar e incluso que llore menos:


1- Recuerda que los niños no lloran porque sí ni para hacerte enfadar, si lloran es porque les pasa algo, así que lo primero que debes averiguar es qué le ocurre. Puede que esté cansado, estresado o, simplemente, quiera llamar tu atención. Ponte en su piel e intenta entender los motivos de su llanto, es la mejor manera para encontrar una solución.

No te puedes perder ...


2- El sueño es el mejor amigo del llanto. Así, cuando los niños están muy cansados, duermen poco o tienen sueño es normal que se pongan más irritables y lloren por cualquier nadería. Revisa si tu hijo duerme las horas suficientes (unas 10 horas si tiene entre 3 y 12 años) y si su descanso es el adecuado. Quizá se acuesta muy tarde, duerma poco o tenga problemas de sueño que le impidan dormir lo aconsejado.


3- El hambre también hace que los niños se sientan incómodos y se pongan de mal humor. No solo los bebés lloran para pedir alimento, los niños un poco mayores también pueden echarse a llorar si tienen hambre y no les das de comer. Intenta que tu hijo coma de manera sana y equilibrada y no dejes que pasen más de 3 horas entre una comida y otra. El almuerzo y la merienda son fundamentales a estas edades. Ofrécele alimentos que liberen la energía lentamente, como hidratos de carbono, y evita los azúcares.


4- Explícale a tu hijo lo que vais a hacer por la tarde o cuánto queda para irse a casa. Es habitual que los niños se echen a llorar cuando les dices que tienen que irse del parque, dejar de jugar o hacer algo aburrido como los deberes. Por eso, es conveniente que le cuentes con antelación lo que vais a hacer o lo que va a pasar para que se prepare. Por ejemplo, puedes indicarle que quedan 10 minutos para irse del parque. También es importante que nunca le mientas. No le digas que vais a bajar al parque si no lo vais a hacer. Cuando descubra que era mentira, se pondrá a llorar, y con razón.


5- Préstale toda la atención posible. Los niños, hasta que llegan a los 10 años aproximadamente, solo quieren estar con sus padres y pasar todo el tiempo posible con ellos. Muchas veces estamos tan ocupados que no nos damos cuenta de eso y les dejamos un poco “abandonados”. Aunque no podemos estar todo el día con nuestros hijos, sí podemos dedicarles atención exclusiva cuando estemos en casa con ellos. Pregúntale qué tal le va, juega con él a algo, cenad juntos, siéntate a su lado a leer mientras hace los deberes… 


6- Evita el aburrimiento. Aunque es bueno que los niños se aburran a veces para que desarrollen la imaginación y aprendan a divertirse solos, tampoco hay que dejar que se pasen la tarde solos y aburridos. Los niños suelen tolerar mal el aburrimiento y, cuando no saben qué hacer, recurren al llanto para que les prestes atención. Pero no le pongas la tele toda la tarde para que esté entretenido y te deje tranquilo, debes realizar con él diversas actividades que le mantengan ocupado como bajar a jugar al parque, hacer manualidades, jugar a juegos de mesa…


El aburrimiento puede ser especialmente peligroso si estáis en lugares públicos como el supermercado, el médico o el banco. En estos casos en los que tengáis que hacer algo totalmente aburrido para el niño, puedes pedirle que te ayude a hacer la compra, inventaros un cuento mientras esperáis vuestro turno o jugar al veo-veo.


7- Recurre a los chistes o las bromas. No hay nada mejor para conseguir que tu hijo deje de llorar que hacer una cara graciosa, contarle un chiste o hacer alguna tontería. Así, además de olvidarse del llanto, conseguirás que se ría y cambie el chip.


8- Imita su llanto. No consiste en reírse de él o ridiculizarle, sino ponerse a llorar de forma parecida a como está llorando. De esa manera conseguirás sorprenderle y que pare y, probablemente, hacerle sonreír al verte “llorando” así. Además, conseguirás que se dé cuenta de lo ridículo que puede ser pasarse el rato llorando.


9- Háblale en voz muy baja. Si le hablas en susurros y en voz muy bajita le obligarás a dejar de llorar para poder escucharte. Además, es posible que empiece a susurrar como tú. Este truco funciona muy bien con niños de 3 a 6 años.


10- No le hagas caso hasta que se calme. Mientras continúe llorando sin parar y sin motivo aparente, finge que no entiendes lo que te dice y que, por lo tanto, no puedes hacerle caso. Dile que, cuando se calme y hable sin llorar, podrás entenderle y así ayudarle. De esta manera se tranquilizará.


Te puede interesar:
Como consecuencia de las visitas de revisión, los pediatras pueden elaborar una tabla de crecimiento del bebé por percentiles con el fin de determinar si se está desarrollándose adecuadamente.


Fecha de actualización: 12-01-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>