› 
 › 
Laringitis en niños

Laringitis en niños

Laringitis en niños
comentarios0 comentarios
comparte
Con la llegada del frío, y del invierno, llegan también los resfriados e infecciones tan habituales como la laringitis. Una enfermedad que, aunque no reviste gravedad, tiene unos síntomas bastante alarmantes. ¿Sabes cuáles son? ¿Cómo aliviar las molestias de tu pequeño?

Ahora que tu pequeño va a la guardería, y más aún con la llegada del frío, deberás tener especial cuidado con enfermedades tan contagiosas y comunes como la laringitis que, aunque no suponga normalmente un gran peligro, os hará pasar unos días molestos, tanto a tu hijo como a ti.



¿Qué es la laringitis?


Es una infección bastante habitual que afecta a los niños, principalmente entre los 6 meses y los 3 años de edad, y sobre todo en torno a los 2 años, que se basa en la inflamación de la laringe, donde se encuentran las cuerdas vocales y que permite el paso del aire desde la faringe hasta la tráquea.


En la inmensa mayoría de los casos, la laringitis es causada por virus, por lo que el tratamiento con antibióticos no está indicado en principio. Sin embargo, en otras ocasiones pueden tener un origen alérgico o bacteriano.


Aunque el tratamiento es similar y el pronóstico de ambas suele ser benigno, pese a su aparatosidad, es posible diferenciar entre dos tipos de laringitis, aunque no siempre es fácil:

• Laringitis subglótica o laringotraqueitis: es la más frecuente de las dos y está producida, casi siempre, por un virus, afectando así a los más pequeños. Sus síntomas iniciales son propios de un cuadro catarral. Ésta puede llegar a producir fiebre, aunque no es habitual que supere los 39º C, excepto si su origen es bacteriano. Aunque suele curarse en pocos días, sus síntomas son característicos, empeorando sobre todo durante la noche.

• Laringitis espasmódica o estridulosa: en esta ocasión los síntomas aparecen de forma súbita durante la noche, siendo frecuente que suceda en el contexto de un cuadro vírico sin que éste sea la causa.


¿Cómo puedo reconocerla?


Reconocer la laringitis frente a otras enfermedades no se convierte en una tarea demasiado complicada gracias a sus síntomas característicos, los cuales empeoran por la noche y si el niño llora o está nervioso. Los síntomas típicos que ayudarán en el reconocimiento de una laringitis son: la “tos perruna”, la ronquera y el estridor, el ruido que provoca el paso del aire, al inspirar, por la laringe inflamada. La tos de los niños cuando padecen esta enfermedad es muy llamativa, muy ronca, intensa, metálica y aparatosa.

Junto a estos síntomas, cabe destacar que la respiración del pequeño será más ruidosa, teniendo dificultades para respirar, y que su temperatura sólo aumentará ligeramente, alcanzando en raras ocasiones los 39-40º C.



¿Qué debo hacer?


La duración de la laringitis tratada adecuadamente suele estar en torno a una semana; pero, aunque normalmente no suele ser grave, es necesario que el niño visite al pediatra lo antes posible para que le controle y os recomiende las medidas oportunas. Algunas de éstas, que favorecerán la evolución del pequeño, son:


Mantener humedad ambiental, sobre todo durante la noche.

Realizar lavados nasales frecuentes con suero salino, especialmente antes de acostarle y de las tomas.

Evitar que el niño llore o se agite, hay que intentar que esté lo más tranquilo posible.

Acostarle boca arriba y levemente semi-incorporado.

Ofrecer tomas más frecuentes y con menor cantidad.

Darle gran cantidad de líquido entre las tomas.

 
Además, existen una serie de signos alarmantes que, en caso de aparecer, harán necesario que el niño sea observado por su pediatra inmediatamente:


Empeoramiento progresivo de la dificultad respiratoria.

Los labios o la cara del pequeño se vuelven amoratados o azulados.

La fiebre no se puede controlar con antitérmicos ni medidas como los baños de agua tibia o compresas frías.

Rechazo absoluto de los alimentos y bebidas.

El niño se encuentra cada vez más decaído o, por el contrario, llamativamente agitado.

Si bien las medidas explicadas son la parte más importante del tratamiento contra la laringitis, tras una evaluación, el pediatra puede recomendar otras. La laringitis no suele ser grave, por lo que habitualmente se solucionará tras el tratamiento adecuado.

Si tienes más dudas, puedes preguntar al pediatra.

Fuentes: Asociación Española de Pediatría.

Redacción: Silvia Paredes

Tras leer este texto, otras personas han leído:

  • Los niños reclaman vivir sin tabaco

    Los niños reclaman vivir sin tabaco

    La Sociedad Española de Neumología Pediátrica, formada por más de 300 neumólogos pediatras, reclama mayor consciencia a la población y a las Administraciones con respecto al hábito del tabaco. (laringitis en niños)

  • La gripe agrava la alergia y el asma infantil

    La gripe agrava la alergia y el asma infantil

    En plena época de contagio de la gripe, hay que tener en cuenta que los niños son más propensos a contagiarse de infecciones víricas debido al contacto tan directo que hay entre ellos en el colegio.... (laringitis)

  • Alergia al polen en enero

    Alergia al polen en enero

    La alergia al polen se relaciona con la primavera, sin embargo, las alergias han dejado de ser estacionales y cada vez más personas sufren sus molestos síntomas de enero a julio, aunque mayo continúa... (laringitis infantil)

0 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo