Mi hijo tiene pesadillas

Mi hijo tiene pesadillas

Comentarios1 comentarios
Comparte
Mi hijo tiene pesadillas

Las alteraciones del sueño, como las pesadillas, comienzan sobre los 2 años y alcanzan su punto álgido entre los 3 y 4.

El rápido desarrollo de su capacidad de imaginación a esta edad trae parejo una serie de miedos, que aumentan la ansiedad provocando estos desagradables sueños. Las pesadillas son muy comunes en los niños preescolares pero irán desapareciendo al crecer

Las pesadillas son secuencias de imágenes inquietantes que ocurren, como la mayoría de los sueños, en la segunda parte de la noche, cuando el cerebro está muy activo clasificando las experiencias y nueva información adquirida durante el día.

Son muy frecuentes en los niños pequeños, pudiendo tener, a la edad de 3 a 6 años, al menos una pesadilla a la semana.

Los temas habituales son verse perseguido por una persona, un animal o un malvado personaje de su propia creación. Pero a pesar de tratarse de temas que asustan a quien las padecen, las pesadillas no son nocivas sino reacciones normales al estrés y la tensión del crecimiento. Son fruto de un desarrollo saludable de la imaginación, lo que no significa que debamos estimularlas entrando en la fantasía. Olvídate de buscar al monstruo debajo de la cama o atrapar a los fantasmas en el armario. Después de una pesadilla, lo más probable es que tu hijo te llame o acuda a tu cama. Escúchalo y reconfortálo hasta que se tranquilice. Recuerda que los niños menores de 4 años apenas distinguen entre el sueño y la realidad, por lo que será más importante ofrecerle consuelo que intentar explicar lo que ha visto. Pídele que te cuente qué ha soñado y después busca un final feliz para la historia. ¡Verás como funciona!

Cómo prevenir las pesadillas

Además de las situaciones de estrés o cambios importantes en la vida del niño existen otros factores que pueden predisponer la aparición de una pesadilla, como ver películas o leer cuentos de terror antes de dormir, entre otros. También, ciertas enfermedades, especialmente las que van acompañadas de fiebre, pueden ser causa de sueños desagradables y delirios.

Como vemos es normal tener pesadillas de vez en cuando, y aunque es imposible predecirlas existen algunas medidas que pueden ayudar a controlarlas:

- Sigue una rutina de sueño. Procura que tu hijo se vaya a la cama y se despierte a la misma hora todos los días. Evita que coma o haga mucho ejercicio físico justo antes de acostarse.

- Coloca una lamparita de luz tenue. En caso de despertar repentino le servirá para ubicarse, reconocer los objetos que le son familiares de su cuarto y recordar fácilmente donde está.

- Deja la puerta abierta de su habitación. Percibirá que papá y mamá están cerca y pueden oírle si se despierta.

- Proporciónale un peluche o su muñeco preferido con que dormir. Le ayudará a sentirse más seguro.


¿Cuándo preocuparse?

Las pesadillas repetitivas, especialmente si continúan durante varias semanas, pueden indicar alguna aflicción (cambio de colegio, separación de los padres, muerte de ser querido…). Trata de encontrar el origen de su angustia. Quizás necesite ayuda profesional.


Diferencias entre pesadilla y terror nocturno

Pesadilla
Terror nocturno
Se da en la segunda mitad de la noche

Después el niño está inquieto

Es difícil calmarle

Se le debe reconfortar y calmar

El niño recuerda el episodio por la mañana
Se da al principio de la noche

Después el niño está tranquilo

Se vuelve a dormir plácidamente

No debe hacerse nada

El niño recuerda muy poco o nada





Redacción: Lola García-Amado

1 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo

Discusión

LA INFORMACION ES MUY SERVICIAL

Ingresa con tu cuenta de TodoPapás

¿Has olvidado tu contraseña?

Date de alta en TodoPapás

¿Te has registrado anteriormente?
Ingresa con tu cuenta

Búsquedas más populares