Definición de agresividad infantil

Definición de agresividad infantil
comparte

Los comportamientos agresivos en niños muy pequeños, en torno a los dos o tres años, son muy normales ya que es la única manera que tienen a esta edad de expresar sus emociones. Sin embargo, hay que saber diferenciar entre esta agresividad adaptativa y una conducta agresiva deliberada…

En general, se entiende que una conducta es agresiva cuando busca causar un daño intencionalya sea físico o psicológico. Conductas como pegar a otros, burlarse de ellos, ofenderlos, tener rabietas o utilizar palabras inadecuadas para llamar a los demás.

 

En los niños muy pequeños, estas conductas son habituales en torno a los 2-3 años, ya que aún no tienen las herramientas para expresar sentimientos tan fuertes como la ira o la frustración de otra manera, y necesitan recurrir a las rabietas, los mordiscos, los arañazos… para demostrar su estado.

 

Sin embargo, hay que saber diferenciar cuando nos encontramos ante una agresividad inicial, adaptativa, propia de esta edad, de una conducta intencional que va más allá de un comportamiento habitual en un niño pequeño.

 

Mientras la primera se presenta como forma de aprendizaje y se basa en rabietas o comportamientos inadecuados; la segunda se alarga en el tiempo y busca provocar un daño, físico o emocional, de manera deliberada, ya sea en forma de patadas, golpes, insultos o expresiones despreciativas hacia los demás, además de convertirse en el instrumento habitual de resolución de problemas.

Escoger escuela infantil, una decisión de futuro

Escoger escuela infantil, una decisión de futuro

La educación de los primeros años –especialmente de 0 a 3- cumple un papel crucial en la estimulación y guía del desarrollo de las potencialidades del niño. Es esta etapa cuando se asientan las bases para futuros aprendizajes. Por este motivo, elegir una buena escuela de educación infantil supone una decisión fundamental para tu hijo. Pero, ¿cómo acertar?, ¿qué criterios seguir?

 

Estos niños agresivos, en muchos casos, son niños frustrados que acaban haciendo daño a los demás y a sí mismos al aislarse de la sociedad con su conducta.

 

En cualquiera de los dos casos, los padres deben actuar desde un primer momento, frenando estos comportamientos y haciendo ver al niño que no es la manera correcta de actuar.


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×