Escoger escuela infantil, una decisión de futuro

Escoger escuela infantil, una decisión de futuro
comparte

La educación de los primeros años –especialmente de 0 a 3- cumple un papel crucial en la estimulación y guía del desarrollo de las potencialidades del niño. Es esta etapa cuando se asientan las bases para futuros aprendizajes. Por este motivo, elegir una buena escuela de educación infantil supone una decisión fundamental para tu hijo. Pero, ¿cómo acertar?, ¿qué criterios seguir?

Podríamos definir la escuela infantil como la institución que se ocupa de la educación de los niños de 0 a 6 años, complementando y enriqueciendo la educación familiar. Se trata de formar la personalidad del niño de forma armónica e integral, cubriendo todos sus aspectos, contemplando las necesidades biológicas, intelectuales y sociológicas de éste.

 

Pero, en realidad, es mucho más que eso. La escuela infantil es el lugar donde tu hijo pasará gran parte de su tiempo durante sus primeros años, de ahí saldrán sus primeros amigos, sus primeros descubrimientos, ilusiones, ahí aprenderá sus primeras canciones, sus primeros juegos… Así, a la hora de escoger, prioriza los intereses del niño, sobre los tuyos propios.

 

Julia Benavides, directora de la revista Entre Estudiantes, indica que “el éxito en las posteriores etapas educativas empieza en la escuela infantil. Ahí se dan los primeros pasos en la socialización, se aprenden las primeras nociones académicas, de comportamiento personal y de actitud en clase”. Por este motivo, Julio Ros, director de Publicaciones y Contenidos de infoempleo.com, recomienda “elegir sin prisa y mirar la escuela que mejor se adapta a la filosofía y al concepto de vida que tienen los padres”. De este modo, explica que “el niño no tendrá informaciones contradictorias entre lo que aprende en casa y en la Escuela”.

No te puedes perder ...

¿Niñera o guardería?

¿Niñera o guardería?

Llega la hora de volver al trabajo tras la baja maternal y toca decidir con quién dejamos al bebé que, en la mayoría de los casos, apenas tiene 5 meses. Si no tenemos a una abuela cerca que quiera cuidar del nieto, lo mejor es elegir una niñera en casa o llevarle a la guardería… ¿Qué opción es mejor?

 

En cualquier caso, Benavides puntualiza que “la libertad plena de elección pasa por matricular a nuestros hijos en un centro privado, ya que son los únicos que no tienen requisitos objetivos de acceso, tales como lugar de residencia, renta de los padres, número de hermanos...”. Por su parte, Ros afirma que “los requisitos objetivos de los centros concertados o subvencionados hace que sólo puedan acceder los niños cuyos padres viven o trabajan en su radio de influencia, con lo cual, aunque nos gusten, hay que descartarlos del planteamiento inicial de búsqueda para no malgastar el tiempo”.


 

10 criterios para acertar en tu elección

 

1. Licencia y normativa

 

El primer requisito para escoger centro es que éste cumpla con la normativa vigente, es decir que esté autorizado por su correspondiente Comunidad Autónoma y que respete el cumplimiento de número máximo de niños por educador y aula que establece el Ministerio de Educación.

 

-De 0 a 1 año: 8 niños por educador y aula.

-De 1 a 2 años: 13 niños por educador y aula.

-De 2 a 4 años: 20 niños por educador y aula.

-De 4 a 5 años: 25 niños por educador y aula.


 

2. Tipo de centro

 

Uno de los primeros criterios a valorar es qué tipo de centro queremos para nuestro hijo: privado, subvencionado o público. Aunque en muchos casos la decisión es sencilla y está marcada por criterios económicos. Si nos decantamos por centros subvencionados es recomendable realizar la solicitud de plaza lo antes posible, pues la demanda supera ampliamente la oferta de plazas.

 

Igualmente debemos decidir si matricular al niño directamente en un colegio que cuente con educación infantil o matricularle primero en una escuela infantil para cambiarle después al colegio.

 

Éstos son los desembolsos medios en función del tipo de centro:

 

Image

 

A pesar de esto, un precio alto no garantiza una buena educación; puede que las tarifas tengan relación con las instalaciones del centro. También es importante informarse correctamente sobre todos los posibles gastos, como el precio del comedor, del uniforme o el servicio de transporte escolar que, algunas veces, suben excesivamente la tarifa final. Así, un buen criterio a seguir es la relación calidad-precio del centro.


 

3.  Modelo y metodología de enseñanza

 

Todavía hay centros cuya única función es guardar al niño, sustituyendo el papel de los padres durante su jornada laboral. En las guarderías se entretiene al niño con actividades y se cumple con los hábitos básicos en cuanto a higiene, alimentación, sueño, etc. A diferencia de esto, en las escuelas infantiles se sigue un proyecto educativo completo. Éste debe potenciar y estimular todo el desarrollo de la expresión lingüística oral, corporal, musical y plástica; el pensamiento simbólico, la motricidad gruesa (con el ritmo, el baile y la dramatización) y la motricidad fina (desarrollo de la habilidad manual y la creatividad), orientación en el espacio y en el tiempo, y preparar al niño para posteriores aprendizajes.


 

4. Equipo educativo

 

El centro debe contar con personal especializado y titulado: un equipo cohesionado con formación pedagógica y psicológica que, especialmente en el periodo de los 0 a los 3 años, ofrezca un trato personalizado y un conocimiento individual de los niños para poder adecuarse al ritmo de cada pequeño.

 

Además del profesorado, es positivo que el centro cuente con gabinete psicopedagógico y médico pediatra, además de especialistas en psicomotricidad, logopedia, etc.


 

5. Estrecha colaboración con los padres

 

Una comunicación regular y fluida con los padres supone otro criterio a valorar a la hora de escoger escuela infantil. Las reuniones, entrevistas e informes facilitan el diálogo entre la familia y los educadores lo que ayuda a todos en el conocimiento y evolución del niño. Además, destaca otra práctica, la reciente Escuela de Padres.


 

6.  Alimentación

 

Si el niño se va a quedar a comer en el centro, también valoraremos cómo es la alimentación del mismo. Teniendo en cuenta las condiciones higiénico-sanitarias de la cocina y el comedor; si la elaboración de los menús es propia o de catering y si éstos son sanos y equilibrados.

 

Igualmente, es importante conocer si el centro es flexible ante las necesidades específicas de cada niño –alergias o intolerancias alimentarias, enfermedades puntuales, comida especial para celiacos, diabéticos, etc.- y si informa previamente de los menús para poder adecuar en casa la cena en función de lo que hayan comido a la hora del almuerzo.


 

7.  Instalaciones y espacio físico

 

Para atender a la seguridad y confianza psíquica del niño, la escuela debe brindar un espacio físico parecido a su casa, es decir, ser un ambiente familiar, que él pueda controlar y en el que pueda desplazarse con seguridad.

 

Las aulas deben ser amplias y luminosas. Respecto al tamaño, el Ministerio de Educación estima un mínimo de 30m2 para las aulas y un espacio mínimo de 2m2 por niño.

 

Asimismo, si la escuela infantil está dentro del colegio, éste debe tener un espacio exclusivo reservado para los pequeños de educación infantil con juegos y material que favorezca su desarrollo motriz. Si es sólo escuela infantil debe contar con un jardín amplio donde los niños puedan disfrutar con los juegos motóricos distribuidos por el espacio y dotado de abundante material. Igualmente es importante que cuente con un arenero y zona diferenciada para bebés con espacio solado para favorecer el gateo, además de sala para la siesta, para preparación de biberones, etc.



8.  Idiomas, informática y otras actividades

 

Hoy en día, a nadie se le escapa que el aprendizaje temprano de un idioma, especialmente el inglés, es fundamental para ampliar las posibilidades de futuro de tus hijos. Aunque para el dominio total de un idioma, lo mejor es optar por un centro de educación bilingüe, éstos no están al alcance de todos los bolsillos. También la informática y la familiarización con los ordenadores desde la escuela infantil pueden marcar otro criterio importante a la hora de valorar la escuela de tu hijo.

 

Por otra parte, algunas escuelas infantiles cuentan con una amplia oferta de actividades extracurriculares como dibujo, natación, música y movimiento, etc. que son una excelente opción para ocupar el tiempo libre del niño, a la vez que se divierte aprendiendo.


 

9.  Cercanía y horarios de apertura

 

Encontrar un centro próximo a casa supone ventajas; así, por ejemplo, el pequeño tendrá amigos en el barrio, las fiestas te pillarán cerca, sin hablar de la comodidad de evitar atascos o madrugones para dejar a tu hijo en su escuela cada mañana.

 

Igualmente, los horarios de apertura, así como los servicios en verano o periodos festivos deben cubrir tus necesidades y compaginarse con las entradas y salidas de tu trabajo.


 

10. Opiniones de otros padres
 

Por último, puedes hablar con otros padres de niños del centro para pedirles su opinión. Además, también es positivo charlar un rato con el director y algunos profesores para conocer sus ideas educativas y la organización del centro.

 

Si todavía no lo tienes claro, en el Directorio encartado en las partes centrales de la revista, puedes encontrar un listado con las mejores Escuelas Infantiles y Colegios de tu ciudad, seleccionados según estos criterios.


 

Algunos datos…

 

-El pasado curso 2005-2006, en educación infantil se matricularon 1.480.000 niños. De los cuales, el 64,9% lo hizo en centros públicos y el 35,1% en privados o concertados.

 

-Respecto a la evolución del alumnado de educación infantil, en los últimos 10 años se observa una tendencia ascendiente; en el curso 1995-1996 hubo 1.096.677 matriculados. Casi medio millón menos que el pasado curso. Este incremento se debe a dos factores: la integración de los inmigrantes a las aulas y el repunte de la natalidad que comenzó en el 2000.

 

-La estadística también muestra evolución en las tasas de escolaridad en la última década.

 

Image

 

 


Te puede interesar:
Muchas personas se preguntan "¿cómo calcular la estatura de mi hijo?". De manera orientativa se puede calcular la estatura final tomando en consideración la altura de los progenitores. Pero si se desea un resultado más preciso, es necesario realizar una serie de pruebas prescritas por un médico que incluyen radiografías, análisis de hormonas, etc.


Fuentes:

Datos del Ministerio de Educación y Ciencia.

Estudios del INE (Instituto Nacional de Estadística).

Criterios del portal www.infoempleo.com.

Julia Benavides, directora de la revista Entre Estudiantes

Esperanza Gómez-Olazábal, psicóloga y pedagoga.

Julio Ros, director de Publicaciones y Contenidos de infoempleo.com

Fecha de actualización: 11-05-2006

Redacción: Lola García-Amado

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>