Juegos para desarrollar los sentidos en los niños

Juegos para desarrollar los sentidos en los niños

Comentarios0 comentarios
Comparte
Juegos para desarrollar los sentidos en los niños

Además de su madre eres su compañera de juegos, especialmente durante sus primeros meses. Cada juego que le enseñes y compartas con él será una prueba de habilidad que merecerá la pena ser aprendida. Te proponemos actividades para desarrollar los cincos sentidos.

OÍDO

A partir de 0 meses

Dicen que los bebés de solo cuatro días ya pueden distinguir un idioma de otro y en seguida empiezan a mostrar interés por los sonidos y las palabras. Graba sus balbuceos y los distintos ruidos que haga, reprodúcelos y observa cómo reacciona. Después prueba con todo tipo de sonidos, de la naturaleza, de la casa, de la calle…

A partir de 9 meses

Infla un globo en el que hayas metido previamente algunos cascabeles. Átale un lazo al nudo para que pueda cogerlo mejor y lánzaselo. Cuando lo coja seguirá agitándolo alegremente para escuchar cómo suenan los cascabeles.

A partir de 12 meses

Rellena varias botellas de plástico de medio litro (vacías) con distintos granos y semillas. Una con arroz, otra con lentejas, otra con garbanzos, otra con azúcar, etc. Ciérralas bien; ya tienes unas estupendas maracas para tu bebé. Los diferentes sonidos que emiten los granos desarrollarán su sentido del oído. ¡Verás cómo le llama la atención!

Un consejo: Asegúrate de cerrar el tapón fuertemente y supervísale en todo momento.

GUSTO

De 6 a 12 meses

Coloca a tu bebé en la trona y ofrécele una manzana roja lavada. Permítele explorar mientras la coge, se la mete en la boca, la chupa... Repite la operación con una manzana verde y después con una amarilla. Después preséntasela en trozos y nombra cada color mientras la saborea. Descubrirá los diferentes sabores que puede tener una misma fruta, en función de su color.

Prueba también…con trozos de plátano, de zanahoria, albaricoque. ¡Déjale explorar cada fruta y hortaliza!

De 2 a 4 años

Pon una muestra de varios platos que le gusten a tu hijo (flan, queso, zumo de limón, jamón, chocolate, etc.) Véndale los ojos y ofrécele una cucharada de uno de los platos. Tendrá que decir si es dulce, salado, amargo, ácido, picante… Le servirá para aprender a asociar un nombre y un adjetivo a cada sensación.

De 4 a 6 años

Coloca varios vasos en una mesa. Llénalos con diferentes líquidos (zumo de naranja, batido de fresa, leche, chocolate, agua, refresco de limón…) y añade a cada uno unas gotas de colorante alimenticio diferente, de modo que el líquido presente un color distinto al original. El niño tendrá que probar cada bebida, describir a qué sabe y finalmente averiguar de qué líquido se trata. Con ello comprobará que la vista le puede engañar y por lo tanto a confiar más en su olfato y su gusto. También le será útil para desarrollar su vocabulario y aprender a definir las sensaciones.

TACTO


A partir de 3 meses

El tacto es uno de los sentidos más desarrollados en el momento de nacer. A través de él, el bebé comienza a recibir estímulos e información que le permiten interactuar con el mundo exterior. En el momento del baño, escurre la esponja sobre su cabeza, de forma que le caigan gotas sobre él. Después, al secarle, dirige sobre su cuerpo, a temperatura y potencia agradable, el aire del secador de pelo. Aprenderá a distinguir nuevas sensaciones mientras desarrolla el tacto.

A partir de 1 año

Utiliza distintos papeles (papel pinocho, celofán, de burbujas, de aluminio, de seda…) y ofréceselos. Tu pequeño artista creará e inventará multitud de actividades con los papeles. Se sentirá atraído por los diferentes sonidos que producen sus texturas y consistencias.

Coloca a tu bebé sobre una toalla. Coge un embudo y llénalo de pan rallado dejándolo caer sobre su piel, de manera que le haga cosquillitas por todo el cuerpo. Al bebé le encantará la forma en la que cae el pan e intentará atraparlo.

A partir de 2 años

En una caja o una bolsa opaca se meten varios objetos o juguetes que el niño conozca, con formas o texturas diferentes. El juego consiste en meter la mano y mediante el tacto tratar de adivinar de qué se trata cada objeto. Si juegan varios niños gana el que más aciertos consiga. Si juega sólo tu hijo, apunta sus aciertos. Además de favorecer el sentido del tacto, esta actividad servirá para desarrollar la memoria y el razonamiento.

OLFATO


De 0 a 6 meses

Desnuda a tu bebé y túmbale boca arriba. Aplícale aceites de masaje con aromas y masajéale suavemente. Primero por el tronco, luego por los bracitos, las piernas… El bebé asociará el olor a una sensación de bienestar corporal. Esta sensación le predispondrá a descubrir otros aromas.

A partir de 2 años

Coloca varios objetos con olores característicos (tu perfume, una crema habitual, el aftershave de papá, el gel, su colonia, flores, césped recién cortado…). Tápale los ojos y deja que lo huela. El juego consiste en adivinar de qué se trata y a qué le recuerda. Aprenderá a reconocer los diferentes aromas y a trabajar su memoria olfativa desarrollando una imagen mental.

VISTA


Desde 0 meses

A los bebés les encanta observar todo aquello que se mueve. Les resultará increíblemente divertido simplemente ver cómo da vueltas una lavadora. Las ventanas son puntos de observación estupendos para un bebé. Procura, siempre que puedas, colocarle frente a una donde pueda recibir multitud de estímulos.

A partir de 6 meses

Muéstrale su imagen en un espejo a unos 30 cm de distancia y espera a ver su reacción. Él no se reconocerá aún, pero se divertirá viendo a otro bebé que le mira y le sonríe. Aléjale y acércale despacio para estimular su enfoque visual.

0 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo

Ingresa con tu cuenta de TodoPapás

¿Has olvidado tu contraseña?

Date de alta en TodoPapás

¿Te has registrado anteriormente?
Ingresa con tu cuenta