› 
 › 
Ir a la playa con un bebé por primera vez

Ir a la playa con un bebé por primera vez

Ir a la playa con un bebé por primera vez
comentarios1 comentarios
comparte

¿A partir de qué edad puede ir un bebé al mar? ¿Qué cosas tengo que llevar? ¿Cómo le protejo del sol? ¿Y si se pierde entre tanta gente? Ser padre conlleva muchísimas dudas, en este artículo te resolvemos todas aquellas relacionadas con la playa

¿Puedo llevar a un recién nacido?

Si el niño tiene menos de 6 meses, podéis ir a la playa con él, siempre que lo mantengáis en la sombra todo el tiempo, vestido y bien hidratado. Debéis tener mucho cuidado porque aunque esté bajo una sombrilla, el simple reflejo del sol puede provocarle quemaduras ya que su piel es muy sensible.

Para evitar las horas de mayor daño del sol, lo mejor es bajar a la playa antes de las 12 del mediodía o después de las 5 de la tarde. Nunca en las horas centrales del día, que es cuando más queman los rayos.

La ropa que le pongas es fundamental a la hora de protegerle del sol, recuerda que una camiseta blanca de algodón tiene un UPF (Factor de Protección Ultravioleta) de entre 5 y 7, pero si se moja, el UPF baja generalmente a menos de 3. Esto significa que si tu piel normalmente se comienza a quemar en cinco minutos sin protección, la piel bajo una camiseta blanca comenzaría a quemarse tras 15 a 35 minutos bajo el sol. E incluso si no se quema usando la camiseta, aún corre el riesgo de sufrir daños.

El color de la tela, su construcción, el contenido de fibra, el tipo de tejido y factores como si la tela ha sido preparada especialmente para protegerse del sol sirven para determinar lo eficaz que es una prenda en bloquear los nocivos rayos UV. Los colores oscuros funcionan mejor; una camiseta de algodón verde, por ejemplo, protege casi un 50% más que una blanca. Sin embargo, incluso una camiseta de color oscuro tiene un UPF de apenas 10.

Por eso, son muchas las marcas textiles que han creado una línea especial de ropa de verano hecha con un tejido que protege de los rayos del sol; algunas incluso con un factor de protección solar 50. Esta tela dispersa los rayos de sol de manera que no penetren en la materia textil, en cuyo caso la piel no entra en contacto con ellos.

Una vez cumplidos los 8 o 10 meses, siempre que vaya bien cubierto con una gorra, ropa y crema, puedes incluso probar a meterle los pies en el agua, aunque lo más probable es que la sensación de frío y las olas aún no le hagan mucha gracia.

 

Ya tiene un añito…

A partir de esta edad es cuando los niños empiezan a disfrutar de verdad en la playa. Tienes que seguir protegiéndole del sol concienzudamente, ya que el 80% de la exposición solar que recibimos a lo largo de nuestra vida se produce en los primeros 18 años, y sus efectos se acumulan debido a que la piel tiene memoria solar, lo que puede generar problemas en la edad adulta.

Pero ya puedes pasear con él por la orilla, jugar con la arena, meterle en el agua… Verás como ya le encanta chapotear con sus papis entre las olas. Otra cosa que les chifla a los bebés es jugar con el cubo, la pala, hacer castillos, llenarse de arena…

Debes mantenerle muy bien hidratado, lleva agua en abundancia y alimentos ricos en agua como la fruta. No estéis mucho tiempo al sol, aunque esté bien protegido.

¿Y si se pierde?

En cuanto aprenda a andar solito, empezará una nueva preocupación para ti: no perderle de vista. A los niños les encanta explorar el mundo a su alrededor, y una playa llena de gente de todas partes es para ellos el paraíso y para ti el infierno. Debes mantenerle constantemente vigilado, para lo cual debes intentar entretenerle con diferentes juegos todo el tiempo que paséis en la playa.

Por si acaso, vístele con ropas llamativas –bañadores, gorros, manguitos- para que sea más fácil descubrirle entre la multitud. Lo mejor es que lleve un papel con su nombre, dirección y un número de teléfono, pero resulta bastante difícil guardar esta nota entre el bañador, por lo habrá que conformarse con enseñarle su nombre completo para que pueda decírselo a la gente que le encuentre si se pierde.

También es una buena idea situarse cerca de los puestos de socorro, por si ocurre algún accidente. Y puedes colocar un globo encima de tu sombrilla, para que se vea desde lejos si tu niño se aleja de vosotros.

Si se pierde, mantén la calma: acude al puesto de socorro para solicitar auxilio, búscale con la ayuda de tus acompañantes y, sobre todo, no le regañes cuando lo encontréis, seguro que él lo ha pasado peor que tú.

¿Qué llevar?                                                              

- Protector solar (de factor alto, especial para niños)

- Pañales

- Toallitas húmedas

- Crema para el culito

- Ropa de repuesto (bañador, una camiseta…)

- Gorra

- Agua

- Chupete

- Juguetes (cubo, pala, etc.)

- Comida (bibe de leche o fruta si es mayor)

- Piscina hinchable por si el agua le asusta

- Toalla

- Cuna de viaje para que pueda descansar

Tras leer este texto, otras personas han leído:

  • Cuidados del recién nacido

    Cuidados del recién nacido

    Tras dar a luz y salir de la maternidad es normal que te aterre la idea de tener que volver a casa y cuidar tú sola, o máxime con tu pareja, de un recién nacido. Muchas se sienten dejadas a su suerte... (bebe playa)

  • Cambiadores para bebés

    Cambiadores para bebés

    El cambiador es uno de los muebles más importantes en los primeros meses del bebé, por lo que no debe faltar uno en la habitación de tu hijo. ¿Cuál es el mejor cambiador? (bebes en la playa)

  • Cuidado del cordón umbilical

    Cuidado del cordón umbilical

    El cordón umbilical une al bebé con la placenta durante los nueve meses que permanece en el vientre materno, y a través de él recibirá el sustento necesario para desarrollarse y crecer. Tras el nacimiento... (bebes y playa)

1 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo

Discusión

Anónimo
Enviado por: el día 22-03-2013
Tengo una princesa!!!