› 
 › 
 › 
 › 
La llegada de un bebé

La llegada de un bebé

La llegada de un bebé
comentarios1 comentarios
comparte

¿Cómo te cambia la vida? El nacimiento de un bebé -sobre todo del primero- supone una serie de cambios trascendentales: económicos, laborales, afectivos… De repente, un nuevo miembro llega a la familia y ocupa el centro de atención de los padres, pasando su relación de pareja a un segundo plano. Esto puede suponer una serie de problemas para los que conviene estar preparados

Cambios económicos y laborales

En un artículo publicado hace unos meses en TodoPapás, se llegaba a la conclusión de que el primer año de vida de un bebé supone unos 6.000 € de desembolso económico, siendo de los 0 a los 3 años la etapa más cara. A pesar de que la Administración Central y de las Comunidades Autónomas cada vez ofrecen más ayudas económicas, todavía son insuficientes para muchas familias. Por eso, el nacimiento de un bebé supondrá para la mayoría un cambio en su forma de vida en el plano monetario; la hipoteca, el coche, la comida… ¡y ahora los gastos del bebé! Ya no se podrá gastar tanto en viajes, ocio u otros caprichos. Si bien es cierto que el hecho de tener menos tiempo libre para uno mismo, contribuirá a que los padres apenas se den cuenta de los recortes económicos que sufrirá su vida.

Pero no sólo el nivel de vida varía, también afecta al ritmo laboral, sobre todo en el caso de las mujeres. Las madres se ven obligadas en muchas ocasiones a reducir su horario –sobre todo si quieren dar el pecho a su bebé-, además de la baja por maternidad, lo cual siempre afecta a su trabajo. Aunque en la actualidad esté penado legalmente despedir a una mujer por quedarse embarazada, la experiencia nos demuestra que a muchas empresas les afecta, e incluso les disgusta, que una de sus empleadas se quede encinta.

Según un estudio reciente del Instituto Nacional de Estudios Demográficos, realizado a partir de la encuesta “Familias y empleadores”, en la que participaron 10.000 hombres y mujeres de 20 a 49 años, con el primer hijo, tres de cada diez mujeres cambia su situación laboral; cifra que sube al 46% con el segundo hijo y al 56% con el tercero. Los padres reducen su actividad veinte veces menos. Así que a pesar de los estudios universitarios, los postgrados, el conocimiento de idiomas, la experiencia… nada de esto importa cuando se tiene un hijo, y muchas mujeres ven frenada su ascensión laboral al convertirse en madres. Hecho que no suele pasar en el caso de ellos, lo cual también puede afectar a la relación entre ambos progenitores.


Cambios sociales

También tu vida social se verá afectada, y mucho, con el nacimiento de un hijo. Hasta que el bebé se haga un poco mayor y pueda pasar un par de días con algún familiar, les tocará a los padres estar pendientes de él las 24 horas, sobre todo los primeros 6 meses, que come más a menudo y necesita más atención. Así que se acabó lo de irse de cañas con los amigos por la noche o pasar un romántico fin de semana en una casa rural, a no ser que el viaje incluya la presencia del pequeño, lo que siempre quita un poco de encanto al romanticismo.

Por eso es importante que desde el primer momento los padres se repartan las tareas y el cuidado del bebé, para que cada uno pueda pasar al menos media hora dedicado a sí mismo, sin preocuparse de los pañales ni de los biberones. Y en cuanto el niño sea un poco mayor, recurrid a los abuelos y demás familiares para poder iros al cine, a cenar, o incluso de viaje, y recuperad un poquito de ese tiempo libre del que disfrutabais antes.


Problemas en la pareja

No cabe duda de que la llegada de un hijo supone un cambio radical en la vida de pareja. La dinámica diaria va a cambiar y todos los hábitos que hasta ahora habíais mantenido. Así nos los explica Juan Pedro Valencia, psicólogo especializado en Escuela de Padres, “cuando una pareja comienza su andadura, se necesita un período de adaptación del uno al otro que puede durar más o menos según cada persona, la forma de ver la vida, las expectativas e ilusiones forjadas, que luego siempre hay que adecuar a la realidad del día a día. La llegada de un bebé se ajusta a lo anterior, ya que supone también ilusiones, expectativas dichosas y alegrías cumplidas que necesitan, igualmente, ser ajustadas posteriormente a la realidad que suponen las tareas, obligaciones y cuidados que necesita el nuevo ser. Todo ello crea un nuevo ritmo de vida que supone cuantitativa y cualitativamente un cambio enorme en el ritmo habitual, que junto a la falta de sueño que normalmente origina un recién nacido, la alimentación, las preocupaciones lógicas por su salud, las opiniones de la familia, hacen que surjan discusiones y enfrentamientos que llevan a que en algunos casos los momentos de dificultades superen a los de tranquilidad y felicidad”.

Los problemas más frecuentes que pueden surgir se resumen en los 6 puntos siguientes:

1. Depresión posparto de la madre, que ayuda a mantener y a empeorar la situación.

2. Celos del padre ante las continuas atenciones de la madre con el bebé.


3. El hombre, a veces, no sabe cómo actuar y no encuentra la manera de llevar a cabo su rol de padre.

4. Dificultades de organización, ya que están desbordados por la situación.

5. Falta de tiempo para realizar tareas cotidianas.

6. La pérdida de la intimidad.


Familia¿Cómo se pueden solucionar estos roces?

Juan Pedro nos da la solución a estos pequeños problemas: “Lo fundamental es que exista una buena comunicación en la pareja, que todo lo que sientan, piensen o crean, se lo comuniquen el uno al otro para que no haya malentendidos o expectativas frustradas”. Algunos pequeños consejos que pueden ayudar serían:

-Involúcrale durante el embarazo. Antes de que nazca el niño, implica a tu pareja en todos los preparativos, compras, etc. Así, se irá haciendo más a la idea y luego no se sentirá desplazado.

 -Intentad hacer coincidir lo máximo posible vuestros periodos de descanso a los del bebé.

 -Colaborad ambos. Excepto el amamantar, no hay tareas exclusivas de uno solo, ni tenéis superpoderes para resolver todo lo que surja sin contar con el otro. Repartid las tareas de manera equitativa: que no realice uno lo más desagradable (cambiar pañales, levantarse por la noche) y el otro lo más divertido (el baño, leer un cuento).

 -Aceptad que el centro de atención ahora es el nuevo bebé y que no es que haya un descuido o falta de cariño mutuo, sino una adaptación a la urgencia vital del nuevo acontecimiento.

 -Intentad descansar lo máximo posible, incluso creando turnos si fuera necesario, no olvidando buscar momentos donde podáis estar los dos solos, puesto que sigue habiendo una pareja con sus necesidades propias. Para ello no dudéis en aprovechar la ayuda que ofrezca la familia, pero, eso sí, sin que las opiniones o ideas sobre cómo cuidar al bebé sean fuente de discusiones o enfrentamientos.

 -Intentad salir a tomar el sol y respirar aire fresco. Tanto vosotros como vuestro bebé lo agradeceréis.

 -Aunque nunca será igual que antes, poco a poco iréis recuperando una vida más propia y parecida a la anterior y comenzaréis a ver las alegrías y la felicidad de compartir la educación y el cuidado de un nuevo ser que las dificultades que conlleva.


Reanudación de la vida sexual

Según los ginecólogos, la reanudación de las relaciones sexuales puede realizarse, en líneas generales, después de cuatro semanas. Pero una cosa es el factor físico, y otro el emocional. Muchas parejas sienten menor deseo sexual por el cansancio y la dificultad de encontrar un momento adecuado. Ya no estás solo en casa, y parece que a todas horas el niño puede empezar a llorar y acabar con la actividad que estés realizando, sea esta la que sea. Los expertos sugieren que se busquen formas alternativas de gratificación que incluyan besos, caricias, diálogos y redescubrir el placer de estar juntos, sobre todo en los primeros meses, hasta que los ritmos se reajusten a la nueva vida familiar. 

Aunque no lo parezca, estos problemas son más frecuentes en las parejas de lo que pensamos, porque nadie está preparado para lo que supone la llegada de un hijo. “Lo importante es saber, según Juan Pedro Valencia, que es más habitual de lo que pensamos, que, aunque creamos que es algo para toda la eternidad, termina por pasar y en cuanto nos acomodamos al bebé, así como la nueva personita se acomoda también a su nuevo estado, todo cambia a mejor.
Es indudable que una pareja en la que prime una buena relación basada en la comunicación, el respeto, el saber ceder uno ante el otro y sobre todo en el amor tendrá menos dificultades ante esta nueva situación que otra donde esos factores destaquen por su ausencia”.

Fuente: Juan Pedro Valencia, psicólogo especializado en Escuela de Padres. Instituto Nacional de Estudios Demográficos de Francia.

Redacción: Irene García

Tras leer este texto, otras personas han leído:

  • ¿Cómo será mi hijo?

    ¿Cómo será mi hijo?

    No hay madre o padre que no se haya planteado esta pregunta durante los meses de embarazo. O incluso antes. 40 semanas es mucho tiempo para comerse la cabeza y preguntarse si el pequeño heredará el... (la llegada de un bebe)

  • ¿Cómo deben llamarme mis hijastros?

    ¿Cómo deben llamarme mis hijastros?

    El título que tiene cada miembro de la familia es tan importante como el propio nombre. Por lo tanto es normal que surjan dudas alrededor de este asunto (la llegada de un hijo)

  • Evitar la ansiedad en Navidad

    Evitar la ansiedad en Navidad

    Claves para afrontar las fiestas con optimismo Para algunos esta Navidad será la primera de sus vidas, un momento de felicidad y gozo, para otros, no obstante, tan sólo una más de tantas y unos... (llegada de un bebe)

1 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo

Discusión

Anónimo
Enviado por: el día 30-07-2012
Bueno la comunicacion es lo mas importante, pero yo tengo a penas 2 meses de mbarazo y creo que  voy muy mal con mi pareja a el le a dado por tomar muy seguido desde q se entero y  se molesta si se lo saco al tema que hacer en este caso???? se volvio mas macho de lo q el era???? a que se devera esta reaccion????'