Navidad con padres separados

Navidad con padres separados

Comentarios1 comentarios
Comparte
Navidad con padres separados
La Navidad es el periodo de reuniones por excelencia, donde toda la familia se junta para celebrar estos días y pasar las fiestas unidos. Sin embargo, en las familias con padres separados o divorciados surge un verdadero dilema en estas fechas: ¿qué hacer con su hijo?, ¿con quién de los dos progenitores pasará la Navidad?, ¿cómo le afectará?

La celebración de las fiestas navideñas en hogares con padres separados, en ocasiones, se complica seriamente ya que al pequeño le gustaría pasar la Nochebuena con su papá y no con su mamá, le gustaría que las celebraran todos juntos o preferiría quedarse en la casa en la que vive habitualmente. Aunque en algunos casos, la división de la Navidad para pasar unos días con la familia paterna y otros con la materna no conlleva ningún problema con el niño, en la mayoría de las situaciones éste no tiene tiempo de encontrar su lugar, acostumbrarse y sacar provecho a la reunión. Otros padres, si han tenido una separación amistosa, deciden unirse para celebrar las fiestas por el bien del pequeño; sin embargo, hay que tener cuidado, ya que el niño puede confundirse, sobre todo cuando son menores de 10 años, y pensar que papá y mamá van a volver a vivir juntos.


Pero entonces… ¿cuál es la mejor opción?

“Hay que normalizar. Los que hacemos tristes o alegres las navidades a los niños somos los padres, por lo que si un niño escucha: pobrecito es Navidad y no tiene a su padre o a su madre, se va a poner triste. Sin embargo, siendo realistas, si en otras ocasiones sabe que el momento de ver a su padre o a su madre llega cuando así lo tiene estipulado (cada 15 días, por ejemplo), en las Navidades sucederá igual, siempre y cuando no dramaticemos los mayores” afirma la psicóloga Sonia Macías. Aunque es normal que tu hijo recuerde y eche de menos los años en que pasabais todos juntos la Navidad, hay que intentar normalizar la situación y hacer que forme parte de la vida ordinaria. Ahora tu pequeño tiene dos hogares o familias y tendrá que pasar tiempo con ambas, al igual que ocurrirá en las vacaciones de verano, por lo que habrá que facilitarle que pase el tiempo necesario tanto con su papá o su mamá como con sus respectivas familias.


Además, hay que tener en cuenta que cada familia tiene un ritual en Navidad, por lo que el niño debe poder relacionar determinada actividad con su papá o su mamá, es decir, cena de Nochevieja en casa de papá, apertura de los regalos con mamá, cena de Nochebuena en casa de la abuela materna, etc. Por ello, es necesario intentar que los rituales de una familia no se opongan a los de otra y, sobre todo, no hacer comentarios inapropiados al respecto ni sobre la otra parte, ya que los niños serán las primeras víctimas al oír hablar mal sobre alguien tan querido para él como su papá o su mamá. A su vez, hay que evitar sobreprotegerle, un error muy común. “No se debe querer sustituir a un progenitor por muchos regalos o consentirle todo, al pensar que debe estar pasándolo mal por no tener a su papá” añade la psicóloga.


Aunque si es uno de tus primeros años dividiendo la Navidad, o incluso el primero, pueda parecerte todavía extraño, debes saber que este hecho cada día es más común en numerosas familias, ya que la cifra de divorcios y separaciones ha aumentado considerablemente en los últimos años.
“No se debe querer sustituir a un progenitor por muchos regalos o consentirle todo al pensar que debe estar pasándolo mal por no tener a su papá”

Ante todo, es necesario que no le engañéis y le expliquéis la situación ya que, como sabrás, los niños son especialmente receptivos a los mensajes no verbales y a los ambientes. Además, si el proceso de separación o divorcio ha sido respetuoso con el pequeño, es decir, a pesar de no ser pareja, los progenitores siguen siendo padres por encima de todo, el niño lo entenderá como una consecuencia lógica; siendo papá y mamá los encargados de crear un ambiente seguro y lleno de cariño para él durante estas fiestas, teniendo en cuenta, además, no intentar separar a los hermanos para que vaya cada uno con uno de los progenitores.


Por último, deberán ser los padres quienes tomen la decisión de las fechas que pasará con uno u otro, ya que si le proponéis al pequeño que elija se lo tomará como algo muy personal, pareciéndole estar discriminando a uno y queriendo más al otro, cuando ambos son sus papás. Así, vosotros seréis los responsables de no hacerle sentir culpable de tener que pasar una fecha tan señalada con uno y no con el otro, dándole la decisión ya tomada. En el momento de la separación, el progenitor que pierde la compañía del niño no debe mostrarse triste o angustiado, ya que el pequeño se sentirá culpable y no disfrutará de las vacaciones; por ello, aunque te dé mucha pena que tu hijo tenga que marcharse a pasar las Navidades con otra familia, anímale e insístele en que lo pase bien con una buena cara.

Además, recuerda que no es para siempre, y en unos días tendrás a tu pequeño de vuelta en casa para terminar de disfrutar de las fiestas. Asimismo, comenta Sonia Macías, “seguramente va a haber oportunidades para que el otro miembro pueda estar lo más cercano posible al niño y, si tenemos la suerte de que eso pueda ocurrir, hay que aprovecharlo. Por ejemplo, una llamada de teléfono para que le cuente qué le han traído los Reyes, saludarle al comenzar el año, escribir una carta a su papá o mamá o recibirla de ellos contándoles cómo lo están pasando en las vacaciones, etc.”.

 
Fuente: Sonia Macías, Psicóloga: sonimacias@yahoo.es.
Redacción: Silvia Paredes

1 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo

Discusión

Buenos días, quería saber a partir de que edad el niño puede decidir con cual progenitor ir. Muchas gracias. Saludos.

Ingresa con tu cuenta de TodoPapás

¿Has olvidado tu contraseña?

Date de alta en TodoPapás

¿Te has registrado anteriormente?
Ingresa con tu cuenta