La Navidad en el mundo

La Navidad en el mundo
comparte

La Navidad es una de las fiestas cristianas más importantes del año, pero al margen de su significado religioso lo cierto es que ha traspasado fronteras trascendiendo ritos y creencias para convertirse en una festividad mágica llena de buenas intenciones, así como en una oportunidad perfecta para enviar mensajes de paz, reunirse con los seres queridos, regalar a familiares y amigos y sin duda la época preferida por millones de niños de todo el mundo.
 

¿Quieres saber cómo se viven estas fechas en otros lugares? ¿Y quién les lleva regalos a los más pequeños? TodoPapás te lo cuenta.


Antípodas: Navidades bajo el sol

Los habitantes de Australia o Nueva Zelanda, celebran la Navidad de forma similar a nosotros, con una pequeña diferencia: el tiempo. Mientras que en el hemisferio norte es invierno, las Navidades en Oceanía raramente son blancas, ya que están en pleno verano y las temperaturas oscilan entre los 25º y los 38º.

Esta época es especial para la mayoría de australianos ya que empiezan las vacaciones estivales de los escolares y no es de extrañar que pasen este día en la playa. En Nochebuena es ya tradición en Melbourne acercarse a ver el concierto de “Villancicos a la luz de las velas” (Carols by Candleligth) retransmitido por televisión a todo el mundo.

Esa noche, los niños en agradecimiento por los regalos que recibirán, dejan galletas y leche para Papá Noel y un cubo de agua para los seis White Boomers, los canguros que tiran de su trineo sustituyendo a los tradicionales renos a su paso por Australia. Aunque corre también el rumor de que es Swag Man, un hombre que viste camiseta y sombrero para protegerse del sol, quien hace el trabajo de Santa Claus por estas calurosas latitudes.


Países escandinavos: El hogar de Papá Noel

La Navidad es probablemente la época festiva más relevante en Finlandia y se considera un gran acontecimiento familiar. Los finlandeses limpian bien sus casas preparándose para los tres días santos (24, 25 y 26) en que se celebra la Navidad, siendo la fecha más importante la Nochebuena, cuando disfrutan de una cena familiar y se reparten los regalos. El Día 25 es una jornada de paz y tranquilidad, mientras que el 26 de diciembre se aprovecha para visitar a los amigos.

Para los niños el indiscutible punto culminante de las fiestas es la llegada de Papá Noel, al que llaman Joulupukki. Éste vive con su esposa y su equipo de gnomos en el cerro de Korvantunturi, en Laponia, y se le puede visitar durante todo el año en su taller de regalos cercano a Rovaniemi, en el Círculo Polar Ártico.

Cuando la Navidad termina comienza la espera del Año Nuevo. El típico invierno finlandés impide las grandes celebraciones de Fin de Año al aire libre, pero no faltan los fuegos artificiales que marcan el cambio del año y la popular predicción del futuro consistente en interpretar la forma que deja el estaño fundido al verterlo en un recipiente de agua.

Las celebraciones pre-navideñas de los finlandeses suecoparlantes incluyen las festividades de Santa Lucía, de origen sueco, el día 13 de diciembre. Fecha en que empieza la Navidad en Suecia y cuya noche, según dicen, es la más larga del año. En los hogares, Lucía, la Reina de la Luz, es representada por la mayor de las hermanas, quien ataviada con una túnica blanca luce una corona de siete velas sobre la cabeza, y sirve café y bollos a sus padres. Esta costumbre también se hace de manera oficial: en Estocolmo 10.000 jóvenes vestidas de blanco desfilan en procesión por las calles de la ciudad iluminando el frío y oscuro invierno con las luces de sus velas.

Después de la cena, los más pequeños esperan ansiosos la llegada de Papá Noel o del Jultomten, el gnomo que les lleva los regalos.


Germanohablantes: Navidad con San Nicolás

En Alemania las tradiciones navideñas varían de una región a otra y muchas se han empapado de la influencia de los países vecinos. En el país que vio nacer el árbol de Navidad no faltan, como en Suiza o Austria, los mercadillos de artesanía que inundan las calles desde principios de diciembre.

No te puedes perder ...

La depresión durante el embarazo

La depresión durante el embarazo

La tristeza durante la gestación es más común de lo que se podría suponer. Según diversos estudios, hasta 1 de cada 5 embarazadas puede sufrir depresiones o varios de sus síntomas. Tratarla adecuadamente y desde el primer momento es fundamental para evitar sus efectos negativos sobre la salud del bebé y de la madre

El 6 de este mismo mes los niños reciben ilusionados la visita de San Nicolás, pero no es hasta el día 24 cuando abren los regalos, tras el sonido de una campanilla. No obstante esa misma noche, si han sido buenos, llega también Der Weihnachtsmann (Papá Noel) quien está asumiendo cada vez mayor protagonismo en estas fechas. Sin embargo es común, especialmente en el Sur de Alemania, Austria, Suiza o Leichestein que la figura de Papá Noel se sustituya por la del Christkindl (Niño Jesús) quien prefiere madrugar y llegar la mañana del 25 de diciembre. Tradición que se mantiene desde la Reforma, cuando los protestantes alemanes quisieron dar más importancia a éste como donante de regalos.


El lejano Oriente: Fiestas exóticas

Aunque en Japón, un país sin ninguna tradición cristiana, la Navidad es una de esas tantas añadiduras culturales importadas de occidente celebradas en un marco totalmente comercial y pagano, lo cierto es que el día 24 de diciembre es oficialmente el día de los enamorados en el país del Sol Naciente. La Navidad es pues, para los novios y la reafirmación de su amor, pero a  diferencia de la cristiana, no es un día para pasarlo en familia, aunque aprovechan para hacer obras de caridad cuidando a enfermos y ancianos.

La Nochevieja sin embargo sí es celebrada por los nipones y en cuanto dan las doce, los templos budistas hacen sonar sus campanas 108 veces, simbolizando el número de pecados que afligen a los humanos, según reza el Budismo. El Oshogatsu o fiesta de Año Nuevo tiene una simbología especial: los niños reciben los regalos y la primera comida del año asegura buena suerte.

En China, los cristianos celebran el nacimiento de Jesús alumbrando sus casas con lámparas de papel y decorando los árboles con numerosas luces, cadenas y flores. Los niños cuelgan sus calcetines a la espera de Papá Noel, al que llaman Dun Che Lao Ren (Viejo Hombre de las Nieves). Pero como la mayor parte de la población china no es cristiana, la principal fiesta de invierno es la Nochevieja, que celebran a finales del mes de enero por todo lo alto.


Rusia: Navidades blancas

Rusia, país ortodoxo, sigue el calendario juliano, lo que significa que la Navidad cae el 6 y 7 de enero, y es celebrada con una cena compuesta de 12 platos, uno por cada apóstol. Antiguamente se festejaba el día de San Nicolás, pero el comunismo, que abolió toda conmemoración religiosa, propició que las autoridades crearan otro personaje que sustituyera la labor del Santo: Ded Moroz (el Abuelo del Hielo) que llega el día de Año Nuevo.


Sudamérica: Mezcla de culturas

Las celebraciones navideñas en los países latinoamericanos tienen un elevado carácter religioso; marcadas sin duda, por la herencia del cristianismo europeo, las creencias de los nativos y la actual influencia norteamericana. La tradición de adornar casas y calles con pesebres y belenes sigue perdurando, mientras esperan la visita de los Reyes Magos unos, del Niño Jesús otros o a que el Viejito Pascuero (Papá Noel) haga su aparición cargado de regalos.

En Brasil particularmente, el ciclo de Navidad comprende desde el 24 de diciembre al 6 de enero y se desarrolla alrededor de la Misa del Gallo, la visita de pesebres, la preparación del árbol, la cena familiar, etc. La Navidad brasileña ha adoptado aspectos de origen norteamericano como el intercambio de regalos y la llegada de Papai Noel, aunque debido al clima se ve obligado a cambiar abrigo y botas por ropa más fresca. En el interior del país la fiesta cristiana asume características mucho más populares y típicamente brasileñas, utilizando diversas manifestaciones folclóricas, en forma de danzas y cantos que normalmente preceden a la misa del Gallo celebrada a medianoche.


Italia: Noche de brujas

La Navidad en Italia comienza el día 17 de diciembre y se prolonga hasta el 6 de enero. El día 31, la Notte di Capodanno, salen a celebrar el final del año, como el resto de los europeos, pero con una particularidad: las lentejas sustituyen a las uvas para atraer la buena suerte. Muy común es también la tradición de arrojar trastos viejos por la ventana como símbolo de un pasado finito.

La entrega de regalos está muy disputada en Italia: En algunas regiones como Venecia y Mantua es Santa Lucía quien lleva los regalos a los pequeños, en otras es el Niño Jesús el encargado o la famosa bruja Befana, aunque la influencia anglosajona ha hecho que en los últimos tiempo sea Babbo Natal quien llene “la calza” (calcetín) de presentes.


Regalos para todos

Si tenemos en cuenta el número de países visitados no cabe duda que es Papá Noel quien gana la partida al resto de altruistas personajes que viajan por el mundo entregando regalos en Navidad. Adoptando diferentes nombres según el lugar en que se encuentre (Pére Noel, Dun Che Lao Ren, San Nicolás, Der Weihnachtsmann, Joulupukki, Viejito Pascuero…) Santa Claus visita en una noche a los niños buenos de casi todo el planeta.


Pero ¿quién es realmente Papá Noel?

Su personaje está inspirado en un obispo del siglo IV que vivió en Anatolia, entonces Turquía, y murió el 6 de diciembre. De él se cuentan numerosas leyendas que alaban sus milagros y bondades para con los pobres. Su fama de repartidor de obsequios y su especial predilección por ayudar a los niños fraguó tal admiración que se convirtió en el patrón de varios países.

En la Antigüedad Clásica, a mediados de diciembre, en honor a Saturno en Roma y a Cronos en Grecia, se realizaban fiestas en las cuales los niños recibían obsequios de los mayores. Esta tradición se mantuvo en muchas culturas, cuando aún Papá Noel no se había materializado. Con el tiempo y los prodigios atribuidos a San Nicolás, éste fue reemplazando las tradiciones paganas.


¿Cuándo se convirtió S. Nicolás en el regordete Papá Noel?

Cuando los inmigrantes holandeses fundaron Nueva Ámsterdam -después llamada Nueva York-, llevaron consigo sus costumbres y con ellos a su patrón Sinterklaas (San Nicolás). La pronunciación anglosajona transformó el nombre neerlandés en Santa Claus y posteriormente, un dibujo de una tira cómica le otorgó la fisonomía de abuelo barrigón y bonachón con la que le conocemos hoy. Gracias a este dibujante también cambió su mitra y las vestimentas de obispo, -con las que aún se representa a San Nicolás en Alemania- por el típico atuendo que lleva en la actualidad. En los años 30 la publicidad de Coca-Cola se encargó de otorgarle el color rojo y remodelar su figura para hacerlo más humano. Y así fue como San Nicolás se convirtió en el Papá Noel pagano que viaja en su trineo cada Navidad.


ImageLos ayudantes de Papá Noel

Pero el arduo trabajo de Santa Claus no podría hacerse en una sola noche si no fuera por la ayuda de varios seres más o menos fantásticos.

Cuenta la leyenda que en Austria, Hungría y algunas regiones de Alemania un monstruoso diablo, Krampus, poseedor de una larga lengua y ataviado con pieles, máscara de madera y cadenas, acompaña a San Nicolás para llevarse en una cesta a los niños que se han portado mal.

En Alemania el negro y barbudo Knecht Ruprecht, es quien acompaña a Santa Claus en su periplo, ayudándole a estimar el comportamiento de los niños y castigando a aquellos que han sido malos.

En Francia es el cruel Père Fouettard (Padre Azotador) quien tiene la misión de sancionar a los que no se han comportado bien.

Pero no todos los acompañantes de Papá Noel son malos y perversos castigadores de niños. Santa Claus también cuenta con la incondicional ayuda de los Bendegums, los bondadosos elfos mágicos que se encargan de la preparación de juguetes en su taller del Polo Norte, o los conocidos renos que tiran del trineo y que adoptan la forma de caballos, canguros o burros según el país en el que se encuentren.

La competencia de Papá Noel

Swag Man: Debido a la preocupación de los australianos por que Papá Noel no sufra una insolación repartiendo regalos bajo el ardiente sol estival, Swag Man, con sombrero akubra y pantalones holgados, más acorde a la estación, reparte los regalos a bordo de un todoterreno.

Los Reyes Magos: En España y en otros países, los niños reciben los regalos de los Tres Magos el 6 de enero. Éstos emulando el viaje que hicieron para adorar a Jesús, viajan desde Oriente en sus camellos cargados de regalos para los niños buenos y de carbón para los que no se hayan portado tan bien durante el año.

El Niño Jesús: En muchos países cristianos, especialmente en Latinoamérica, Austria, Suiza o Alemania, los niños prefieren dirigir su carta de regalos al propio Niño Jesús, quien viene por Navidad a cumplir los deseos infantiles.

La Bruja Befana: Los italianos son visitados el día 6 de enero por una vieja y fea pero buena y simpática bruja, que se desplaza -como no podía ser de otra forma- en una escoba voladora. Su origen está en la mezcla del folclore pagano con las creencias religiosas, que cuentan que los Reyes Magos invitaron a Befana a conocer al Niño Jesús, pero ella, demasiado ocupada para acompañarles, rehusó la invitación y ahora, arrepentida, vive condenada a buscar al Hijo de Dios. Desde entonces deja un regalo en cada casa por si estuviera allí.

El Olentzero: Las versiones sobre el origen de este personaje de la mitología vasca son infinitas. La mayoría coinciden y hablan de un gigante que vivía en el monte y bajaba al pueblo a vender carbón mientras iba fumando en su pipa. Hoy este enorme carbonero de aspecto sucio y descuidado ha sido traído a la tradición navideña de las familias vascas, compitiendo con Papá Noel el 24 de diciembre por entregar los regalos a los más pequeños de la casa.

Jultomten: Un gnomo diminuto y malhumorado vive todo el año en los establos y graneros suecos. Por Navidad el Jultomten sale de su escondite y llama de casa en casa con un saco lleno de regalos preguntando si los niños han sido buenos, para entregarles sus presentes.

Ded Moroz: El 31 de diciembre los niños rusos reciben la visita de Ded Moroz, quien junto con su nieta Snegurochka, (La niña de la Nieve) reparte juguetes, pasteles y las famosas muñecas matriuskas, montados en una troika o trineo ruso tirado por seis caballos. A diferencia de Santa Claus, Ded Moroz, que guarda similitudes con aquél (viaja en trineo, tiene una larga barba blanca, viste de rojo y lleva botas de lana y gorro de piel) entrega los regalos en persona, permitiendo que todos los niños le vean.

Hoteiosho: En Japón un monje budista es quien hace el papel de Papá Noel. Pero Hoteiosho cuenta con ojos en la espalda, con los que vigila el comportamiento de los niños.

 


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una calculadora de crecimiento de los niños arroja como resultado una previsión orientativa de cuánto puede llegar a crecer tomando como base la altura de los padres. Para un resultado más preciso es necesario acudir al pediatra y realizar algunas pruebas médicas, incluyendo radiografías y análisis hormonales.


Fuentes: Oficinas de Turismo de Finlandia y Alemania, Embajadas de Australia y Brasil, Wikipedia, 1000 ideas para Navidad, David Baird. Ed. Pearson Alambra.

Redacción: Lola García-Amado

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>