Básicos del bebé. cómo elegir el mejor calzado de bebé

Básicos del bebé. cómo elegir el mejor calzado de bebé
comparte

Su pie está en pleno desarrollo, aún se está formando y es muy distinto de lo que alcanzará en la edad adulta ¿Qué debes tener en cuenta para elegir el mejor calzado para tu peque?

En general debes intentar que tu bebé vaya descalzo el mayor tiempo posible. No cubrir sus pies, en pleno desarrollo, con zapatos tiene múltiples beneficios. Pero, de vez en cuando, ya sea para proteger sus pies del frío o de superficies peligrosas, los zapatos pueden suponer una protección para el pie, siempre que tenga en cuenta su fisiología y su motricidad. ¿Qué debes tener en cuenta para elegir el mejor calzado para tu pequeño?

 

1. Horma recta. Al contrario que con lo que recomiendan los podólogos con los zapatos de adultos, los de bebés no deben tener altura o inclinación para no perjudicar los dedos de sus pies. Además, los niños no tienen arco plantar hasta los dos o tres años, por lo que evita zapatos que tengan esta concavidad que ellos aún no tienen.

 

2. Que permita la mejor movilidad. Evita botas excepto en situaciones de frío. El tobillo debe tener la mayor movilidad posible. Lo ideal es un zapato que se pueda abrochar fácilmente sobre el empeine y no sea demasiado rígido, para inmovilizar lo menos posible su pie o tobillo.

No te puedes perder ...

 

3. Suela ligera, flexible y antideslizante. Cuando el bebé aún no camina -puede que aún gatee o que se ponga de pie-, lo mejor es optar por suelas flexibles. Después, cuando ya de sus primeros pasos, busca una suela de un material ligero y un grosor de 3-5 mm que evite posibles resbalones, no sea pesada y favorezca su estabilidad y movilidad.

 

4. Material suave y transpirable. Evita en la medida que pueda materiales sintéticos que no transpiren y puedan generar irritaciones en su piel. Atiende al aislamiento que ofrecen (por los revestimientos de forros que tengan) para evitar sobrecalentar el pie y aumentar el riesgo de ampollas u hongos.

 

5. Evita comprar zapatos una talla mayor. Sí, los niños crecen por minutos (se estima que una media de 3 cm por año) y quieres ser previsor/a y comprar a tu hijo un zapato que le pueda valer un poco más de tiempo, pero un zapato más grande le puede añadir un plus de inestabilidad o suponer riesgo de lesiones.

 

6. La talla adecuada. Uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta en el calzado de un bebé es que no le resulte pequeño y presione sus dedos, suponiendo un impedimento para su correcto desarrollo.

 

Una forma de determinar la talla, si no puedes ir algún centro de calzado en el que te la digan, es colocar su pie sobre una hoja y dibujar la silueta. A esta añade un margen de alrededor de 1 cm de más para contar con el calcetín, y un margen de comodidad del calzado. Los cm de largo de la silueta (con el margen incluido) será la referencia para la talla de pie de tu hijo (consulta tablas de referencia de cm y tallas de bebés). No obstante, siempre es conveniente probar el calzado y comprobar con el dedo por fuera que tiene algo de espacio (0,5-1 cm) entre los dedos y la puntera.

 

7. Si tu bebé aún no camina, opta por zapatos de tela. En general, en bebés que aún no caminan (menores de 12 meses) no se suele recomendar el uso de calzado para evitar potenciales riesgos. No obstante, a veces son convenientes para proteger su pie de, por ejemplo, el frío. En esos casos, opta por zapatos blanditos, de tela, que no compriman su pie. 

 


Te puede interesar:
El percentil del bebé, tanto en talla como en peso, es una variable que utilizan los pediatras para evaluar cómo se está desarrollando un bebé.


Fecha de actualización: 12-08-2016

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>