Síntomas y tratamiento de la uveítis

Síntomas y tratamiento de la uveítis
comparte

La uveítis es una enfermedad que provoca la inflamación de la capa intermedia del globo ocular. En los niños la mayoría de las veces suele ir asociada a la artritis crónica juvenil. Un diagnostico precoz es la clave para disminuir en gran medida las posibles complicaciones.

La uveítis es una enfermedad que produce la inflamación de la capa media del ojo, la úvea, encargada del suministro sanguíneo a la retina. No tiene por qué presentarse en el contexto de ninguna otra enfermedad, pero en el caso de los niños suele ir asociada con ciertas enfermedades reumáticas como la Artritis Idiopática Juvenil (AIJ), también conocida como Artritis reumatoide juvenil: enfermedad de Still. Sus causas se desconocen, aunque lo más probable es que esté relacionada con enfermedades infecciosas o autoinmunes.

 

La inflamación puede tener diferentes orígenes dependiendo de la anatomía de la úvea: úvea anterior, intermedia y posterior; en base a esto encontramos uveítis anterior, intermedia o posterior, siendo la primera las más frecuente en los niños.

 

La uveítis en niños representa entre 5 y un 10% del total de los casos y la mayor parte de las veces está asociada a la AIJ, aunque también puede estar relacionada con a la enfermedad inflamatoria intestinal y otras enfermedades reumáticas como la sarcoidosis, lupus, espondilitis, síndrome de Reiter o enfermedad de Bechet.

 

La artritis idiopática juvenil, o más conocida como artritis crónica juvenil, consiste en una inflamación de las articulaciones que suele aparecer antes de los 16 años. Para que se la considere crónica debe durar de seis semanas a tres meses. Aparte de involucrar a varias articulaciones, puede provocar erupciones e inflamaciones oculares, como la uveítis.

 

Los niños menores de siete años que padecen artritis crónica son los más propensos a padecer uveítis y entre la población infantil, las niñas suelen ser las más afectadas.  

 

Síntomas y diagnóstico de la uveítis

 

Las manifestaciones clínicas dependen del tipo de uveítis que se padezca, en niños la más común es la anterior seguida de la intermedia.  

 

Hay que distinguir entre uveítis anterior aguda (menos de 6 semanas), que suele provocar dolor, enrojecimiento, fotofobia y, a veces, leve disminución de la agudeza visual; y uveítis anterior crónica (más de 6 semanas), que apenas presenta síntomas. La uveítis en niños suele ser de carácter crónico y usualmente se presenta cuatro años después del inicio de la artritis, aunque se dan casos de uveítis precoz en los que la enfermedad ocular tarda menos de un año en aparecer desde el diagnóstico de la AIJ.

 

El mejor pronóstico de esta enfermedad es el diagnóstico precoz para evitar posibles complicaciones como cataratas, hipertensión ocular, glaucoma o ceguera parcial o total. Para conseguir detectarla a tiempo, la clave es que oftalmólogo y reumatólogo trabajen juntos y que desde que se descubra el padecimiento de la artritis, comiencen las revisiones oculares de manera regular. El diagnóstico en niños es más complicado por la dificultad que tienen a la hora de explicar qué les ocurre y porque la enfermedad no suele presentar síntomas, así que el seguimiento debe ser exhaustivo. 

 

Para diagnosticar esta dolencia se suele observar la agudeza visual y la cámara anterior en ambos ojos y se debe valorar el fondo de ojo.

 

En los niños que presentan uveítis pero no padecen AIJ, es necesario seguir realizando estudios para descartar otras posibles enfermedades reumáticas asociadas.

 

Tratamiento

 

El tratamiento de la enfermedad va en base del tipo de uveítis, en el caso de la uveítis anterior, que es la que más padecen los niños, el tratamiento suele ser de carácter tópico y consiste en el suministro de colirios: colirios de corticoides, antiinflamatorios, midriáticos (dilatan las pupilas) y colirios que disminuyen la tensión ocular.

 

En algunas ocasiones también es necesario el tratamiento vía oral para evitar que la enfermedad pueda reaparecer o para evitar algunas complicaciones.


Te puede interesar:
Muchos padres se preguntan "¿cómo calcular la estatura final de una persona?". De manera orientativa se puede calcular la estatura final tomando en consideración la altura de los progenitores. Pero si se desea un resultado más preciso, es necesario realizar una serie de pruebas prescritas por un médico tales como radiografías, análisis de hormonas, etc.


Fecha de actualización: 23-02-2015

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>