› 
 › 
Síndrome de Congestión Pélvica: ¡reconócelo!

Síndrome de Congestión Pélvica: ¡reconócelo!

Síndrome de Congestión Pélvica: ¡reconócelo!
comentarios0 comentarios
comparte

Aunque es una patología poco diagnosticada, actualmente un 20% de las mujeres que padecen fuertes dolores menstruales tras, al menos, un embarazo sufre sin saberlo el síndrome de Congestión Pélvica, un dolor que puede terminar con una sencilla solución ambulatoria.

El síndrome de Congestión Pélvica, también conocido como varices pélvicas, dolor menstrual o algias pélvicas, entre otros, es un cuadro clínico que se presenta a través de un fuerte dolor durante la menstruación en un 20% de las mujeres, en edades comprendidas entre los 30 y los 50 años, que han tenido, en la mayoría de los casos, por lo menos un embarazo; sin embargo, en numerosas ocasiones, estas mujeres suelen otorgarle poca importancia y, por lo tanto, no lo consultan con su médico, ignorando así que esta molestia tiene una solución ambulatoria. Un fuerte dolor que suele aparecer acompañado de distensión, estreñimiento, sensación de congestión abdominal y, a menudo, reglas abundantes.

¿Cuáles son sus causas?

Numerosos estudios ecográficos han llevado a los doctores Carlos Lisbona y Xavier Puncernau, de la Unidad de Cirugía Láser de Varices del Centro Médico Teknon, a comprobar que la congestión pélvica es causada por la aparición de dilataciones varicosas en la zona de los genitales femeninos debido a la incapacidad de las venas ováricas de recuperar su tamaño normal tras el embarazo, ya que durante la gestación aumentan su diámetro hasta 60 veces por encima de lo habitual. Por ello, las molestias variables e inespecíficas manifestadas en los días premenstruales pueden prolongarse a lo largo de cada periodo, ya que en estos días se aprecia un mayor aumento del flujo sanguíneo venoso en la pelvis al coincidir con la ovulación.

En fases avanzadas esta inundación de sangre venosa puede provocar dilataciones varicosas en venas vulvares, hemorroides e incluso varices en las piernas, que serán muy difíciles de tratar, dada su elevada capacidad de reproducirse, si no son tratadas en su origen pélvico.

Asimismo, el consumo de anticonceptivos e inflamaciones o infecciones en el área pélvica pueden estar también relacionados con esta patología; sin embargo, entre sus causas principales encontramos:

• Mujeres con uno o más embarazos de entre 30 y 50 años de edad, ya que las incidencias entre esta población son más del 20%.

• Cuestiones hereditarias.

• Alteraciones hormonales, sobre todo en los cambios hormonales del ciclo ovárico.

• El aumento del flujo venoso durante el embarazo o la ovulación hace que las venas del aparato genital femenino cambien.

¿Qué consecuencias tiene?

Entre las consecuencias que predominan en las mujeres aquejadas por la sintomatología de la congestión pélvica se encuentran las siguientes:

    • Dolor en el bajo abdomen, sobre todo desde la ovulación hasta la menstruación.

    • Reglas dolorosas.

    • Dispareunia, dolor al mantener relaciones sexuales o dolor poscoital.

    • Dolor irradiado en la zona lumbar.

    • Desarrollo de hemorroides y varices en la vulva y las piernas.

Para evitar estas molestias es aconsejable llevar a cabo un control del desarrollo varicoso en los miembros inferiores y visitar al cirujano vascular.

¿En qué consiste su tratamiento?

Actualmente, este problema cuenta con una solución ambulatoria basada en el Método de la Oclusión Venosa, que consiste en bloquear el flujo venoso que transcurre patológicamente por las varices útero-ováricas introduciendo, a través de una punción en la ingle, un pequeño catéter en su interior. Este procedimiento, cuyo éxito asciende al 80%, hace que al cerrar las venas patológicas desde dentro, la presión que éstas soportan disminuya, resolviendo así el círculo vicioso de varices que crean y desarrollan otras nuevas.

Este método, en el que no hay ingreso del paciente y en el que no se realizan incisiones quirúrgicas, suturas ni cicatrices, puede poner fin al padecimiento de aquellas mujeres que viven con este dolor sin saber qué les ocurre realmente y sin un diagnóstico determinado.


Fuentes: Unidad de Cirugía Láser de Varices del Centro Médico Teknon.
Redacción: Silvia Paredes


Tras leer este texto, otras personas han leído:

  • Cuida tus ojos también en invierno

    Cuida tus ojos también en invierno

    No solo debemos preocuparnos del cuidado de nuestros ojos en verano, también el frío, la nieve, la niebla y el viento son factores de riesgo para nuestros ojos cuando practicamos algún deporte al aire... (congestion pelvica)

  • Quimioterapia y radioterapia durante el embarazo

    Quimioterapia y radioterapia durante el embarazo

    Durante la gestación surgen multitud de dudas y temerás hacer daño a tu bebé con cualquier actividad que tengas que hacer. Si esa tarea incluye radiación, anestesia, inyecciones o cualquier otro tratamiento... (varices pélvicas)

  • Inflamación de encías en el embarazo

    Inflamación de encías en el embarazo

    Entre los síntomas o trastornos más comunes del embarazo están aquellos que afectan a la mucosa de la boca, concretamente a las encías.  (sindrome de congestion pelvica)

0 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo