Miedo al parto

Miedo al parto
comparte

Uno de los miedos más comunes es el que tenemos ante lo desconocido; y para las madres primerizas, nada más desconocido –y atemorizante- que el momento de dar a luz. Tener toda la información necesaria sobre lo que va a ocurrir en el parto es la herramienta esencial para combatir este miedo.  La tranquilidad en ese momento ayudará a romper el círculo vicioso ansiedad- dolor- mayor ansiedad

No te puedes perder ...

Sentir miedo es algo innato al ser humano, una herramienta que cumple un papel esencial en la supervivencia, ya que gracias al mismo nos activamos ante una señal de peligro para poder escapar de ella o en caso de tener que enfrentarla, contar con mayores posibilidades físicas para hacerlo adecuadamente.

“El problema –explica Juan Pedro Valencia, psicólogo- aparece cuando se trata de un posible peligro imaginario. Aquí, ante los pensamientos, ideas o imágenes que tengamos en nuestra mente, podemos llegar a experimentar miedo incluso aunque el peligro no sea real y no estemos enfrentándolo físicamente. Por ejemplo, el miedo a hablar en público, donde antes de la intervención de un orador, éste puede estar imaginando cómo va a reaccionar el público, cuál va a ser su capacidad, si lo hará peor o mejor, etc.

Es decir, el miedo se produce adelantándose a la situación temida, sintiéndolo antes de que ésta se presente. Tanto el miedo ante algo real como el temor ante algo que sólo está en nuestra imaginación producen cambios fisiológicos importantes, reaccionando de igual forma ante un posible daño físico que ante uno psíquico. Entre otros, aumenta el metabolismo celular y la presión arterial, incrementando, asimismo, el ritmo cardiaco, todo ello con el fin de preparar al cuerpo para reaccionar adecuadamente ante la situación concreta”.


El miedo al parto

Uno de estos miedos -más o menos imaginarios, ya que en principio al dar a luz no se está en peligro (a no ser que algo vaya mal en el parto)- es el miedo a parir. Todas las mujeres sienten un cierto temor ante el embarazo, que aumenta cuando se trata de primerizas.

Así nos lo explica Juan Pedro Valencia:

Uno de los miedos más comunes es el que tenemos ante lo desconocido. En el caso de madres primerizas, el primer parto entraría en esta categoría, ya que es algo que nunca han experimentado personalmente, aunque tengan información sobre ello. Además, se incluiría en la categoría de temores que ya llevamos con nosotros, como son el miedo a la muerte, a lo desconocido y, en este caso concreto, al dolor.

Así, el miedo a lo desconocido se presenta porque no sabemos cómo va ser el parto. La comprobación de esta afirmación se halla en que en los partos posteriores ese miedo es muchísimo menor cuando no casi inexistente, a excepción de que el primero hubiera sido traumático.

El miedo a la muerte y al dolor, en el caso concreto del primer parto, se ven acrecentados por toda la información que llevamos con nosotros, por una parte de las películas -donde siempre se ve de forma exagerada- y por otra parte de lo que nos cuentan amigas o familiares sobre el dolor de las contracciones. Es, por tanto, un temor que se “aprende”.

Precisamente, ese propio miedo es el que hace que en el momento del parto se perciba más dolor del que realmente pueda estar experimentándose: se forma un círculo vicioso compuesto por el miedo, la tensión que genera y el dolor, el cual vuelve a aumentar el temor al ver que efectivamente se produce tal y “como me habían contado”. Es por ello que resultará fundamental adquirir información certera y correcta para “desaprender” ese miedo.

De hecho, un estudio acaba de desvelar que el factor que más influye en los dolores durante el alumbramiento son los temores de la mujer embarazada al momento del parto.
 

¿Qué hacer para combatirlo?

Evitar el miedo es algo imposible, ya que se tiene o no se tiene. Pero sí se puede controlar para sus efectos sobre el cuerpo no interfieran en el desarrollo normal del parto.

- Recoge toda la información posible sobre el momento del parto y sus opciones: qué sucede, cómo, cuándo, cómo combatir el dolor (epidural, técnicas de respiración, masajes, TENS, etc.). “Lo mejor, dice Valencia, es recabar toda la información verídica y real posible sobre el tema y no atenerse exclusivamente a lo que nos comentan o vemos en la televisión”.

- Escucha a tu ginecólogo. Él es la mejor fuente para resolver todas tus dudas y aclarar cualquier idea errónea o exagerada que puedas tener.

- Prepárate para ese momento. Asiste a clases de preparación, elabora tu plan de parto…

- No te dejes influir por historias de alumbramientos horribles y traumáticos. Cada persona es un mundo, y también hay mujeres que han tenido partos maravillosos (dentro de lo posible, claro).


El círculo vicioso

Hace poco se publicó un estudio sobre la sensibilidad a la ansiedad, es decir, el miedo o temor ante situaciones que previsiblemente generarán ansiedad. Sus autores, de la Universidad de California en San Diego (EE UU), observaron cómo estas expectativas negativas acentúan la preocupación por las respuestas fisiológicas ante la ansiedad, lo que lleva a conductas que no hacen sino exacerbar esas reacciones (miedo, excesiva limitación de la actividad, pensamientos catastrofistas...).

Estos especialistas describen un caso extremo para explicar la situación. "Piense en una mujer embarazada primeriza con un alto grado de sensibilidad a la ansiedad. Ha oído historias de terror sobre el dolor durante el parto. De hecho, su propia madre y amigos le han dicho lo malo que va a ser. Cualquier información que suponga detalles específicos sobre el parto le recuerda esas historias, lo que ocasiona más respuestas fisiológicas, como palpitaciones, y pensamientos catastrofistas, como que tendrá un dolor insoportable. Estas respuestas llevan a conductas evasivas. Por ejemplo, no quiere acudir a las clases de preparación porque aumenta su ansiedad. Cuando comienza a dar a luz, aunque las molestias y dolores asociados a las primeras contracciones no sean insoportables, ella anticipa las futuras contracciones y comienza a experimentar una mayor ansiedad y miedo. Su sistema nervioso simpático responde y nota que su ritmo cardiaco se acelera, comienza a sudar, su respiración cambia y se siente mareada. Cada contracción empieza a ser más y más dolorosa".

Los autores estudiaron a 35 mujeres que, cuando estaban embarazadas de unas 17 semanas, rellenaron un test con preguntas para determinar su sensibilidad a la ansiedad. Tras dar a luz, cumplimentaron otro sobre cómo había ido el parto y las molestias que habían tenido.

Otros factores que se valoraron fueron si éste era el primer hijo de la participante, el uso de analgesia, el estado conyugal, si la pareja estaba intentando concebir y la duración del parto, pero ninguno de ellos influía tanto en el dolor del parto como las expectativas negativas ante el alumbramiento.

Ambos concluyeron que la educación y las estrategias de exposición (es decir, poner a la mujer embarazada en situaciones que vayan a generar respuestas fisiológicas parecidas, como hacer ejercicio) durante la gestación pueden resultar beneficiosas para reducir el miedo y llevar a resultados más exitosos para las mujer embarazadas con una gran sensibilidad a la ansiedad.


¿Qué puede hacer mi pareja?

Juan Pedro Valencia explica unos consejos para el futuro papá:

- Es fundamental que haga suyo el propio parto, es decir, que no solamente acompañe a la madre a las visitas y a las clases de preparación, sino que se implique totalmente, que le haga sentir que está con ella, que ese parto es cosa de dos (incluso de tres, porque el futuro recién nacido también colabora), aunque sea ella la que deba afrontar física o directamente el momento de dar a luz.

- Que le comunique a la mamá todo lo anterior porque a veces, en ciertas circunstancias y ocasiones especiales (y un parto lo es), no basta con creer que la otra persona lo sabe sino que es básico decírselo, que lo oiga y lo comparta, aclarando cualquier duda que pueda crearse. Que sepa que va a estar con ella desde el principio hasta el final (incluso entrando en el paritorio).

- Intentar crear en todo momento un buen ambiente para la embarazada, que participe activamente en los ejercicios de relajación y respiración: si él los aprende y practica podrá ayudarla a ella más y mejor. Que le haga saber que durante el parto él estará ahí con ella haciendo todo lo posible para que el dolor sea menor: saber que tiene a alguien de total confianza durante al parto a su lado le aportará tranquilidad y calma, elementos fundamentales para conseguir una menor percepción del dolor.

- En resumen, se trataría de que ambos aprendan de forma conjunta las técnicas de relajación y respiración, que discutan y comprueben informaciones erróneas sobre el tema, que tengan cuidado con los consejos y opiniones de terceros que puedan no solamente no ayudar sino incluso crear preocupaciones que antes no existían y, en definitiva, que le aporte la seguridad absoluta de saber que no está sola en esta maravilla que es tener un hijo.

Te puede interesar:
Algunos padres se preguntan "¿de qué color serán los ojos de mi hijo?". La respuesta es sencilla pero no definitiva: el color de ojos de los bebés se hereda de una manera similar al color de pelo de manera que los genes para los colores más oscuros son dominantes y habrá que esperar al nacimiento y a que pasen unos meses para realmente poder descubrirlo.


Fuentes:

Juan Pedro Valencia, psicólogo.

https://www.sciencedirect.com/journal/european-journal-of-pain, Estudio Universidad de California, San Diego (EE UU). 

Fecha de actualización: 05-05-2008

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>