› 
 › 
Trasplantes en niños pequeños

Trasplantes en niños pequeños

Trasplantes en niños pequeños
comentarios2 comentarios
comparte

Con motivo del Día Nacional del Trasplante que se celebra el 27 de febrero, desde TodoPapás queremos profundizar un poco más en este tema centrándonos en los trasplantes hepáticos, que en España se llevan a cabo en unos 70 niños al año

Los trasplantes de órganos son un tema muy serio y complejo para la salud en nuestro país. Basta con fijarse en las cifras, según datos del Ministerio de Sanidad, en 2009, 2.660 niños residentes en España recibieron un trasplante de órganos, lo que supone el 4,3% de todos los trasplantes.

El trasplante más común en general (tanto en niños como en adultos) es el renal, seguido del hepático. En los últimos 7 años se han llevado a cabo en España más de 1.000 trasplantes de hígado entre niños y adultos. En lo que se refiere a los niños, se hacen al año aproximadamente 70; las necesidades serían de 100, pero en la actualidad los donantes pediátricos representan el 3,4% de los donantes de España, aunque sigue siendo el país con más donantes por millar de población.

Trasplantes hepáticos en la infancia

La Dra. Paloma Jara,Vicepresidenta de la SETH (Sociedad Española de Trasplantes Hepáticos) y hepatóloga responsable del trasplante Infantil del Hospital de la Paz de Madrid, nos explica que “en niños, las enfermedades susceptibles de trasplante hepático son las colestasis, enfermedades que presentan desde el nacimiento. Estas suponen las dos terceras partes de las indicaciones de trasplante en la edad pediátrica. Además existen enfermedades del metabolismo (tumores, fallo hepático agudo, etc.) que representan la tercera parte restante. El número de trasplantes es menor que en el adulto porque la incidencia de las enfermedades que han comenzado antes es más baja que las que se presentan en la edad adulta. Pero dentro de estas enfermedades de la infancia, la necesidad de trasplante es elevada, por ejemplo en la atresia biliar, que es la enfermedad colestática más frecuente del niño. El 80% precisa trasplante antes de los 15 años y un 55% antes de los 5”.

La parte positiva es que desde 1997 se manejan una serie de avances tanto médicos como quirúrgicos que permiten que la supervivencia actual a los 12 años del trasplante sea del 90%. Asimismo, los niños trasplantados pueden hacer una vida normal. De 571 trasplantes hepáticos realizados en nuestro centro (Hospital de la Paz en Madrid), hay jóvenes que se trasplantaron hace unos años que han tenido hijos sanos, hacen deporte, han terminado una carrera, etc. Es decir, llevan una vida totalmente normal”.
 

Mejoras en los últimos años

Los trasplantes han mejorado mucho debido sobre todo a nuevos avances en la inmunosupresión en los tratamientos de las infecciones y en el control de las complicaciones debidas al tratamiento inmunosupresor.

Durante el XXII Congreso de la SETH (celebrado en octubre de 2010), la doctora Jara habló de un importante descubrimiento en materia de trasplante hepático infantil, se trata del “hallazgo de un factor pronóstico en una enfermedad de muy variable presentación, tanto desde el punto de vista clínico como el de su evolución: el déficit de Alfa-1 Antitripsina, que es una proteína cuyo déficit provoca la enfermedad hepática y pulmonar. Se ha realizado un estudio con el que se ha logrado determinar el parámetro que permite determinar, al año de vida, el valor de la gammaglutamil-transpeptidasa y si el niño tiene aumentado el bazo, dos datos clínicos y analíticos que predicen la buena o mala evolución del niño. La importancia de estos datos radica en la información que se le puede dar a los padres sobre si el niño va a necesitar trasplante o no, aunque siempre, lógicamente, hay que valorar otros parámetros”.

Según la doctora Jara, “la evolución de los trasplantes hepáticos infantiles en España ha sido y es muy buena. A pesar de requerir la práctica de técnicas quirúrgicas mucho más complicadas que el trasplante en adultos, la supervivencia en niños pequeños menores de dos años se ha igualado a la de los niños más mayores, un hecho que hasta hace unos años era impensable”. Además, la doctora apunta que “la supervivencia en centros con experiencia es muy positiva gracias a los avances adquiridos en los últimos años en inmunosupresores, antivirales, etc. En el Hospital de La Paz se ha conseguido una supervivencia de un 90% a los diez años de trasplante a un niño.”

La doctora Jara recuerda que “hay muchas diferencias entre el porcentaje de trasplantes hepáticos realizados a adultos y niños porque es mucho más complicado el trasplante de un niño. La mayoría son menores de 2 años y hay que realizar técnicas quirúrgicas alternativas”. Y explica que “además, los niños son más receptivos a coger infecciones postrasplante con gérmenes como el citomegalovinus (CMV) o el Virus Epstein Barr (EBV), lo que hace que una primoinfección (fase inicial) sea más grave en un niño que tenga una inmunosupresión. Los niños van a estar condicionados a la inmunosupresión mucho más tiempo que los adultos y por consiguiente a esos efectos secundarios que producen los inmunosupresores, que afectarán a su crecimiento, desarrollo intelectual y social.” Además, explica que “la incidencia de la patología hepática severa en niños es casi siempre igual porque la mayoría se asocia a enfermedades congénitas. Un 75% de los trasplantes en pediatría son enfermedades con las que el niño ya nace y entran dentro de lo que se llama colestasis o interrupción del flujo de bilis de cualquier porción del árbol biliar entre el hígado y el duodeno”.

El retrasplante hepático supone el fracaso del injerto previo pero, al mismo tiempo, constituye la única esperanza para el receptor del injerto fracasado. En el caso de los niños, tal como afirma la doctora Jara, “se pueden realizar varios trasplantes en un mismo paciente. Afortunadamente el porcentaje es bajo. En La Paz sólo tienen dos niños que se han trasplantado cuatro veces. La esperanza de vida y calidad una vez transcurrido el primer año es igual en un niño trasplantado una o cuatro veces”.
 

Donación de órganos

España ostenta desde hace años, a través de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), el liderazgo mundial en donación. En la Unión Europea (EU), nuestro país ha presidido la Comisión de Trasplantes del Consejo de Europa durante siete años, ha ejercido la vicepresidencia durante otros dos, ha liderado la directiva de células y tejidos en vigor, y ha asesorado a países como Reino Unido, Italia, Portugal, Suiza, Bélgica, Alemania, Austria y Croacia, entre otros.

España es el único país del mundo donde la tasa de donación de órganos registra un crecimiento continuado. Así lo certifican los datos de la ONT. Desde la creación de esta entidad hace 20 años, el número de donantes ha aumentado un 30%. Las cifras de 2010 confirman que por primera vez se superaron los 1.600 trasplantes y se gestionaron más de 4.000 trasplantes anuales. España supera en ocho puntos la media de Estados Unidos, que se sitúa en 26,3 donantes por un millón de personas, y duplica la tasa media de la UE, de 18,1.

En el transplante de hígado, la opción de donante vivo de una porción de hígado sano a un receptor enfermo es muy importante ya que la porción donada crece de nuevo al tamaño completo en la persona que la recibe, y el hígado del donante también vuelve a crecer a su tamaño completo. La doctora Paloma Jara explica que “existen más casos de donante vivo entre pacientes infantiles que de adultos. De hecho, el trasplante vivo surgió para los trasplantes infantiles, ya que los donantes pediátricos son muy escasos, y si no se usaran la mortalidad de lista de espera infantil sería altísima. Suponen un 50% de trasplantes en la experiencia de La Paz”.

Por eso, con motivo del Día Nacional del Trasplante, queremos hacer un llamamiento a la población para concienciarnos de la importancia de convertirse en donante, tanto en vida como en el momento del fallecimiento de una persona, para de esta forma salvar nuevas vidas.
 

Si estás interesado en hacerte donante, entra en la página web de la ONT: www.ont.es.

 

Fuentes: Dra. Paloma Jara, Vicepresidenta de la SETH (Sociedad Española de Trasplantes Hepáticos) y hepatóloga responsable del trasplante Infantil del Hospital de la Paz de Madrid.

Redacción: Irene García

Tras leer este texto, otras personas han leído:

  • Enfermedad piel de cristal en niños

    Enfermedad piel de cristal en niños

    La Epidermólisis Bulosa (o enfermedad piel de cristal) es una enfermedad genética incurable, no contagiosa, muy poco común. Se calcula que por cada millón de nacimientos en el mundo, nacen 32 niños... (trasplante de organos en niños)

  • Cribado neonatal en España

    Cribado neonatal en España

    Tras varios años discutiendo una propuesta presentada en 2010 por el Partido Popular, el Ministerio de Sanidad ha aceptado incluir en el cribado neonatal siete enfermedades metabólicas en una primera... (transplante de higado en bebes)

  • Síntomas del bebé sacudido

    Síntomas del bebé sacudido

    Zarandear bruscamente a un recién nacido cogiéndole por el tórax tiene unas consecuencias terribles. Los músculos de su cuello, aún sin desarrollar, no pueden soportar las oscilaciones de la cabeza,... (la paz madrid hospital transplante hepatico infantil 3 años)

2 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo

Discusión

Anónimo
Enviado por: el día 21-02-2014
Soy una chica que actualmente tengo 18 años, he sufrido un transplante de hígado cuando solo tenia 2 años y solo me queda dar las gracias a todo el equipo de hematología del hospital La Paz .Un beso lepetitlady.blogspot.com.es
Anónimo
Enviado por: el día 30-04-2013
Me interesa el tema. Soy papá de un niño con colestasis. Les agradezco el artículo.