› 
 › 
El juguete a lo largo de la historia

El juguete a lo largo de la historia

El juguete a lo largo de la historia
comentarios1 comentarios
comparte

Resulta difícil fechar con exactitud el origen del juguete, pero las escasas referencias arqueológicas que han llegado a nuestros días desvelan que su historia es intrínseca a la de la propia humanidad. Y es que, si algo no ha cambiado a lo largo de los tiempos es que el juguete ha sido y es fiel reflejo de la realidad de cada época y de cada civilización


Juguetes en la Antigüedad

Las evidencias arqueológicas sitúan los primeros juguetes en Mesopotamia. Hace más de 5 milenios los niños babilonios ya utilizaban las tabas para sus juegos, que no eran más que huesos de corderos o de animales rumiantes.

También hay constancia de la existencia de pequeñas miniaturas de casas, armas y muñecas en el antiguo Egipto, destinadas tal vez, a familiarizar a los más pequeños con sus tareas futuras. En la tierra de los faraones los niños menos privilegiados se conformaban con correr tras una pelota hecha a partir de juncos, mientras las pequeñas aristócratas, se deleitaban maquillando a sus muñecas a imagen y semejanza de Cleopatra.

Las muñecas han sido una constante en el transcurso de la historia. Hay testimonios de que en la época grecorromana eran habituales las fabricadas en barro, marfil, hueso o madera, y contaban además con todos sus complementos: diminutas cunas, barreños, cubitos...

Los niños romanos también eran asiduos jugadores de tabas, y se divertían con pelotas, yoyós y peonzas.


Las muñecas, capricho de reyes

Las muñecas sobrevivieron a la caída del imperio y fueron evolucionando. En la Edad Media se introdujeron nuevos materiales para su fabricación, como el vidrio.

Tal fue su perfeccionamiento que en el Renacimiento, llegó a ser, en la mayoría de los casos, un artículo de lujo. Los fastuosos vestidos con los que se ataviaban, fabricados con suntuosas telas y sofisticados bordados, las convirtieron en el regalo perfecto de reyes. Las muñecas dejaban de ser así un entretenimiento exclusivo de los más pequeños para transformarse en capricho de maduros monarcas.

En el s. XVI las creaciones se volvieron más complejas, los muñecos se articularon e incorporaron nuevos materiales como el metal. Era la época de los títeres y autómatas, evidente manifestación de los conocimientos mecánicos de la época. Los autómatas hidráulicos hicieron las delicias de la Corte. En 1515, con motivo de la visita a Milán de Francisco I de Francia, los Medici encargaron a Leonardo da Vinci un símbolo de unión entre franceses e italianos. El artista fabricó el león autómata, un primitivo robot que tras dar unos pasos abría su pecho y dejaba salir flores de lis. A partir de entonces los príncipes y soberanos no cejaron en el empeño de alardear de sus extraordinarios autómatas fomentando su perfeccionamiento.

Fueron también comunes en esta época los famosos soldaditos de plomo, fabricados especialmente en Alemania. Las muñecas de este periodo se visten como sus dueñas, siendo reflejo de las costumbres de sus mayores y al mismo tiempo se acompañan con todo tipo de artículos de uso doméstico: vajillas, cacharritos, muebles, vestidos, animales, etc. Las casas de muñecas que tanto éxito cosecharon eran todavía propias de reinas y princesas.

Los niños y niñas de las clases menos pudientes se resignaban a jugar con caballitos de madera y muñecas de trapo o de cartón.


El juguete se industrializa

En el s. XVIII Europa vive una auténtica transformación. Se inicia la revolución industrial, y con ella una nueva era que incidirá directamente en el mundo del juguete.

La mayoría de los niños seguía jugando con juguetes artesanales e incluso, en la mayoría de las ocasiones, eran ellos mismos quienes los fabricaban, generalmente buscando imitar objetos de la vida real. Pero el proceso industrial dio un giro a la elaboración de estos artilugios de diversión y la evolución de la tecnología permitió crear objetos cada vez más parecidos a los reales para la distracción de los niños. Comenzaron a producirse de manera industrial empleándose materiales nuevos como la hojalata.

A medida que avanza el siglo se van extendiendo también los juegos de carácter instructivo y se empieza a hablar por primera vez de juguetes pedagógicos.

El plástico transforma el juguete

Sin embargo la auténtica revolución del juguete vendrá de la mano del s. XX. Aumenta la preocupación por la higiene y los materiales asépticos. Surgen de este modo, ya en los años 30, las muñecas fabricadas en celuloide, pasta-cartón, etc.

Muestra de este periodo entreguerras es la afición por los soldados de plomo, y por las muñecas vestidas y peinadas a la moda. Aunque la influencia anglosajona y las muñecas americanizadas no tardarán en llegar.

A mediados de siglo, en 1948, se aplica el plástico por primera vez a una muñeca. La revolución del plástico permitió aumentar la producción y abaratar los precios. Las muñecas se democratizaban y dejaban de estar únicamente al alcance de grandes señores. Desde entonces no ha parado de evolucionar.


La electricidad se alía con el juego

La incorporación de la electricidad a los juguetes se produjo de una forma casual, como tantos descubrimientos a lo largo de la historia: A principios del s. XX Joshua Lionel Cowen creó un tren eléctrico como reclamo para el escaparate de su juguetería, pero recibió tantas peticiones que la atracción publicitaria acabó por convertirse en un clásico de la industria juguetera. En 1912 ya se fabricaban modelos con alumbrado en su interior. Después el nacimiento del automóvil contribuyó a un entusiasmo desenfrenado y no tardaron en ponerse a venta pequeños coches de metal a escala (scalex) que fueron incorporando luces y motor eléctrico. Los ingredientes necesarios para que en los años 50 naciera en Inglaterra el Scalextric®, scalex eléctricos.

Los videojuegos, también llegaron en la década de los 50, cuando a Willy Higgimbothan se le ocurrió un juego interactivo en el que, reproducidos en una pantalla, dos tenistas jugaban en una pista de dos dimensiones pasándose la pelota de un lado al otro de la red. Después Steve Russell y sus marcianitos enfrentándose en una batalla espacial revolucionaron el mundo del juego en los años 60. Pero su historia desde entonces hasta hoy ya es por todos conocida…


La historia de una patata que llegó a ser el juguete más vendido de la historia

En 1952 nació un juguete singular: Mr. Potato. Fue además el primer juguete anunciado en televisión. Pero su imagen era bien distinta a la que conocemos en la actualidad. El juego en sí constaba únicamente de una serie de piezas (brazos, boca, nariz, bigote, pipa, brazos...) que se pinchaban sobre una patata real, que dio nombre al producto: Mr. Potato Head (Sr. Cabeza de Patata). La idea fue fruto del convencimiento de los fabricantes de que los niños disfrutaban jugando con la comida. Y algo de razón debían de tener, porque el éxito fue tal que en 1964 entran en escena la compañera y los amigos de Potato: Mrs. Potato, Óscar Naranja, Cooky Pepino, Katie Zanahoria y Pedro Pimiento.

En la década de los 70 Mr. Potato crece de tamaño y estrena cuerpo de plástico, que se abría por la mitad y permitía guardar los accesorios en el interior.

En los años 90 se crea Mr. Potato suave, para los más pequeños, manteniendo la forma y el concepto, pero las piezas, en vez de pincharse, se pegan con velcro sobre un cuerpo patata blandito.

Hoy Mr. Potato puede presumir de ser el muñeco más vendido de la historia.


¿Sabías que...

…el juego de mesa más antiguo es el llamado Juego Real de Ur, de más de 4.500 años de antigüedad? Se cree que el pueblo sumerio acostumbraba a colocarlos en las tumbas, para que los difuntos tuvieran un pasatiempo con el que entretener su eternidad. También el dominó se inventó hace 4 milenios, y el ajedrez cuyo origen se encuentra en la India de donde también el parchís, data del s. V de la era cristiana. Los juegos de mesa apenas han variado a lo largo de 6 milenios, si bien el cambio más significativo ha sido la posibilidad de interacción gracias a la incorporación del DVD a los mismos.

…la versión moderna del yoyó proviene de Filipinas, donde se empleaba como arma? Aunque ya hay vestigios de su existencia en la Antigua Grecia, no llegó a Estados Unidos hasta 1929. Sobre la etimología de su denominación hay versiones dispares: unos dicen que yoyó significa “el que vuelve” en filipino, otros que es una variación de la voz francesa “joujou” (juguete), pues en vísperas de la batalla de Waterloo se popularizó su uso entre las tropas de Napoleón, quienes recurrieron al yoyó para relajarse.

…el osito de peluche nació en 1902 en homenaje a un oso indultado por el presidente americano Theodore Roosevelt en una cacería? Una tira cómica en un periódico narró el incidente y un juguetero decidió reproducir el ya famoso Teddy Bear en felpa para adornar su escaparate. Su popularidad desencadenó su fabricación masiva.

…el Monopoly es el juego de mesa más jugado del mundo desde que fuera patentado en EEUU por un vendedor en paro en los años 30? Hasbro organiza regularmente campeonatos mundiales y en la actualidad el título lo ostenta un español.

…el yoyó fue el primer juguete que llegó al espacio? Fue en 1955 y se utilizó para estudiar el comportamiento de la gravedad.

…Barbie, la estilizada muñeca de Mattel, fue creada en 1959 por Elliot Handler y su esposa Ruth, quienes la bautizaron como a su pequeña hija Barbie? Su popular novio recibiría el nombre de su hijo Ken.



Redacción: Lola García-Amado
Fuentes: Asociación Española de Fabricantes de Juguetes, Juguetes Hasbro.

Tras leer este texto, otras personas han leído:

  • Carta para Papá Noel

    Carta para Papá Noel

    Comienza la cuenta atrás, ya quedan pocos días para la llegada de Papá Noel. ¿Tienes preparada tu carta? (historia de los juguetes)

  • ¿Cómo acertar con los regalos de Navidad?

    ¿Cómo acertar con los regalos de Navidad?

    Se acerca la Navidad, una época marcada, sobre todo para los niños, por los regalos de Papá Noel y los Reyes Magos. Desde primeros de diciembre los más pequeños de la casa comienzan a hacer la lista... (historia del juguete)

  • ¿Cómo juegan nuestros hijos?

    ¿Cómo juegan nuestros hijos?

    Según un estudio del Observatorio del Juego Infantil, los niños españoles juegan menos y más solos a causa del estilo de vida de sus familias (la historia de los juguetes)

1 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo

Discusión

Anónimo
Enviado por: el día 20-04-2011
Me parece excelente, me gustaría saber cuando fue creado el articulo???