Cuentos infantiles y relatos para bebés y niños, Clásicos

La Cenicienta, Blancanieves, Caperucita Roja, El patito feo, Los tres cerditos, Pulgarcita, Ricitos de oro y los tres ositos, Hansel y Gretel... todos los cuentos clásicos de los hermanos Grims, de Andersen, etc. los encontrarás en esta categoría de cuentos infantiles.
Ver Más
Publicar cuento
  • el renacuajo

    El hijo de Rana, Rinrín Renacuajo, salió esta mañana, muy tieso y muy majo. Con pantalón corto, corbata a la moda, sombrero encintado y chupa de boda. "¡Muchacho, no salgas!" Le grita mamá....

  • la bella durmiente

    Hace muchos años, en un reino lejano, una reina dio a luz una hermosa niña. Para la fiesta del bautizo, los reyes invitaron a todas las hadas del reino pero, desgraciadamente, se olvidaron de invitar...

  • Nerea la niña española

    Nerea era una niña muy guapa que vivía en un pueblecito español con sus padres y sus hermanos. A pesar de su gran belleza no tenía ninguna amiga y se llevaba muy mal con sus hermanos. Quería siempre ser...

  • Un regalo del cielo

    Aquella mañana de Sábado Carlos se levantó temprano, su padre le había prometido ir a comprarle una cometa y estaba emocionado, llevaba tiempo soñando con ir al parque Juan Carlos I a volarla como hacían...

  • Fiesta en el limonero

    TOC TOC TOC! ¡TOC TOC TOC! -¿Quién es?- preguntó la hormiga negra asomándose por la ventana de su casa. -¡Soy yo, Pico el cartero! ¡Te traigo una carta que te manda la mariposa azul! -¿Una carta? ¿Y...

  • El mago la galera y tabaré

    Entre exclamaciones de asombro y aplausos, el Mago sacó de su galera un conejo blanco. Era un truco que repetía en todas sus funciones de circo. Sin embargo la repetición no le quitaba encanto: cuando...

  • Rufo

    Rufo era un travieso conejito que vivía con su mamá en el campo. Su madre era muy buena con él. Hacía todo lo posible para que nunca le faltara nada. Si el conejito tenía hambre, su mamá iba y le buscaba...

  • ni chicha ni limona

    Como aún era demasiado renacuajo para ir solo en metro, cruzar la calle por mi cuenta, o invitar al cine a la chica pecosa que vivía en el rellano de mi escalera, decidí convertirme en coleccionista. Empecé...

  • el villano y la vid

    El campesino cuidaba muy bien de la vid y esta creyó que la quería mucho, pues la apuntalaba con ramas. Tendré que recompensarle con buenos racimos, pensó ella. Y la vid trabajó...

  • Rompelotodo

    Marta vivía, como han vivido muchos de los niños de los cuentos, con su madrastra. Esta madrastra se llamaba doña Policarpa del Pésimo-Carácter y con esto está dicho que era mujer de un genio avinagrado...