› 
 › 
El aseo del recién nacido

El aseo del recién nacido

El aseo del recién nacido
comentarios0 comentarios
comparte

Mantener limpio al bebé es fundamental. Un aseo adecuado es la mejor garantía contra infecciones y enfermedades de origen contagioso. Sin embargo, más allá de la rutina de la higiene, el baño es un momento de bienestar y de relajación; ideal para llenar de ternura y de caricias a tu pequeño


El aseo de la cabeza a los pies

Para los bebés que no se aficionen pronto a la inmersión o cuando no tengas tiempo para realizar un baño completo, puedes recurrir a un paño o a una esponja como instrumentos de limpieza de tu hijo. Puedes lavarle las partes del cuerpo pasando por la cara, las manos y el culito, pero sin desvestirle por completo, como parte del ritual de cambiarle el pañal y vestirle y bañarle cada dos o tres días. Para ello:

1. Escoge un buen lugar, plano y cómodo: la mesa de cambiarlo, tu cama o su cuna, y cúbrelo con una tela impermeable o una toalla gruesa.

2. Antes de desnudar al niño, prepara el equipo necesario:

• Jabón específico para bebé

• Dos paños de aseo o esponjas

• Toalla (preferiblemente con capucha)

• Pañal

• Ropa limpia

• Pomada para las irritaciones

• Gasas estériles y agua hervida

• Gasas con alcohol o productos cicatrizantes para el cordón umbilical

• Un recipiente con agua tibia

3. Prepara al niño, procurando que no se enfríe. Si la temperatura de la habitación no es la adecuada, cúbrelo con una toalla y no le quites el pañal hasta que procedas a la limpieza de esa zona.

4. Empieza el aseo desde las zonas más pulcras a las más sucias, para que la esponja y el agua permanezcan más tiempo limpias. Aplica el jabón con un paño y enjuaga con otro limpio. No conviene abusar del jabón, por lo que bastaría con diluir unas gotitas de gel en el agua; excepto si utilizas jabón de Recién Nacido, su composición permite aplicarlo directamente sobre la piel. A continuación, sigue este orden:

• Cabeza: Usa jabón sólo una o dos veces por semana. El resto simplemente enjuaga con agua sola o con unas gotitas de jabón disueltas. Lávale sujetando la cabeza con la palma de la mano y sécalo bien con una toalla antes de continuar.

• Cara: Con gasas estériles humedecidas en agua hervida tibia o suero fisiológico, límpiale los ojos. Usa una gasa para cada uno. Limpia con agua alrededor de las orejas, nunca los oídos, y seca todas las partes.

• Cuello y pecho: Insiste bien en los pliegues. Y sécalo.

• Brazos: Extiéndelos hasta llegar al pliegue del codo. Presiona las palmas de las manos para que abra el puño y lávalas con jabón, enjuagándolas bien antes de que se las lleve a la boca y sécalas.

• Espalda: Apoya al niño sobre el estómago con la cabeza de lado para lavarle la espalda. Una cuantas gotas de jabón líquido disueltas en el agua son suficientes para una limpieza eficaz pero suave. Sécalo y viste la parte de arriba antes de continuar. Así evitarás que coja frío.

• Piernas: Extiende las piernas hasta las corvas y lava bien los pliegues. Después sécalas.

• Zona del pañal: Sigue las indicaciones de tu matrona para el cuidado del cordón umbilical. Una de las más recomendadas es limpiarlo con una gasa estéril mojada en una solución aséptica o simplemente con agua y jabón. Sécalo muy bien y cambia el pañal, aplicando pomada en las zonas irritadas.

5. Después de ponerle el nuevo pañal, dejando el cordón descubierto…¡tu pequeño ya está listo!


Tolerancia a productos de higiene para bebés entre los niños de corta edad

La tolerancia y seguridad de los productos de higiene limpiadores para bebés son de suma importancia; su piel es mucho más delicada e inmadura que la piel adulta, lo que la hace, en muchas ocasiones, sensible a determinados productos limpiadores. Es esencial, por lo tanto, que se cuide y se proteja la epidermis del pequeño con productos especiales para mantenerla sana y facilitar su correcto desarrollo.

El estudio de Tolerancia a Productos de Higiene para el Bebé llevado a cabo entre 180 bebés de ambos sexos de edades entre 1 días y 11 meses concluyó que el Jabón Líquido Johnson's Baby para Recién Nacido es el único jabón líquido para recién nacidos que demuestra mayor suavidad e hidratación que el baño sólo con agua. Sobre la piel del bebé produce:

- mayor hidratación

- menos cambio del pH

- menor pérdida de agua

- menor enrojecimiento

Johnson’s Baby para Recién Nacido se puede aplicar además, directamente sobre la piel para un baño suave, ya que no seca ni irrita y gracias a su exclusiva fórmula “No llores Más” evita escozores en los ojos del niño.


Consejos de higiene corporal según la Asociación Española de Pediatría

• Se ha de asear o bañar al niño desde los primeros días de vida.

• Si todavía tiene el cordón umbilical no se debe mantener al bebé demasiado tiempo en el agua y, a continuación, se debe secar bien el cordón y envolverlo en una gasa estéril.

• El agua debe estar a una temperatura alrededor de los 36º C.

• El jabón o gel deben ser especialmente desarrollados para la delicada piel de tu bebé.

• Después del baño conviene hidratar la piel del niño aplicando loción hidratante o aceite de bebé (para que emulsione bien, la piel debe estar mojada).

• No se le deben aplicar polvos de talco, ya que al aspirarlos pueden llegar a sus pulmones.

• Algunos niños presentan costra láctea o dermatitis seborreica en la cabeza. Para ablandarla se aplica antes del baño un poco de aceite de bebé o vaselina estéril encima de la costra. De esta forma es más fácil que se desprenda con el baño.

• La piel se debe secar sin frotar, presionando con suavidad, especialmente en las zonas de pliegues donde son frecuentes las irritaciones.

• Para limpiar los oídos, retirar secreciones de los ojos o limpiar las fosas nasales se utilizará suero fisiológico.

• Los genitales de las niñas se limpiarán siempre de delante hacia atrás, así evitamos que las bacterias intestinales puedan pasar a la vagina produciéndose infecciones

Tras leer este texto, otras personas han leído:

  • ¿Por qué los recién nacidos se asustan cuando duermen?

    ¿Por qué los recién nacidos se asustan cuando duermen?

    El sueño de los bebés difiere mucho del de los adultos. A diferencia de estos, los recién nacidos no duermen seguido muchas horas.  (jabones para bebes recien nacidos)

  • La piel de un bebé es más delicada

    La piel de un bebé es más delicada

    Uno de los órganos en los que las madres centran más su atención es en la piel, ya que desde el nacimiento, en ocasiones se presentan cambios en la coloración, irritación, descamación, rozaduras y manchas... (aseo personal del recien nacido)

  • ¡Sólo quiere que le coja en brazos!

    ¡Sólo quiere que le coja en brazos!

    ¿En cuanto le dejas en la cuna o en el parque se pone a llorar? ¿No puedes ni hacer las camas sin que berree y llame tu atención? A muchos niños les pasa, pero es imposible que hagas vida normal si... (aseo del recien nacido)

0 Comentarios

Anónimo
Inicia sesión o regístrate para comentar este artículo