Vídeo- La lata equilibrista - mini-nautas videos en TodoPapás

Necesitas agua, una lata de bebida y una superficie recta.

Coge la lata e intenta colocarla en diagonal sobre uno de sus cantos, verás que es imposible.

Pero hay una manera de conseguirlo. Vacía el contenido de la lata y llénala de agua hasta un tercio. Prueba de nuevo. ¿Lo consigues? Empuja la lata desde esa posición y verás que comienza a girar y balancearse.

Esto ocurre porque cuando la lata está llena su centro de gravedad coincide con el centro de la lata, y al desplazarla hacia un lado, la lata cae hacia ese lado. Si la llenas solo un tercio, el peso de la lata se concentra en la parte inferior, de manera que su centro de gravedad se traslada al punto más bajo. Al inclinarla, ese punto está situado justo por debajo del punto de apoyo y la lata no cae.

Es algo parecido a lo que le pasa a la Torre de Pisa.

 

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×