×
  • Buscar
Publicidad

Vídeo - Proceso Fecundación in vitro videos en TodoPapás

Publicidad
Publicidad

La fecundación in vitro es una técnica avanzada de reproducción asistida en la que se fecundan en el laboratorio los óvulos con los espermatozoides de la pareja o del donante. Los espermatozoides obtenidos de esta fertilización se transferirán al útero de la paciente.

Esta fertilización consta de cuatro fases.

1.       Estimulación ovárica: Se estimulan los ovarios de la paciente para conseguir que produzcan más un óvulo en ese ciclo. Para ello se utiliza medicación hormonal de fácil administración. A continuación se controla el crecimiento de los folículos ecográficamente.

2.       Punción ovárica: Se extraen los óvulos en una intervención ambulatoria. La punción es prácticamente indolora y en una hora la paciente puede volver a su casa.

3.       Fecundación y cultivo de los embriones: Existen dos alternativas. Fecundación in vitro. En esta técnica se ponen en contacto 25 millones de espermatozoides por cada óvulo, y se deja que se produzca por sí misma la  fertilización. O inyección intracitoplasmática de espermatozoides. En este caso se inyecta un solo espermatozoide en el óvulo de la paciente. La FIV puede complementarse con programas específicos que seleccionan los mejores espermatozoides. Dicha selección puede llevarse a cabo por la utilización de potentes microscopios.

4.       Transferencia embrionaria: Se realiza pasados dos o tres días desde a fecundación. Consiste en introducir los embriones mediante una fina cánula al fondo del útero. Un proceso indoloro que permite a la paciente volver a casa a las pocas horas.

Congelación de embriones: Si no se han transferido todos los embriones en el proceso de fecundación y estos presentan buen aspecto morfológico, estos se congelan para posteriores ciclos. En caso de presentar mala morfología se mantienen en cultivo secuencial y si se desarrollan hasta blastocistos pueden ser entonces congelados.

Publicidad
[#CSS-EXTRA#]