Vídeo - Relactación videos en TodoPapás

Si ustedes tuvieron que suspender la lactancia por algún motivo o por operación o por alguna enfermedad, sepan que hay una técnica que se llama relactación, que colabora que la leche vuelva a salir del pecho y para seguir en contacto con el bebé. La puericultora Paola de los Santos nos va a hablar de esto.

La relactancia es el proceso por el cual vamos a restablecer el flujo de leche materna ya sea porque se suspendió o se vio disminuido. ¿Cuándo se usa? Cuando la mamá necesita darle más alimento al bebé porque no está produciendo la leche necesaria que requiere el bebé. Cuando hay un bebé que tiene necesidades especiales, por ejemplo, un bebito con síndrome de Down, con paladar hendido, con un prematuro, cuando el bebé estuvo internado o cuando las primeras semanas no tuvo contacto con el pecho y no pudo ser amamantado. Ahí usamos la relactancia.

¿Cuál es la idea de la relactación?

La idea es poder reestablecer este flujo. Pongamos que la mamá tuvo que estar internada después de que el bebé nació y tuvo que suspender la lactancia por una cuestión de distancia obvia. Enctonces lo que hacemos es con una sondita muy pequeña, nasogástrica, que se adhiere al pezón de la mamá, el bebito se prende del pecho y a la vez de la sonda. De esta manera con leche en el biberón o en el vasito, el bebé estimula el pecho, porque recordemos que la leche materna se genera pura y exclusivamente por la demanda. Si hay demanda hay oferta de leche. Si no el pecho no produce leche. El bebé vuelve a estimular la glándula mamaria y la mamá vuelve a producir lo que necesitaba, en algunos días, y a la vez nos aseguramos que el bebé tome la leche materna que se extrajo o de fórmula.

Para esto hay que tener en cuenta algunas claves, por ejemplo:

Cuál es la edad del bebé. Este es un dato fundamental. Si el bebé tiene entre 2 meses y medio y 3, tendremos más posibilidades de éxito con la relactancia. A partir de los 3 meses los bebés tienen otras inquietudes y se empiezan a distraer con la sondita.

Otro dato importante es saber cuánto tiempo este bebé no ha tomado el pecho o está utilizando el biberón. Es decir cuánto se ha acostumbrado a tomar el biberón este bebé.

También es importante cual es la condición de la mamá, si tiene ayuda en casa, si tienes otros niños a quién atender, cual es la situación familiar, etc. Porque es una situación que provoca estrés y requiere de mucha disposición física, emocional y de ayuda dentro del hogar.

La idea es también que el bebé siga en contacto con la mamá ¿no? Y que siga recibiendo ese calor. Porque la posición ¿es la misma?

La posición es la misma y de hecho hay mamás que adoptan bebés que tiene ganas de amamantar cuando el bebé es muy chiquito e independientemente de la cantidad de leche que vayan a producir, esto es muy saludable y reconfortante para el vínculo entre ellos dos. Hay mamás que adoptan que llegan a producir leche como para satisfacer las necesidades de ese bebé.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
Cerrar
×


×
×
×