×
  • Buscar
Publicidad

¿Te sientes culpable por querer tiempo libre?

¿Te sientes culpable por querer tiempo libre?

Siempre te habías imaginado como una supermamá, pendiente en todo momento de tu niño y capaz de satisfacer todas sus necesidades sin despeinarte, siempre con una sonrisa en la cara. Pero ahora que por fin tu bebé ha nacido y que llevas dos meses encerrada en casa, cambiando pañales y dando el pecho cada dos por tres, lo único que te apetece es dejar al peque con alguien y salir por ahí a relajarte y olvidarte de que ya eres mamá.

Publicidad

No te puedes perder ...

Y tambien:

Quizá este sentimiento te haga sentir culpable y creer que no eres una buena madre por no querer estar las 24 horas del día con tu niño, pero nada más lejos de la realidad. No debes agobiarte por desear tener un rato para ti, o incluso para salir a cenar por ahí con tu pareja, solos.

Es de lo más normal y de hecho, beneficioso para tu salud mental. Por mucho que quieras a tu niño y por muy buena madre que quieras ser, sacar un tiempo para ti misma te ayudará a disfrutar más de tu maternidad. Y seguro que ayuda a tu relación de pareja, que ahora seáis tres no significa que tengas que olvidarte de tu papel de esposa y mujer.

Así que aprovecha la ayuda que te brinden tus familiares y tómate de vez en cuando un respiro para ir a dar un paseo, de compras, a un spa o al cine con tu pareja. Y no te sientas culpable, pasar cortos periodos de tiempo lejos de tu bebé puede convertirte en mejor madre. Una pausa te ayudará a sentirte relajada y descansada, lo que significa que afrontarás mejor la situación. Además, es bueno que el bebé se acostumbre a que te vayas de vez en cuando, así se irá preparando para cuando tengas que volver al trabajo y desarrollará sus habilidades sociales al tener que relacionarse con otras personas.


Fuente:

Smulders, Beatrijs (2010), Posparto seguro y los primeros meses tras el parto, Ed. Medici.

Fecha de actualización: 22-07-2010

Redacción: Irene García

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.