Las cesáreas influyen en la evolución del cuerpo de las mujeres

Las cesáreas influyen en la evolución del cuerpo de las mujeres
comparte

Muchos casos de cesáreas se deben a una pelvis demasiado estrecha, lo cual está teniendo un impacto en la evolución humana ya que, con las técnicas de hoy en día, mujeres que hace cientos de años no habrían podido tener hijos ni pasar esos genes a sus hijas, hoy en día los perpetúan, cambiando en parte el cuerpo de las mujeres.

La evolución de las especies depende de varios factores según los expertos: la micro evolución, la ocurrencia y acumulación de mutaciones en la secuencia genética de un organismo; la selección natural; la especiación.


En cuanto a la selección natural, es decir, la supervivencia del más apto, un mecanismo natural por el cual los miembros más aptos de una especie sobreviven para pasar su información genética, mientras que los más débiles son eliminados (mueren), no tiene mucho sentido desde que la medicina ha evolucionado de tal manera que permite que ciertas personas que hace miles de años no habrían sobrevivido a sus primeros años de vida ni podido tener hijos, vivan vidas largas y procreen.


Algo así está ocurriendo con las cesáreas, sobre todo en aquellos casos en las que esta intervención tiene lugar a causa de una pelvis estrecha. Así, según un estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences, los casos en los que el bebé no cabe en el canal de parto han aumentado de 30 por cada 1.000 en los años 60 a 36 por cada 1.000 en la actualidad.


Y es que hace cientos de años los genes de pelvis estrecha no habrían pasado de madre a hija porque ambas habrían muerto en el parto, pero hoy en día, gracias a las cesáreas, el bebé nace sin problemas.


Los investigadores también piensan que posiblemente esta tendencia continúe y aumente, pero no hasta el punto de que le ocurra a todas las mujeres.


"Sin las intervenciones médicas modernas esta clase de problemas solían ser letales, y esto, desde el punto de vista de la evolución, es la selección natural", afirmó Philipp Mitteroecker, del departamento de biología teórica de la Universidad de Viena. "Las mujeres con una pelvis angosta no habrían sobrevivido hace 100 años. Ahora sí, y pasan sus genes que codifican información para una pelvis estrecha a sus hijas".


Esta investigación se inició porque desde hace tiempo los científicos se preguntan por qué la pelvis humana no se ha ido ensanchando con el paso de los años, teniendo en cuenta que la cabeza de un bebé humano es mucho más grande que la de cualquier otro primate. Lo que encontraron fueron fuerzas evolutivas opuestas. Por un lado, cada vez los recién nacidos pueden ser más grandes y sanos gracias a los avances médicos. Antes, bebés demasiado grandes podían quedarse atascados en el canal, con resultados fatales, pero hoy en día las cesáreas permiten que los niños nazcan a pesar de ser más grandes o cabezones. "Un lado de esta fuerza selectiva, llamémosla la tendencia a tener bebés más pequeños, está desapareciendo por las cesáreas", explica el Mitteroecke. Y, por otro lado, las pelvis cada vez son más estrechas gracias a esta misma intervención. Fuerzas evolutivas opuestas que no cumplen la selección natural pura y dura por la intervención del hombre. 


Te puede interesar:
Las tomas de biberón de un recién nacido deben ser definidas por el propio bebé tal y como se hace con la lactancia materna, que es a demanda. De esta manera, el bebé se regula en función de las necesidades de cada momento.


Fuentes:

Neandertal birth canal shape and the evolution of human childbirth https://www.pnas.org/content/106/20/8151

Fecha de actualización: 29-03-2017

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>