Informe TodoPapás 2007 - La mitad de las familias españolas gasta en sus hijos más de 25% de sus ing

Informe TodoPapás 2007 - La mitad de las familias españolas gasta en sus hijos más de 25% de sus ing
comparte

¿Cómo compran los padres de hoy? ¿Cuánto gastan en un hijo? ¿Y en dos? ¿En qué invierten este gasto? Te damos la respuesta a estas preguntas y muchas más. Gracias a una completa perspectiva de mercado elaborada por TodoPapás durante el pasado año, te mostramos una fotografía de las necesidades, comportamientos y motivaciones de todos aquellos que afrontamos el reto del crecimiento de un niño.

 

¿Cuánto gastamos en nuestros niños?
La primera cuestión de tipo económico que cualquier familia se plantea cuando decide ampliar su número de hijos es el impacto que ello supone sobre el presupuesto familiar. El análisis detallado de los datos proporcionados por la encuesta ha permitido conocer cuál es el rango más frecuente de gasto. Así, sabemos que casi la mitad de las familias (48,4%) gastan entre 5.000 y 7.000 euros en cada hijo. El segundo grupo de familia más frecuente, que supone algo más de una tercera parte de las encuestas, destina menos de 5.000 euros al año a satisfacer las necesidades de cada hijo. De forma clara, a medida que se incrementa el gasto anual en un hijo, disminuye el porcentaje de familias que pueden afrontarlo. El caso más extremo se sitúa entre aquellas que afirman gastar más de 11.000 euros al año en cada hijo, que tan sólo suponen un 1,5 por ciento de total.

Graf. 1: Rangos de gasto anual en un hijo

Image


Por lo tanto, para medir lo que implica el esfuerzo real que supone un niño, hemos valorado el gasto en términos de porcentaje de la renta disponible. Observamos que para un 27% de las familias, los gastos dedicados a cubrir las necesidades de los hijos suponen más del 30% de la renta disponible familiar. Si consideramos que el coste medio de una hipoteca es de más del 40% de la renta familiar, podemos adelantar, en conclusión, que dicho esfuerzo es, en conjunto, muy importante. Y teniendo en cuenta que sólo resta un 30% para los demás gastos, los datos evidencian una de las razones de mayor peso por las que las familias no se plantean tener más hijos en los próximos años.

Otra de las conclusiones más relevantes de este estudio Todo Papás es que el porcentaje de renta familiar absorbido por los gastos en los hijos cambia de forma importante dependiendo de la edad del niño, además de, lógicamente, el tamaño familiar. De este modo el gasto medio por hijo se incrementa con la edad de éste hasta llegar a los tres años, descendiendo a partir de entonces.

El gasto medio destinado a los hijos menores de un año resulta generalmente menor que el destinado a los hijos con un año de edad. En este incremento del gasto tras el primer año de vida intervienen: la ausencia de lactantes en este último rango de edad con el consecuente aumento medio en el gasto en productos de alimentación para niños, y sobre todo el incremento en los gastos destinados a educación (guarderías).

La combinación de estos factores provoca que el 70,8% de las familias con un hijo de un año de edad dediquen más de 5.000 euros anuales a cubrir sus necesidades, mientras que el porcentaje de familias que gastan más de 5.000 euros anuales desciende hasta el 67,3% cuando el hijo tiene una edad inferior al año.

El gasto anual en los niños de dos años crece de nuevo con respecto a los hijos de un año de edad. El 27,2% de las familias con un hijo de dos años destina más de 7.000 euros al año para cubrir sus necesidades, porcentaje superior al de familias con un hijo de un año de edad.

Este aumento del gasto total tras cumplir los dos años puede ser explicado por la escolarización de los niños a dicha edad y con la escasez de plazas públicas para guarderías, lo que supone un importante desembolso en centros privados. Todo ello hace que la edad en la que el volumen de gasto destinado a un hijo es el más elevado sea la correspondiente a los 24 y los 36 meses.

A partir de los tres años se observa un descenso del volumen del gasto destinado a un hijo como consecuencia del mayor porcentaje de niños escolarizados en plazas públicas (un 68%) frente al 42,6% cubierto con plazas públicas para niños entre los 0 y los 2 años . 

Gráf. 2: Estructura del gasto medio en un hijo según su edad

Image

Atendiendo al lugar de residencia  de los padres se observan mayores niveles de gasto medio en las Comunidades Autónomas con un mayor nivel de renta disponible. Así en el País Vasco (5.611 euros anuales), la Comunidad de Madrid (5.588 euros) y Cataluña (5.505 euros) se observan niveles de gasto medio superiores a la media nacional (5.422 euros anuales). Por el contrario, Castilla y León, Valencia y Andalucía muestran niveles de gasto medio inferiores al total nacional.

{mospagebreak}
 

No te puedes perder ...

El 27,4 por ciento de los españoles no se protege frente al sol

El 27,4 por ciento de los españoles no se protege frente al sol

Según el "Estudio sobre Hábitos Cosméticos de los Españoles" llevado a cabo por Les Cosmétiques, el 79,9% de las mujeres y el 63,5% de los hombres considera importante el factor de protección solar y lo tiene en cuenta a la hora de comprar una crema solar. Paradójicamente la zona norte de España es la más preocupada por el factor de protección (77,9%) mientras los habitantes de la zona noreste de nuestro país son a los que menos preocupa este asunto (65,8%).

Castilla y León, con un gasto medio anual de 5.228 euros es, de entre la Comunidades Autónoma analizadas, donde los padres destinan en media un menor volumen de recursos a atender las necesidades de cada hijo. La diferencia en el gasto medio destinado a cada hijo entre el País Vasco y Castilla y León es de un 7,3%.

Gráf. 3: Distribución del gasto anual en un hijo por lugar de residencia

Image

Aunque las familias residentes en el País Vasco, Madrid y Cataluña sean las que destinen un mayor gasto a satisfacer las necesidades de cada hijo, el mayor nivel de renta en estas Comunidades permite a las familias compatibilizar un mayor gasto por hijo con un nivel de esfuerzo económico dedicado a los hijos menor a la media nacional.

Mientras en el conjunto de España un 49,6% de las familias debe destinar más del 25% de sus ingresos a las necesidades de sus hijos, en el País Vasco son sólo el 36,5% de familias las que realizan este nivel de esfuerzo. En la Comunidad de Madrid el porcentaje de familias que destinan más del 25% de la renta a sus hijos es del 45,9% y del 48,2% en Cataluña.

Castilla y León también ofrece niveles de esfuerzo sustancialmente menores a la media nacional (un 45,8% de las familias castellano leonesas destina más del 25% de sus ingresos a los hijos), pero ello se debe en este caso a que los niveles de gasto destinados a cada hijo resultan sustancialmente inferiores a los de la media nacional (5.228 euros anuales frente a 5.422 en el conjunto de España) y no a un mayor nivel de renta disponible familiar.

Las familias andaluzas se caracterizan por mostrar niveles de esfuerzo económico en los hijos muy superiores a los del conjunto de España ya que casi un 60% de las mismas destina más de una cuarta parte de sus ingresos totales a los hijos.

¿A qué tipo de productos y servicios para niños se orienta el gasto?

La cesta de la compra dedicada a los niños entre 0 y 5 años se compone de ocho segmentos básicos: productos de alimentación, productos de puericultura, textiles, juguetes, servicios de salud e higiene, educación, turismo, ocio y cultura.

Sin duda la categoría estrella en el presupuesto familiar está constituida por la alimentación, que absorbe en media el 23,3% del gasto anual en un hijo. A estos productos le siguen los servicios de salud, - 16,9 por 100 del gasto medio - y la educación (15,4%), seguido por los productos textiles (13,5%) y productos de puericultura (11,4%). Por debajo del umbral del 10% se encuentran los juguetes (8,3%), ocio y cultura (6,6%) y turismo (4,6%).
Teniendo en cuenta el importe del gasto destinado a los hijos, se puede observar en la tabla siguiente un desglose del gasto medio en un hijo de acuerdo a los diferentes segmentos del mercado:

Tabla 1. Distribución del gasto medio en un hijo*

Image

En el estudio de esta cesta de la compra destaca el cambio en su composición a medida que aumenta el número de hijos en el núcleo familiar. La riqueza de información de la encuesta permite segmentar no sólo por el número de hijos nacidos sino también considerando de forma separada aquellas familias que se encuentran esperando un hijo.

Servicios de salud e higiene
De hecho, una de las conclusiones más reveladoras de este Informe TodoPapás es que el porcentaje medio de gasto en un hijo destinado a servicios de salud e higiene alcanza su máximo cuando la mujer se encuentra embarazada, llegando a representar el 17,9% de los gastos vinculados a su futuro hijo. Consecuencia de la anticipación de algunos gastos asociados al parto, como seguros médicos, pruebas, consultas, etc. De hecho, una vez que el niño ha nacido, y durante su primer año de vida, el gasto medio destinado a salud e higiene desciende hasta un 17,1%.

Puericultura
En el mercado de los productos de puericultura se observa cómo las familias anticipan la compra de determinados productos de puericultura antes del nacimiento de su hijo. El gasto vinculado al futuro bebé de estas familias alcanza el 11,2%. Sin embargo, son las familias con un hijo menor de 12 meses las que destinan un mayor porcentaje de sus gastos a la compra de estos productos (12,6% del gasto total en un hijo) para descender tras cumplir el niño su primer año de vida. En este contexto es muy importante resaltar que los porcentajes de gasto no incluyen las adquisiciones de productos obtenidas mediante regalos, cuya relevancia puede ser considerable.

Dentro de este mismo segmento de productos, destaca la importancia que presenta el tamaño familiar. De hecho, las familias con dos hijos destinan un porcentaje medio inferior de sus gastos a los productos de puericultura de su segundo hijo (10,3%) que del primero (11,9%). Si a este dato se une que el intervalo medio de nacimiento entre el primer y segundo hijo es en España de dos años, es evidente que se produce una reutilización de los productos de puericultura entre ambos hijos.
Sin embargo, este patrón de ahorro no se mantiene con el nacimiento del tercer hijo ya que el porcentaje de gasto destinado a productos de puericultura en el tercer hijo vuelve a elevarse al 12%. Debido a la obsolescencia de los productos que impide una segunda reutilización, causada por un intervalo entre el nacimiento del segundo y tercer hijo que se eleva hasta los 2,3 años.

{mospagebreak}

Textil
Los productos textiles, que suponen un 13,5% del gasto medio por hijo, también muestran la anticipación en los gastos antes del nacimiento del hijo. Las familias que esperan su primer hijo destinan el 12,5% de sus gastos en un hijo a productos textiles, comportamiento que se ve favorecido por el conocimiento del sexo del hijo con anterioridad al parto.

Tras el nacimiento del hijo el peso del gasto textil se eleva hasta el 14% durante el primer año de vida. En esta gama se productos también se observa un fenómeno de reutilización, aunque mucho más leve que en los productos de puericultura. Ya que influyen otros factores como la moda, el diseño, las especificidades de los productos en estos atributos o dimensiones según el sexo de los hijos.

Juguetes
Los juguetes que suponen un 8,3% del gasto medio dedicado a un hijo alcanzan su mayor relevancia cuando la familia tiene un solo hijo (8,4%) para descender suavemente a medida que crece el tamaño familiar. También resulta destacada la compra de juguetes con anterioridad al nacimiento del primer hijo ya que un 8,2% del gasto de las familias que esperan su primer hijo se destina a la compra de dichos productos.

Alimentación
Los productos de alimentación son la categoría más notable en la cesta de la compra dedicada a nuestros niños.

De los datos obtenidos, se desprende que es entre los 12 y los 24 meses cuando la alimentación representa una mayor proporción del gasto medio en un hijo (25%). Este dato no implica necesariamente que los padres destinen menos recursos a la alimentación de los niños más pequeños, sino que el gasto en los primeros doce meses de vida de los niños se concentra comparativamente más en otros componentes (sanidad, productos de puericultura, etc.), por lo que el gasto en alimentación se diluye en el gasto total.

La opción de algunas madres por la lactancia entre los niños más pequeños permite que el porcentaje medio del gasto destinado a alimentación sea más reducido en las etapas más tempranas de vida de los hijos. A partir de los 2 años, a medida que disminuye la alimentación a base de productos específicos para bebés, la alimentación pierde progresivamente peso, orientándose la demanda hacia otros productos y servicios.

Educación
Los gastos destinados a la educación suponen en promedio el 15,4% del gasto en un hijo; lo que sitúa a esta categoría de gasto como el tercer componente más importante en los niños menores de cinco años, sólo por detrás de la alimentación y la salud. Como muestra el gráfico 2, el porcentaje de gasto dedicado a educación en un hijo depende de forma muy importante de su edad. Así, el gasto se eleva hasta un máximo del 16,8% del gasto total para los hijos con dos años de edad para descender posteriormente a un 15,8% a partir de los tres. Tal y como se apuntó en el apartado anterior este descenso a partir de los tres años se produce debido a la mayor disponibilidad de plazas gratuitas en colegios públicos a partir de esta edad.

Gráf. 4: Estructura del gasto medio en un hijo por lugar de residencia

Image

La estructura de la cesta de la compra no presenta cambios de relevancia atendiendo al lugar de residencia de los hogares tal y como se muestra en el gráfico 4. Sólo cabe destacar que en la Comunidad de Madrid, a diferencia del resto de España, el segundo segmento al que se destina un mayor porcentaje de renta es la educación (17,1%) y no la salud (16,3%), ya que son los padres madrileños los que destinan un mayor porcentaje de su gasto en los hijos a la educación (17,1% frente al 15,4% en el conjunto de España).

¿Por qué se guían los padres al comprar?

Tomando la cesta como punto de partida se advierten las notables diferencias que cada producto presenta en cuanto a las características que determinan la decisión de compra.

a. Alimentos para bebés

Gráf. 5: Criterios fundamentales de compra

Image

El criterio fundamental que guía la elección de alimentos para los hijos parece ser el de la preferencia de ingredientes naturales sin aditivos ni conservantes, por delante de otros como las recetas, la marca, las recomendaciones de amigos o el precio. De hecho, de acuerdo con la opinión de los padres, el precio es el elemento que, en general, menos se tiene en cuenta a la hora de tomar decisiones en la alimentación infantil.
Por otra parte, resultan muy llamativos los cambios que se producen en los criterios de elección de la alimentación infantil en función del número de hijos: mientras que para los padres primerizos la utilización de ingredientes naturales es el criterio fundamental, para los padres con dos hijos pequeños dicho criterio deja de ser el más valorado en su toma de decisiones y cae al tercer lugar, por detrás de la marca y las recetas.

Gráf. 4: Criterios fundamentales de compra

Image

b. Productos de higiene
La calidad es el criterio fundamental que guía las decisiones de compra en los productos de higiene, seguido muy de lejos por las recomendaciones de familiares o amigos. En el extremo contrario se sitúa el precio, que es el criterio menos tenido en cuenta y que sólo es el factor decisivo para el 4,5% de los hogares.

c. Productos de pequeña puericultura
En lo que a productos de pequeña puericultura (chupetes, biberones, intercomunicadores, etc.) se refiere, una amplia mayoría de padres (78,5%), declaran que la seguridad de los productos es el criterio clave a la hora de decidir sus compras. Por el contrario, el precio o la marca de los productos en este mercado sólo son los factores principales de elección para el 3,4 y 3,5% de los padres, respectivamente.

{mospagebreak}
d. Productos de carrocería pesada
Los criterios de seguridad (66,0%) y funcionalidad (20,3%) son los más relevantes a la hora de decidir las compras de productos de carrocería pesada. El resto de criterios (precio, marca, diseño y recomendaciones de familiares) parecen tener una importancia residual, ya que ninguno alcanza el 5%.

e. Mobiliario
En cuanto al mobiliario para bebés, el criterio más valorado por los padres es el de la seguridad (57,8%), seguido por la funcionalidad (21,5%) y el precio (8,4%).


¿Dónde compran?

De la encuesta se desprenden también datos reveladores en cuanto a los criterios que deciden el punto de venta dónde se realizan dichas compras. A tenor de los resultados obtenidos, el 62,4% de los padres encuestados señalaron a las grandes superficies como los lugares en los que realizan la mayoría de sus compras de productos de puericultura y textil, a una gran distancia del resto de las alternativas (Gráfico 6): las cadenas de tiendas (con un 16%), las tiendas especializadas (15,5%), las tiendas de conveniencia (5%) e Internet (1,2%).

Las razones aportadas por los padres para elegir cada una de las opciones son el buen precio, la amplia gama de productos y el horario de atención en el caso de las grandes superficies. Mientras que en las cadenas de tiendas infantiles además de la amplia gama de productos se busca la calidad de los mismos y una atención especializada. También la asistencia profesional, así como el buen precio y la amplia gama de productos son las principales características de las tiendas especializadas, según los encuestados, que prefieren las tiendas de conveniencia por su ubicación, cercana al hogar, y su horario. Sin embargo los encuestados han asignado el último lugar a las farmacias. Aunque se inclinan por este tipo de establecimientos por la cercanía a sus hogares y la calidad de la asistencia profesional y de los productos, el precio hace que comprar en estos establecimientos no resulte mayoritario.

Gráf. 6: Lugar de realización de la mayoría de compras de puericultura o textil



Perspectivas

El tamaño de la familia en los próximos años va a venir condicionado por las expectativas para incrementar su dimensión en un futuro. Más del 98% de las familias encuestadas no esperan incrementar su tamaño en los próximos dos años. Las razones aducidas para ello van desde la compatibilidad con la vida profesional, -determinante en las parejas son hijos, frente a la satisfacción con el número de hijos actual en las unidades familiares con más de tres niños

Gráf. 7: Razón esgrimida para no desear tener más hijos en los próximos dos años según el número de hijos

{mosimage}

Esta evolución demográfica va a incidir en el predominio de unidades familiares con escaso número de hijos, sobre las que sólo va a incidir y, de forma limitada la aportación de la inmigración.

El otro elemento clave en la evolución del mercado es de tipo cualitativo y hace referencia a la creciente asociación entre actividades lúdicas y actividades de consumo.

Las transformaciones en el comportamiento del ocio familiar pueden apuntar hacia una transformación mucho más significativa en términos de hábitos de compra. Las actividades más habituales con los hijos implican gratuidad y un grado notable de desplazamiento: dar paseos e ir al parque a jugar son las dos opciones seleccionadas con mayor frecuencia por los padres españoles (gráfico 8).
Esta tendencia hacia el ocio asociado al desplazamiento tiende a favorecer la asociación entre actividades lúdicas y actividades de consumo a medida que los centros comerciales van incorporando servicios que actúan como substitutivos del tradicional parque de juegos. De este modo, aquellos puntos de venta capaces de integrar una propuesta lúdica en su oferta serán los elegidos por los padres.

Gráf. 8: Actividades de ocio más habituales con los hijos

{mosimage}


Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado una herramienta que permite calcular el color de los ojos del bebé que arroja como resultado qué porcentaje de probabilidades existen, sobre la base de las leyes mendelianas, de que un niño tenga un color de ojos determinado. En términos generales, el color de ojos de los bebés se hereda de una manera similar al color de pelo: los genes para los colores más oscuros son dominantes.


Fuente: Informe TodoPapás 2007. 

Fecha de actualización: 10-01-2007

Redacción: Lola García-Amado

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

×


×
×
×
*/?>