×
  • Buscar
Publicidad

¿A qué edad se puede tener novio?

¿A qué edad se puede tener novio?

El amor es un tema que fascina a todos los adolescentes. Saber cuándo tu hijo o tu hija va a estar preparado para tener pareja es vital y también lo es el estar preparado para cualquier pregunta que os puedan hacer. Preguntas como ¿cómo sabes cuándo realmente estás enamorado?, ¿Cómo se puede dejar de querer a alguien?, ¿Cómo se supera una ruptura? Son absolutamente normales por lo que preparaos para saber qué responder…

Publicidad

¿Cómo saber si un adolescente está preparado para tener pareja?

La edad en la que un adolescente puede tener pareja va a depender de muchos factores. No se contempla en absoluto una edad universal a la que se puede empezar a tener pareja ya que esto depende de cada uno. Incluso dentro de las mismas familias, entre los propios hermanos puede ser que las edades adecuadas para que uno u otro inicie una relación también sean distintas. Según el Doctor Guarendi, psicólogo de familia se deben apreciar una serie de conductas antes de que este comience una relación de pareja.

 

-Es maduro moralmente

-Tiene independencia de pensamiento

-Buena historia conductual en otras configuraciones sociales

-Tiene fuerza de voluntad

-Sabe cómo elegir buenos amigos

-Es responsable con las tareas

-Respeta la autoridad

-Distingue la opinión social

 

¿Cuál es la edad adecuada para que el adolescente tenga citas a solas?

Aunque los padres tienen la idea de que es mejor que esto no llegue nunca, llegará un momento en el que se tengan que permitir las salidas a solas con su pareja. El Doctor Ron Eagar, pediatra del Denver Health Medical Center indica que no se le deben permitir a un adolescente las salidas a solas antes de los 16 años. Esto es debido a que existen grandes diferencias de maduración entre un joven de 14 o 15 años a uno de 16 o 17años. A estas edades un año de madurez significa mucho, aunque siempre se podrá agregar o restar un año a la edad dependiendo de la madurez del adolescente. Además, también te podrás guiar por los otros padres, ¿permiten ya tener parejas a sus hijos?

No te puedes perder ...

¿A qué edad se puede hacer la keratina?

¿A qué edad se puede hacer la keratina?

Hacerse un alisado de keratina es una decisión que hay que tomar tras pensárselo bien ya que dura bastantes meses. Cuando las niñas comienzan a tener contacto con el mundo de la moda, generalmente al entrar en la etapa de la adolescencia, aprenden de ropa, de zapatos, de belleza, de maquillaje y de peluquería. Esto conlleva a que quieran probar y hacerse mil cosas en la cara, en el cuerpo o en el pelo, pero ¿a qué edad pueden comenzar a hacerse la keratina?

Y tambien:

 

Debemos tener en cuenta que la costumbre de salir en pareja ha cambiado bastante con el paso de los años y la diferencia más notoria de esto es la corta edad en la que los adolescentes empiezan a salir con otros (promedio de doce años y medio para las chicas y de trece y medio para los chicos). Es importante distinguir cuando los adolescentes hacen citas dobles o triples de cuando salen un rato en un grupo mixto. No es malo que los adolescentes salgan con personas del sexo contrario ya que esto les da oportunidades de interactuar entre distintos sexos sin la presión sexual o la incomodidad que pueden tener las citas a solas.

 

¿Qué hacer si no te gusta su pareja?

Cuando las parejas de los hijos no cumplen con las expectativas que se tenían para ellos aparece muchas veces el sentimiento de frustración, y que en ocasiones viene acompañado de intentos de manipulación para que los jóvenes se alejen de su pareja.

Debes, en primer lugar, pensar si tu hijo ya es lo suficientemente maduro como para tomar sus propias decisiones y si es así, aunque te caiga mal su pareja deberías:

 

-ser amable y cordial, si a tu hijo le gusta esa pareja y está enamorado debes respetarlo

-expresar tu opinión sólo si te la piden, si te pide tu opinión o algunos consejos, lo mejor es contestar con la mayor sinceridad posible.

-apoyar emocionalmente a tu hijo, aunque no tengas que evitar que tu hijo viva la experiencia que tiene que vivir, tendrás que estar para apoyarlo si algo sale mal.

-respetar sus decisiones y acciones, aunque sepas que se está equivocando. Esto debe ser así menos si sospeches que se está dando una situación grave como podría ser un maltrato, problemas con las drogas, abandono de los estudios, etc.

 

Si no te gusta su pareja e insistes en que se aleje de ella lo que puedes conseguir son dos cosas:

 

-que tu hijo se aleje de ti y que se sienta culpable por querer a alguien que sabe que no te gusta.

- si consigues convencerle de que, por ejemplo, esa persona es mala para él podrás estar arrebatándola la felicidad a tu hijo, algo muy egoísta e injusto.

 

Hablar de la salud sexual con los adolescentes

Antes de que tu hijo adolescente pueda haber iniciado su vida sexual es importante hablar con él del tema y resolverle las dudas que pueda tener. Los padres han de estar preparados para responder preguntas como: “¿Cómo sé si estoy listo para tener relaciones sexuales?, ¿Qué pasa si quiere tener relaciones sexuales, pero yo no quiero?, ¿Seré homosexual?, etc.

 

A la hora de hablar con tu hijo deberás tener en cuenta que:

-el mejor momento para sacar el tema es cuando sale en un programa de televisión o de radio algo que tiene que ver con este tema, mientras que el mejor momento para hablar de forma tranquila y pausada es cuando se están haciendo actividades cotidianas.

-habla desde la sinceridad. Si estas incómodo dilo, y si no sabes responder también.

-sé directo.

-ten en cuenta su punto de vista.

-no te centres sólo en los hechos, valora el plano sentimental también.

-haz saber a tu hijo que estarás dispuesto a hablar del tema siempre que lo necesite.

 

¿Cómo hago para ayudar a mi hijo a superar su primer amor?

Aunque una ruptura suele ser dolorosa a cualquier edad, los adolescentes sufren más porque aún no han aprendido lo resistente que es el corazón. La tristeza que ellos sienten con su primera ruptura parece no tener fondo.

 

Es alarmante pensar que las rupturas son uno de los mayores factores que empujan a la depresión en los jóvenes. Está claro que la mayoría de los adolescentes superarán esta ruptura sin problemas y estarán bien. Sin embargo, no todos los adolescentes son iguales y por eso es fundamental que los padres estén atentos a cualquier señal de alarma para ayudar así también a sanar las heridas de sus hijos. Es importante no agobiar a los jóvenes. Ellos también necesitan su tiempo para pensar y reflexionar sobre el tema.

 

Para ayudar a tu hijo a superar una ruptura sigue estas reglas básicas:

-reconoce su dolor, pero recuerda asegurarle siempre que pronto volverá a ser feliz.

-no aproveches para decir que su pareja nunca te había caído bien. Tu hijo hasta que pase un tiempo pensará en la posibilidad de volver con su pareja y puede, incluso, que vuelvan juntos en otro momento, o en otra etapa de su vida. Nunca se sabe.

-permite a tu hijo estar triste. Todo el mundo tiene derecho a sentir sus emociones. Aunque si la tristeza en este caso de tu hijo adolescente se prolongase durante semanas puede que sea algo más grave o que incluso necesita ayuda de un profesional.

-anímale a quedar con sus amigos, pero sin ser demasiado insistente.

-comparte alguna historia de tu propia adolescencia. Le ayudará a comprender que todo el mundo pasa por rupturas amorosas y que todo se supera más tarde o más temprano.

 


Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.