16 de octubre, Día Mundial de la Alimentación

16 de octubre, Día Mundial de la Alimentación
comparte

El Día Mundial de la Alimentación fue proclamado en 1979 por la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) para concienciar a todos los países sobre el problema alimentario mundial y fortalecer la solidaridad en la lucha contra el hambre, la desnutrición y la pobreza. Se eligió este día porque es la fecha de la fundación de la FAO en 1945, una de las primeras organizaciones que se creó al formarse la Organización Mundial de las Naciones Unidas.

El hambre, la desnutrición y la malnutrición es una realidad presente en todos los países del mundo, aunque en algunos las tasas de personas fallecidas a causa del hambre y la desnutrición son elevadísimas siendo, sin duda, uno de sus principales problemas. Mientras en algunos países la gente tira comida y padece obesidad, en otros apenas tienen para comer y mueren de hambre sin que lleguen a ellos los alimentos que sobran en otras zonas del planeta.

 

Para intentar acabar con este problema, la FAO creó este día en 1979 para alcanzar la meta del #HambreCero en 2030, algo que por desgracia parece casi imposible de conseguir. Durante este día se celebran eventos en más de 150 países del mundo para promover la concienciación y la acción a escala mundial para acabar con el hambre y garantizar la seguridad alimentaria y dietas nutritivas para todos.

 

Los objetivos de la FAO para el Día Mundial de la Alimentación son los siguientes:

 

- Aumentar la atención en la producción agrícola en todos los países para incrementar los alimentos disponibles.

No te puedes perder ...

23 de abril, Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor

23 de abril, Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor

Cada 23 de abril se celebra en el mundo el Día del Libro y del Derecho de Autor. Fue en 1996 cuando se celebró por primera vez en este día tras la celebración de 1995 en la que la Confederación General de la UNESCO decidiera rendir homenaje universal a los libros y autores en esa fecha alentándonos a todos a “descubrir el placer de la lectura y a valorar las irreemplazables contribuciones de aquellos que han impulsado el progreso social y cultural de la humanidad”.

 

- Estimular la cooperación económica y técnica entre países en desarrollo.

 

- Promover la participación de las poblaciones rurales, especialmente de las mujeres y de los grupos menos privilegiados, en las decisiones y actividades que afectan a sus condiciones de vida.

 

- Aumentar la conciencia pública sobre el problema del hambre en el mundo.

 

- Promover la transferencia de tecnologías al mundo en desarrollo para favorecer la producción alimentaria en ellos.

 

- Fomentar el sentido de solidaridad nacional e internacional en la lucha contra el hambre, la malnutrición, la pobreza, etc.

 

Y es que aunque el derecho a la alimentación es uno de los derechos humanos básicos, y cada año se produce el doble de los alimentos que hacen falta para alimentar a los más de 7.000 millones de personas que viven en la Tierra, casi 800 millones de personas pasan hambre cada año. Es decir, al contrario de lo que piensan algunas personas, no es que no haya alimentos suficientes para todos, es que no se reparten bien. 

 

Uno de las causas de este problema es que las regulaciones internacionales de la Organización Mundial del Comercio y de la Unión Europea establecen que para poder sembrar, vender o intercambiar semillas, estas tienen que cumplir con el criterio DUS (Distinción, Uniformidad y Estabilidad), pero este criterio es difícil de cumplir por los agricultores tradicionales cuyas semillas no son uniformes ni estables. Por lo tanto, estos pequeños agricultores –que representan casi la mitad de la producción agrícola en países como Nigeria- tienen dificultades para resembrar y comercializar su propia simiente ya que el uso de estas semillas aprobadas les supone un coste extraordinario.

 

Además, según datos de la FAO, a lo largo de la historia la humanidad ha utilizado entre 8.000 y 10.000 especies distintas para su alimentación, pero actualmente se producen y distribuyen comercialmente alrededor de 150, aunque por encima de todas destacan 4: el trigo, el maíz, el arroz y las patatas.

 

Por último, la gran crisis migratoria que se está viviendo en los últimos años a causa de los conflictos, guerras y hambrunas que hay en algunos países hace que muchos migrantes llegan a países en desarrollo, donde los recursos ya son escasos.

 

¿Qué hacer?

 

Por medio de celebraciones como el Día Mundial de la Alimentación, la FAO promueve diversas acciones encaminadas a invertir en sistemas alimentarios sostenibles, desarrollar la agricultura, proteger el clima mundial que afecta a la misma, crear condiciones que permitan a las poblaciones rurales, especialmente a los jóvenes, permanecer en sus hogares para poder fomentar la producción de alimentos a nivel local, conseguir una mayor seguridad alimentaria, medios de vida más resilientes, un mejor acceso a la protección social, una reducción de los conflictos sobre los recursos naturales, soluciones a la degradación del medio ambiente y al cambio climático, una migración ordenada y segura, etc.

 

Así, según la FAO, en 2030 se podrá alcanzar el objetivo de #HambreCero y es que aunque queda mucho por hacer en los próximos años, también es cierto que ya se han conseguido grandes objetivos. Por ejemplo, 72 de los 129 países monitorizados por la FAO ya han logrado el objetivo de reducir a la mitad la proporción de personas que sufren hambre; en los últimos 20 años, la probabilidad de que un niño muera antes de los cinco años se ha reducido casi a la mitad, con unos 17.000 niños salvados cada día; las tasas de pobreza extrema se han reducido a la mitad desde 1990.

 

No obstante, aún queda mucho por hacer entre todos, así que celebremos el Día Mundial de la Alimentación y luchemos para acabar con el hambre en el mundo.



Fuente:

FAO: http://www.fao.org/world-food-day/2017/about/es/

Fecha de actualización: 24-09-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×
*/?>