Cuentos de princesas

Cuentos de princesas
comparte

A casi todos los niños y niñas les gustan los cuentos de príncipes y princesas llenos de aventuras, romances y magia. Si tu hijo es uno de ellos, no te pierdas estos divertidos y emocionantes cuentos para leerle a tu hijo antes de irse a la cama.

1- El reino de no me importa


Había una vez un pequeño reino que se llamaba Lolimburgo. El Rey que se llamaba Juan Porquesemeantoja, se casó con una reina llamada Cristina Porquemedalagana. De esa unión nació el príncipe José.


Tanto los reyes como los súbditos hacían lo que se les antojaba cuando tenían ganas y nada les importaba.


El reino estaba muy sucio ya que todos sus habitantes arrojaban la basura a la calle porque les daba la gana. Era difícil caminar por las veredas entre restos de comida y cachivaches, pero a nadie le importaba.


Los habitantes se bañaban cuando se les antojaba, pero como a nadie le importaba, estaban todos roñosos y con muy mal olor. Y además por eso siempre estaban enfermos.


2- Sapos y princesas, una historia de amor


En un país cercano, tal vez en el nuestro propio, tal vez en la vecina Francia, no hará mucho tiempo, acaso unas semanas, ocurrió una historia de la que no pueden perder detalle… Así que sus ojos abran como platos, porque como en las películas de después de comer, “este cuento está basado en una historia real…”.

Cuentos de terror cortos

Cuentos de terror cortos

Los cuentos de terror no son recomendables para niños pequeños ya que estos son muy influenciables y no distinguen bien entre la fantasía y la realidad, por lo que pueden creer que es cierto que los monstruos existen, por ejemplo. No obstante, si a tu peque le encantan los cuentos de miedo y no le producen pesadillas, puedes leer alguno de estos que te proponemos.


La princesa Glotona, futura heredera del trono del reino Buffet libre, comía y comía y no dejaba nunca ni rastro de todo cuanto caía en su plato. Tanto era así que su madre, la reina Delgada, un día quiso ponerla a dieta de adelgazamiento pues de lo contrario –decía Delgada- su hija nunca encontraría un príncipe apuesto que le pidiera matrimonio.


3- Un cuento cualquiera


En un lugar que se encontraba muy cerca de cualquier casa, había un cuento cuya única ilusión era ser leído por los niños y así hacerlos felices. Se llamaba "Un Cuento Cualquiera" y se hallaba en una Biblioteca Pública de cualquier ciudad, y todos los niños, ricos y pobres, podían acceder a él y leer sus lindas historias.


Un día, una preciosa niña llamada Branda fue a la Biblioteca con su mamá y tomó prestado este cuento.


Muy contenta, sin saber aún lo que iba a suceder con aquel libro, lo llevó a su casa. Pero como ella era muy pequeña y aún no sabía leer, le dijo a su mamá que, por favor, se lo leyera aquella misma noche. Su mamá, después del baño y de la cena, llevó a Branda a su cama y se dispuso a leérselo.


Pero de repente, cuando mamá abrió "El Cuento Cualquiera", algo pasó. Las dos se quedaron muy sorprendidas porque de él salieron unas enormes alas algodonadas que las llevaron volando hacia el mundo de las ilusiones.


4- María, una princesa valiente


Érase una vez la hija de un poderoso rey. Se llamaba María y era muy valiente. En el país en que ella habitaba existía un lago encantado al que ningún ser humano se acercaba. En el lago vivía un Monstruo que, sin compasión ni piedad, se llevaba al fondo a cuantos se extraviaban por aquella región y a los que equivocadamente intentaban bañarse en las claras aguas del lago.


María había oído hablar con frecuencia del Monstruo y también sabía dónde estaba el lago que aquel habitaba.


Cayeron lluvias torrenciales y muy continuas en todo el país, y las tierras quedaron inundadas. Entonces, María dijo a sus padres:


-Yo quiero ir a ver al Monstruo del lago para preguntarle si podría hacer cesar esta lluvia pertinaz.


Pero su padre, el Rey, se lo prohibió, y su madre derramó abundantes lágrimas a la sola idea de lo que pudiese suceder, ya que era terca María, y lo más fácil de suponer era que el Monstruo la devorase.


5- El príncipe enamorado


Hace mucho tiempo vivía un príncipe en un enorme castillo que buscaba una princesa con la que poder casarse y tener muchísimos hijos. Su padre, el magnífico rey, hizo que el anuncio llegara a todo el reino para que todos le ayudaran a encontrar a una buena princesa. El día del cumpleaños del príncipe era en unas semanas, y el rey comunicó que la princesa que le hiciera el mejor regalo a su hijo sería posiblemente la que conquistara su corazón. La noticia voló con el viento de un reino a otro, y llegó a los más lejanos continentes…


6- La princesa y el guisante


Había una vez, hace mucho, mucho tiempo, un príncipe que vivía en su palacio, con la reina y el rey. Un día, llegó a la corte una carroza, pues estaba lloviendo y le cayó un rayo encima.


- Hola, soy una princesa y vengo con mi paje. Nos gustaría refugiarnos de los rayos.


El príncipe le dijo:


- Sí, claro que te puedes quedar.


- Gracias – respondió ella.


- Quédate en el salón mientras hacemos tu cama, y cena lo que quieras – dijo el príncipe.


La reina ordenó poner un guisante entre los 12 colchones para saber si era una verdadera princesa.

Foto: Creado por SilviaNatalia - Freepik.com


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×