Probando Ava: una pulsera para calcular tus días fértiles

Probando Ava: una pulsera para calcular tus días fértiles
comparte

La pulsera Ava es un nuevo dispositivo digital que permite calcular cuándo son los días fértiles de una mujer, es decir, cuándo debe mantener relaciones para poder aumentar las posibilidades de lograr un embarazo. Pero es mucho más que una calculadora de fertilidad, Ava monitoriza durante la noche nueve parámetros fisiológicos relacionados con la fertilidad para, mediante un algoritmo, detectar la ventana fértil de manera sencilla y eficaz.

Para todas aquellas mujeres que son irregulares, Ava es un gran descubrimiento ya que, realmente, permite detectar cuándo son los días fértiles de una mujer con exactitud para así saber cuándo hay que mantener relaciones sexuales.


Al empezar a probar la pulsera Ava descubres que hay que llevarla al menos durante 4 horas todas las noches para que sea eficaz. ¿Por qué? Porque es durante la noche cuando se puede medir con exactitud 10 parámetros fisiológicos que varían en función del ciclo menstrual de la mujer:


 

1- Frecuencia cardíaca en reposo (FCR)


La frecuencia cardíaca en reposo es la cantidad de veces que tu corazón late por minuto cuando está completamente en reposo.


La FCR normal está entre 40 - 80 lpm (latidos por minuto). El estrés, las enfermedades y el alcohol pueden causar aumentos temporales en la FCR, ¡igual que el embarazo!


Un estudio llevado a cabo por el Hospital Universitario de Zúrich descubrió que, en un ciclo promedio, la FCR es más baja durante la menstruación y que unos días antes de la ovulación comienza a aumentar. Continúa aumentando después de la ovulación, alcanzando un pico en la fase lútea media.

Días fértiles e infértiles

Días fértiles e infértiles

Los días fértiles de una mujer son aquellos en los que más posibilidades tiene de quedarse embarazada ya que el óvulo se encuentra dispuesto para una posible fecundación; sin embargo, eso no significa que el resto de días sean infértiles, simplemente, las probabilidades disminuyen, sobre todo en las mujeres con ciclos muy regulares


Este aumento puede variar de mujer a mujer, pero la media que se observó en este estudio clínico fue de dos latidos por minuto en los días previos a la ovulación (es decir, en los días fértiles).


2- Temperatura de la piel


La temperatura de la piel es la temperatura de la superficie de la piel. Ava mide la temperatura de la piel en tu muñeca, que es donde se tiene que colocar la pulsera.


La temperatura de la piel es más baja que la temperatura oral y suele estar entre los 33,5 y los 35,5 grados.


Durante la noche, cuando el sueño es más profundo, el cuerpo alcanza su temperatura más baja. Además, se sabe que la temperatura es más baja y algo variable en la primera mitad del ciclo, y aumenta un día o dos después de la ovulación, permaneciendo alta hasta que comience el siguiente período.


Esto ocurre porque cuando se produce el cuerpo lúteo, se libera progesterona, que acelera el metabolismo, haciendo que la temperatura corporal aumente.


Por lo tanto, si tu temperatura es ligeramente más alta, tus días fértiles ya han pasado. Esto es lo que se tenía en cuenta en el método de la temperatura basal, el problema es que este método indicaba cuándo habían pasado los días fértiles, pero Ava, al combinar estos datos con los de los otros parámetros, te avisa justo cuando estás en tus días fértiles. 
 


3- Índice de variabilidad de la frecuencia cardiaca (VFC)


Es la variación del intervalo de tiempo entre un latido del corazón y el siguiente. Puede emplearse como indicador de estrés fisiológico: una gran variación en el intervalo que hay entre latidos indica que eres más resistente al estrés y que estás menos estresada.


Ava mide el índice entre las ondas de baja y alta frecuencia de tu frecuencia cardíaca para conocer el nivel de estrés fisiológico de tu cuerpo.


4- Sueño


La cantidad y calidad del sueño nocturno son parámetros importantes para realizar un seguimiento de la fertilidad ya que el ciclo menstrual puede afectar tu sueño, que a su vez puede afectar tu ciclo menstrual.


Por eso, Ava monitoriza la cantidad de horas que duermes cada noche y el porcentaje de sueño ligero y el de la combinación de sueño profundo con fase REM.


Los ciclos de sueño típicos en adultos son de 50% a 65% de sueño ligero, y de 35% a 50% de sueño profundo más fase REM.


No obstante, hay que tener en cuenta que a este parámetro también le pueden afectar condicionantes externos, como tener otro hijo, por ejemplo, lo que puede hacer que duermas menos sin tener nada que ver con tu ciclo menstrual.


5- Perfusión


Al fluir por los tubos capilares, la sangre distribuye nutrientes hacia los tejidos y contribuye a eliminar residuos. Después, la sangre vuelve al corazón y comienza el proceso de nuevo.


La perfusión de nuestro cuerpo cambia para calentarnos o enfriarnos. También cambia durante el ciclo menstrual: aumenta durante los días fértiles y disminuye durante la fase lútea.


6- Frecuencia respiratoria


La frecuencia respiratoria es mayor en la fase lútea que en la fase folicular.


7- Movimiento


Ava monitoriza los movimientos durante el sueño gracias a un acelerómetro. Esto permite diferenciar entre sueño ligero y sueño profundo más fase REM.


8- Pérdida de calor


La pérdida de calor está directamente relacionada con el inicio del sueño. A medida que perdemos calor a través de los pies y las manos, la temperatura de la piel aumenta y la temperatura corporal central disminuye.


La pérdida de calor también está vinculada con el metabolismo basal. Así, nuestra temperatura es superior durante la fase lútea. Algunos investigadores creen que la causa es la disminución de la pérdida de calor, mientras que otros estiman que se debe a un incremento en la producción de calor interno (una aceleración del metabolismo basal).


9- Bioimpedancia


La bioimpedancia mide la resistencia del tejido corporal a voltajes eléctricos muy bajos. Este parámetro ofrece datos sobre la piel, como su hidratación y patrones de sudoración, afectados en parte por las hormonas. Por eso, tu piel puede cambiar durante las distintas fases del ciclo menstrual, la pubertad y el embarazo.


La pulsera recoge estos datos cada noche que te la pongas al menos 4 horas y con ellos crea una tabla o gráfico que te permite ver la evolución de cada uno de ellos y así comprobar cuándo sube tu temperatura corporal o cuándo aumenta tu frecuencia cardiaca en reposo.


Además, la aplicación de Ava, que sincroniza los datos de la pulsera, te permite también introducir otros datos que sirven a la app para calcular tus días fértiles:


- Molestias o dolores en tu cuerpo: dolor de cabeza, náuseas, estreñimiento, dolor de tripa, dolor de ovulación, etc.


- Tu humor cada día: enfadada, ansiosa, excitada, contenta, desinteresada, energética, feliz, etc.


- Cómo es tu flujo cervical: pegajoso, cremoso, clara de huevo o acuoso.

 


Al cruzar estos datos con todos los parámetros fisiológicos que detecta la pulsera, esta permite identificar una media de 5´3 días fértiles por ciclo menstrual con un 89% de precisión. Esto significa que señala en tiempo real cinco de los seis días del mes en los que la mujer puede quedarse embarazada y que son los previos a la ovulación. Al detectarlos se duplican las posibilidades de concebir.


Es, por lo tanto, mucho más eficaz que un test de ovulación de farmacia. 

 

¿Te interesa?¿Quieres comprarla? Ava tiene una promoción especial para ti, solo tienes que introducir el código "todopapas" al hacer tu compra a través de la web de Ava (www.avawomen.com/es) y automáticamente te descontarán 20€ del precio final de la pulsera. ¡Aprovecha!


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×