Nombres iraníes para niños

Nombres iraníes para niños
comparte

Irán es un estado de oriente medio, cuna de una de las civilizaciones más antiguas e importantes, la persa. Su idioma también es el persa y existen muchos nombres iraníes para que puedas elegir para tu hijo.

La República Islámica de Irán, conocido en Occidente como Persia hasta 1935, imita con Pakistán y Afganistán por el este; Turkmenistán por el noreste, el mar Caspio por el norte y Azerbaiyán y Armenia por el noroeste; Turquía e Irak por el oeste y finalmente con la costa del golfo Pérsico y el golfo de Omán por el sur.


Es un país con una importancia significativa en la geopolítica al encontrarse entre Oriente Próximo y Asia Central.


Existe una gran diversidad étnica en Irán, con persas, kurdos, turcos, lor, árabes, turcomanos y balochis, entre otros.


Irán, junto a Irak, es el hogar de las civilizaciones más antiguas.


El nombre “Irán” es un cognado de “ario”, y significa “tierra de los arios”.


Breve historia de Irán


Irán presenta vestigios de ocupación humana ya desde la Edad de piedra. Durante el Neolítico se desarrolló un proceso de sedentarización. La Edad del Cobre se extiende en Irán a lo largo del IV milenio a. C., cuando comienzan a surgir asentamientos urbanos entre Anatolia, Mesopotamia, el Complejo Arqueológico de Bactria-Margiana y la Cultura del valle del Indo.


A comienzos del III milenio a. C. aparece en Susa una forma de escritura, posiblemente derivada del sistema sumerio para representar la lengua elamita. El Imperio elamita del sudoeste de Irán compitió con los imperios vecinos de Babilonia y Asiria. A partir del 2000 a. C. los medos y los persas comenzaron a desplazarse desde las llanuras del sur de Rusia y Asia Central hacia Europa y Asia. A mediados del siglo VII a. C., grupos de tribus iranias identificadas como medos establecen su poder sobre la región. Gracias a Ciáxares y Astiages se acaba con el poderío asirio, tomando Nínive en 612 a. C. y fundando el primer imperio iranio.


El dominio meda, no obstante, fue breve, ya que el noble persa de la familia Aqueménida, Ciro (555-529 a. C.), rey de Anshan, unificó a los persas, sometió a los medos y conquistó Babilonia, Siria, el Levante mediterráneo y Asia Menor. La conquista fue continuada por su hijo, Cambises (530-522), quien se anexionó Egipto y marcó la máxima extensión del Imperio aqueménida.


El esplendor del Imperio persa viene marcado por la figura de Darío I (522-486), quien organizó el extenso imperio heredado a través de satrapías, elaboró una red de caminos y construyó palacios y monumentos en las capitales: Susa y Persépolis. Convirtió en religión oficial el mazdeísmo. Pero con él comenzó también el declive del Imperio aqueménida, al emprender una lucha contra los griegos (Las Guerras Médicas), que continuaron sus sucesores: Jerjes I, Artajerjes I, Darío II, Artajerjes II y Darío III. Las continuas derrotas de los persas culminaron con la invasión en 334 a. C. y fin del propio imperio por Alejandro Magno (336 a. C.). A su muerte, los sucesores o Diádocos se repartieron sus territorios, y Persia pasó a manos de Seleuco I Nicátor (300 a. C.).


Los seléucidas gobernaron durante una época de gran debilidad, lo que fue aprovechado por la dinastía arsácida de Partia, que gobernó el antiguo Irán a partir del año 250 a. C. En los cuatro siglos siguientes, los partos defendieron el territorio de la antigua Persia frente a los romanos. En 226 surge el Imperio sasánida (226-652), que luchó a lo largo de los siglos contra los romanos, los bizantinos y las tribus que lo acosaban desde Asia Central. Solo la invasión árabe del siglo VII pudo ponerle fin con la derrota del último sah, Yazdgard III.


Los califas de Damasco y primeros abbasíes fueron tolerantes hacia las antiguas religiones, perdurando en Persia las creencias zoroastrianas, monofisitas y nestorianas. Las revueltas contra el poder central fueron especialmente intensas en el Jorasán, cuyo primer reino independiente fue establecido por Tahir ibn Husayn, príncipe de Nishapur, de Jorasán y de Kermán (822). La primera dinastía en Jorasán fue la dinastía saffarí (861-1003). Los Samaníes (875-999), también oriundos del Jorasán, gobernaron extensos territorios. Los Buyíes (932-1055) reinaron en Persia occidental, llegando luego a Bagdad, hasta Fars y Kermán.


En 1092, a la muerte del sultán, Persia se convirtió en reino independiente gobernado por uno de los hijos del sultán. Un siglo después (1190), los Jorezmitas fundaron un imperio iranio sobre Persia oriental hasta Afganistán.  Pero fueron conquistados por los mongoles de Gengis Kan (1220), fundándose el kanato de Persia (o "Iljanato").


Los Timuríes gobernaron entre 1370 y 1506.


El siglo XVI fue el de la independencia con la dinastía safaví o sefévida. Tiene su origen en las órdenes religiosas sufíes (místicos chiitas) de las montañas de Azerbaiyán. Ismail, su jefe, se proclamó sah en el año 1501.


En 1794 los Zand fueron apartados del poder por Agha-Mohamed-Khan, quien inauguró el periodo kadjar o kayar de Persia. Los kayares gobernaron en Persia desde 1786 hasta 1925. A lo largo del siglo XIX, Persia se vio sometida a las influencias de Rusia y del Imperio británico.


En el año 1925 subió al poder Reza Pahlaví, jefe militar de ideología nacionalista. En 1941 Reza Pahlaví abdicó en su hijo Mohammad Reza Pahlaví. Tras la Segunda Guerra Mundial se intensificó el movimiento nacionalista. En 1953, el primer ministro Mohammad Mosaddeq, fue expulsado en un golpe de estado orquestado por británicos y estadounidenses. El sah, con el apoyo de ambos, empezó la modernización de la industria del país, y eliminó toda oposición a su régimen con la ayuda de la agencia de Inteligencia SAVAK.


El descontento popular estalló en enero de 1978 con manifestaciones en contra del sah, quien tuvo que huir de Irán en enero de 1979, al tiempo que Ruhollah Jomeini volvía del exilio. Irán se convirtió en República islámica el 1 de abril de ese mismo año. El 23 de septiembre de 1980 estalló la guerra entre Irán e Irak, que acabó en 1988.Al año siguiente murió Jomeini, sucediéndole Alí Jamenei como jefe de estado.


Las elecciones presidenciales de 2009, oficialmente ganadas por el presidente saliente Mahmoud Ahmadinejad, fueron contestadas por imponentes manifestaciones por parte de los simpatizantes de su rival electoral, Mir-Hossein Mousavi, probablemente las mayores después de la revolución de 1979.


Idioma persa


El persa o farsi es una lengua hablada en Irán, aunque podemos encontrar comunidades persahablantes en Afganistán, Tayikistán, Uzbekistán, Azerbaiyán, Rusia, Irak, Omán, Emiratos Árabes y Pakistán.


El persa, dentro de la familia indoeuropea, pertenece a las lenguas indoiranias, que a su vez se dividen en lenguas iranias y lenguas indoarias. El persa es una lengua irania noroccidental, y está documentado con diferentes variantes desde hace más de 25 siglos.


Nombres de origen iraní
 

Nombre

Sexo

Significado

Arash

Niño

“Veracidad” o “brillante”.

Bahar

Niña

“Primavera”.

Arezoo

Niña

“Deseo”.

Firuzeh

Niña

“Piedra turquesa”.

Dilshad

Niño

“De corazón alegre”.

Roshni

Niña

"Brillo, lustre"

Jahan

Niño

“Mundo”.

Fereshteh

Niña

“Ángel”.

Banu

Niña

“Dama”.

Bahadur

Niño

“Héroe, guerrero, valiente”.

 


0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×