Nombres de origen español

Nombres de origen español
comparte

Los nombres de origen español provienen de todas las culturas que han tenido influencia en España, como los griegos, los romanos, los árabes o los germánicos. Además, están muy influidos por la Biblia y la religión católica, la religión del país durante siglos.

España es un país transcontinental ya que se encuentra situado tanto al sur de Europa Occidental como al norte de África gracias a las ciudades de Ceuta, Melilla y las Islas Canarias.


Tiene una extensión de 505.370 km², siendo el cuarto país más extenso del continente, tras Rusia, Ucrania y Francia.


Breve historia de España


La particular posición de la península ibérica como extremo del mundo mediterráneo determinó la llegada de sucesivas influencias culturales del Mediterráneo oriental, proceso que culminó en las denominadas colonizaciones históricas del I milenio a. C.


Así, en el año 1104 a. C. los fenicios fundan la ciudad de Gadir (actual Cádiz). Las colonias fenicias pasaron a ser controladas por Cartago desde el siglo VI a. C.


En el siglo III a. C., la victoria de Roma en la primera guerra púnica aumentó el interés cartaginés por la península ibérica, por lo que se produjo una verdadera colonización territorial liderada por la familia Barca.


Sin embargo, tras la segunda guerra púnica, los cartagineses se ven obligados a retroceder y comienza la invasión del Imperio Romano de la Península Ibérica.

Nombres de origen americano

Nombres de origen americano

Los nombres de origen americano son, la mayoría, nombres modernos inventados a partir de nombres de otros orígenes. Suelen ser nombres muy sonoros y cuyo significado no siempre es fácil de saber.


La invasión duró 200 años ya que encontraron mucha resistencia en los pueblos dela Meseta, especialmente entre los celtíberos y los lusitanos, liderados por Viriato.


Finalmente, la romanización de la mayoría del territorio fue tal que algunas familias hispanorromanas alcanzaran la dignidad imperial (Trajano, Adriano y Teodosio), aunque el norte siguió conservando muchas de sus costumbres e idiomas.


Con motivo de la caída del Imperio Romano, en el año 409 un grupo de pueblos germánicos (suevos, alanos y vándalos) invadieron la península ibérica. En el 416, lo hicieron a su vez los visigodos, creando un reino visigodo con capital primero en Tolosa (la actual ciudad francesa de Toulouse) y posteriormente en Toletum (Toledo). Entre tanto, los vándalos pasaron a África y los suevos conformaron el reino de Braga en la antigua provincia de Gallaecia.


Los visigodos poco a poco fueron haciéndose con el control de casi toda la península, expansión que fue completada en el reinado de Suintila en el año 625. El carácter electivo de la monarquía visigótica hizo que hubiera una gran inestabilidad política con continuas rebeliones y magnicidios.


En el año 711, los árabes llegan a Península y comienzan a conquistar el territorio, creando un emirato o provincia del imperio árabe llamada al-Ándalus con capital en la ciudad de Córdoba. El avance musulmán fue veloz, pero la poco controlada zona noroeste de la península ibérica fue escenario de la formación de un núcleo de resistencia cristiano centrado en la cordillera Cantábrica, donde un conjunto de pueblos poco romanizados (astures, cántabros y vascones), habían vivido al margen de los diferentes imperios que habían ido llegando.


El año 722 Don Pelayo consiguió imponerse en la batalla de Covadonga, comenzando así la Reconquista.


Mientras, en Al-Andalus, Abderramán I se impuso como emir y, a partir de entonces, el Emirato de Córdoba fue políticamente independiente del Califato abasí.


En el año 929, Abderramán III se proclamó califa, empezando una época de esplendor y florecimiento del territorio islámico. A la muerte de Almanzor en el año 1002 comenzaron los enfrentamientos entre las familias dirigentes musulmanas, que llevaron a la desaparición del califato y la formación de pequeños reinos llamados taifas.


El reino de Asturias se había transformado en reino de León en 910 con García I al repartir Alfonso III el Magno sus territorios entre sus hijos. En 914, muerto García, subió al trono Ordoño II, que reunificó Galicia, Asturias y León, extendiéndose poco a poco hacia lo que hoy es Castilla. Algo similar pasó en la zona de Cataluña.


El siglo XI comenzó con el predominio entre los reinos cristianos del reino de Navarra. Sancho III el Mayor incorporó los condados pirenaicos centrales (Aragón, Sobrarbe y Ribagorza) y el condado leonés de Castilla.


Sucesivamente se produjeron reunificaciones y divisiones. No es hasta el siglo XIII cuando se consolida el Reino de Castilla.


La batalla de las Navas de Tolosa (1212) significó una decisiva imposición del predominio cristiano y los musulmanes quedaron reducidos al reino nazarí de Granada.


La Corona de Castilla, con Fernando III el Santo, conquistó en los años centrales del siglo XIII la totalidad del valle del Guadalquivir y el reino de Murcia; mientras la Corona de Aragón conquistaba los reinos de Valencia y de Mallorca.


La convivencia entre cristianos, musulmanes y judíos durante varios siglos produjo un intercambio cultural de altísimo nivel durante esos años.


El matrimonio de Isabel y Fernando (1469), los Reyes Católicos, significó la unificación de todo el territorio, que se concluyó cuando quistaron el reino de Granada. La política matrimonial de los Reyes Católicos, que casaron a sus hijos con herederos de todas las casas reales de Europa, hizo que pronto el Imperio Español fuera el más importante, hecho que se vio agrandado con el Descubrimiento de América por Cristóbal Colón en 1492.


Tras la subida al trono de su nieto Carlos I de España, comienza la dinastía de los Austria, que duraría hasta la muerte de Carlos II en el año 1700.  La crisis del siglo XVII afectó especialmente a España, que bajo los llamados Austrias menores (Felipe III, Felipe IV y Carlos II) entró en una evidente decadencia.


La Guerra de Sucesión Española (1700-1715) y los tratados de Utrecht y Rastadt determinaron el cambio de dinastía, imponiéndose en el trono la Casa de Borbón que se ha mantenido hasta hoy en día.


El siglo XIX estuvo marcado por la invasión francesa de Napoleón y los continuos cambios de gobierno en los años posteriores, con la proclamación de la I República en 1873 y la Restauración Borbónica un año después. Sin embargo, la inestabilidad continuó en España, aumentada por la crisis económica y la pérdida de todas las colonias en el año 1898.


La agitación social y el descontento general culminó con el golpe de Estado del general Miguel Primo de Rivera el 13 de septiembre de 1923, quien estableció una dictadura militar duró hasta el año 1930. El rey Alfonso XIII se ve obligado a convocar elecciones que acaban en la proclamación de la II República en el año 1931. Durante los dos primeros años gobernó una coalición de partidos republicanos y socialistas. En las elecciones celebradas en 1933 triunfó la derecha y en 1936, la izquierda.


Los actos violentos de este periodo y los problemas que atravesaba el país acabaron en la guerra Civil español, que duró de 1936 a 1939. La guerra fue ganada por el llamado bando nacional, o los sublevados, con Francisco Franco al frente, quien se proclamó gobernante de España instaurando una dictadura que duraría hasta su muerte, en el año 1975.


Francisco Franco murió el 20 de noviembre de 1975 y Juan Carlos de Borbón fue proclamado rey dos días después con el nombre de Juan Carlos I. Comienza entonces la transición a la democracia que culminó con el establecimiento de una monarquía parlamentaria en 1978. Tras las primeras elecciones democráticas en 1977, Adolfo Suárez, de UCD, fue elegido presidente de Gobierno, aprobándose un año después la vigente constitución de España.


Desde entonces, se han sucedido diversos presidentes del PSOE y el PP, siempre en democracia.


Idioma español


El idioma español o castellano es una lengua romance procedente del latín hablado. Pertenece al grupo ibérico, y es originaria del Reino de Castilla.


Es la segunda lengua del mundo por el número de personas que la hablan como lengua materna tras el chino mandarín.


Según la Real Academia Española (RAE), la palabra español procede del provenzal espaignol, y este del latín medieval Hispaniolus, que significa de Hispania.


Nombres de origen español
 

Nombre

Sexo

Significado

Jimena

Niña

Jimena es la forma de Simeón en el español antiguo. Simeón/a tiene su origen en el hebreo antiguo, procede del verbo shamah, que quiere decir "oír".

Yago

Niño

Yago es el vocativo latino de Jacobus. Procede del verbo hebreo sarah, que quiere decir "dominar".

Juan

Niño

Procede del hebreo Yohanan o Yehohanan y significa literalmente "Yavé es bueno", "Yavé es misericordioso".

Triana

Niña

Nombre popular de la Virgen de la Esperanza en Sevilla.

Ranulfo

Niño

Nombre español de origen germano que significa: “escudo de lobo”.

Juncal

Niña

“Junco”.

Miguel

Niño

Procede del hebreo mi-ka-El, que quiere decir "¿quién es como Dios?",

Luján

Niña

Nuestra Señora de Luján: para los católicos, una de las manifestaciones divinas de María de Nazaret, ocurrida a fines del siglo XVII en Luján.

Hernán

Niño

Hernán es una forma antigua de Fernando, "atrevido, bravo".

Illán

Niño

Illán es una forma antigua, concretamente mozárabe, del nombre Julián (forma alternativo de Julio).

¿Quieres ver más?

Artículos relacionados

Nombres de origen cántabro

Nombres de origen cántabro

Cantabria es una comunidad del norte de España con mucho cultura e Historia. Los nombres de origen cántabro son similares a los castellanos pero con ligeras variaciones.

Nombres de origen catalán

Nombres de origen catalán

Cataluña es una comunidad autónoma española con un idioma propio, el catalán, es una lengua romance derivada del latín vulgar que hablaban los romanos que llegaron a Hispania. Por lo tanto, los nombres...

Nombres de origen checo

Nombres de origen checo

El checo es el idioma que hablan principalmente en la República Checa, una lengua eslava. Los nombres de origen checo están influidos por la cultura y las tradiciones de la zona.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

Para comentar este artículo debes iniciar sesión con tu cuenta o registrarte.

Utilizamos cookies para mejorar la calidad del servicio, medir la audiencia y ofrecerle publicidad que pueda ser de su interés. Si continua navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.