×
  • Buscar
Publicidad

Alejandro, el niño que contaba las estrellas

Enviado por qpsara

Publicidad
Alejandro, el niño que contaba las estrellas

Dedicado al amor de mi vida, mi hijo Alejandro. Quiero contaros una historia muy especial, aquella de Alejandro, el niño que contaba las estrellas.

Tú podrías decir que es una historia especial porque contar estrellas es una ocupación inusual. Pero lo que es más importante:

¿Dónde estaríamos ahora si no supiéramos cuántas estrellas hay en el cielo? Verás, los niños con un talento especial como el de Alejandro, son completamente indispensables . Pero empecemos desde el principio. Cuando Alejandro era pequeño era un niño muy tranquilo. Mientras los niños salían a jugar, Alejandro se dedicaba a contar cosas. Era un fanático de las cuentas. Contaba los carros que pasaban desde su ventana. Contaba los cuadrados del empapelado del comedor. Contaba las letras de su plato de sopa.

Y en vez de jugar al fútbol con otros niños, contaba las plantitas del campo de juego. La mayoría de gente encontraba esto un poco extraño ,todos excepto la mamá de Alejandro, que estaba muy entusiasmada con el talento de su hijo. Cuando venía la familia de visita, Alejandro siempre contaba para enseñar sus habilidades. Y ahora toda la familia sabía que su tío Sergio tenía 568 pelos en el lado izquierdo de su cabeza. Bueno, con todas estas cuentas Alejandro se volvió muy famoso. Luego que en el periódico escribieron un artículo sobre él (consistente en 5690 letras), los padres de Alejandro recibieron una llamada del famoso Profesor Edwin Galacticus. El Profesor Galacticus era un famoso astrónomo, pero tenía un problema.

El computador oficial contador de estrellas se había vuelto a malograr. Algo aún más vergonzoso en esta oportunidad, ya que al día siguiente serían visitados por el rey del país de las estrellas. Así que la mamá de Alejandro le montó en su coche y le llevó directo a la estación de conteo de estrellas. Mientras su madre conversaba con el profesor, Alejandro ya estaba contando las estrellas. La visita del rey al día siguiente fue todo un éxito. El rey quedó tan impresionado con Alejandro que lo condecoró con la Medalla al Mejor Servicio. Alejandro es hoy el primer contador oficial de estrellas con una medalla a su nombre.

El usa su medalla a donde va: si cuenta estrellas (sí, aún lo hace), en el colegio, en su casa y hasta en la noche cuando duerme. Y los otros niños nunca más encontraron aburrido a Alejandro.

 

FIN

Publicidad

¿Quieres publicar un cuento?

Cada vez que publiques un cuento en TodoPapás, podrás descargarte uno de los e-Books de la Colección TodoPapás ¡Gratis!

Publicar cuento
Colección de libros TodoPapás
Publicidad
[#CSS-EXTRA#]