×
  • Buscar
Publicidad

El árbol bondadoso y el árbol egoista

Enviado por SEL1

Publicidad

Había una vez un niño que todas las tardes paseaba por el campo hasta llegar a un viejo manzano. Allí descansaba y jugaba, era su lugar favorito. El niño recogía las hojas secas del árbol y se fabricaba coronas, para jugar a ser el ?rey del bosque?, trepaba por el tronco y subía por las ramas del viejo árbol para columpiarse en ellas mientras merendaba sus deliciosas manzanas.

El árbol veía cada día al niño y se ponía muy contento cuando llegaba. Estaba deseando que llegara la tarde para que su mejor amigo le visitara. Una mañana, el árbol recibió otra visita, unos pequeños pajarillos tras sobrevolar todo el bosque decidieron anidar en un árbol cercano al viejo manzano, pero éste árbol se enfadó y les dijo ¡no! ¡¡aquí no construyáis vuestros nidos!! Yo quiero tranquilidad y vosotros hacéis mucho ruido. El viejo manzano les llamó, ¡venir a mis ramas! Aquí si podéis anidar. Aquella tarde cuando el niño visitó su árbol preferido, descubrió que tenía nuevos amigos. - - -

Los pajarillos están dormidos y no quiero despertarlos, hoy jugaré en este otro árbol, y se dirigió al árbol que había al lado de su viejo amigo. Pero cuando trató de trepar por el tronco, el árbol gritó

-"¡No! ¡No subas por mi tronco o me romperás las ramas! "

- "Solo quiero una fruta para merendar "- dijo el niño.

-"Mis frutas son mías, solo mías" - contestó el árbol.

El viejo manzano, llamó al niño, ven aquí pequeño, yo soltare una de mis manzanas para que no tengas que subir a por ella. El niño se acercó y cogió la manzana que dejo caer el Árbol Bondadoso y se sentó bajo su sombra para merendar, mientras los pajarillos dormían. Otro día unas pequeñas ardillas correteaban por el bosque y casi sin darse cuenta subieron por el tronco del Árbol Egoísta.

-"¿Qué hacéis? "- gritó el árbol.- "¡bajar inmediatamente! "¿Quién os dio permiso para subir?.

Las ardillas asustadas bajaron rápidamente del árbol y corrieron hacia el Árbol Bondadoso que les dijo, subir a mis ramas pequeñas ardillas del bosque, aquí podéis jugar tranquilas. Como ya habéis visto, los árboles vecinos eran muy diferentes, el Árbol Bondadoso, daba todo lo que tenía, el Árbol Egoísta no permitía que nadie se acercara. Llegó el invierno, hacía frío y un leñador buscaba en el bosque un árbol para talar y así poder calentar su casa.

Cuando llegó ante los dos árboles, vio una gran diferencia. El Árbol Bondadoso era casa de muchos animales, ardillas, pajarillos, mariposas y hasta un niño jugaba entre sus ramas. El Árbol Egoísta estaba solo y su aspecto era triste y feo, así que decidió talar este árbol. Y tu ¿Qué árbol quieres ser?

FIN

Publicidad

¿Quieres publicar un cuento?

Cada vez que publiques un cuento en TodoPapás, podrás descargarte uno de los e-Books de la Colección TodoPapás ¡Gratis!

Publicar cuento
Colección de libros TodoPapás
Publicidad
[#CSS-EXTRA#]