• Login
  • Registrarme
×


×
×

6 usos de la homeopatía para los bebés

6 usos de la homeopatía para los bebés
comparte

Los medicamentos homeopáticos se incluyen en el consejo de los profesionales sanitarios para el tratamiento de sintomatologías en pacientes de todas las edades, desde los más pequeños hasta los más mayores, y siempre bajo control de u profesional de la salud. Según el "I Estudio de Uso y conocimiento de la homeopatía", el 23% de las mujeres entre 30 y 39 años usuarias de homeopatía señala que la utilizan para aliviar las afecciones de sus hijos.1

La homeopatía se incluye como opción terapéutica para calmar síntomas relacionados con cólicos del lactante o el eritema del pañal, entre otros.

 

A continuación recopilamos 6 usos de la homeopatía para los bebés


Cólicos del lactante

Alrededor de entre las 2 semanas y los 4 meses de vida es posible que un bebé sano llore o se muestre con frecuencia irritable sin causa aparente. Este comportamiento se hace más evidente por la tarde o por la noche y durante unas dos o tres horas. Estas crisis de llanto pueden ser debidas a los llamados cólicos del lactante2.


Para calmar al bebé podemos cogerlo en brazos, cambiarle de postura, darle un baño, realizar un masaje relajante sobre el abdomen o realizar movimientos circulares con sus piernas dobladas sobre el abdomen2.


En estos casos la homeopatía se presenta como una opción terapéutica siempre bajo el control de un profesional de la salud.

¿De qué se ríen los bebés?

¿De qué se ríen los bebés?

Sonreír, reír y otras expresiones del rostro le sirven al niño para comunicarse con los que están a su alrededor. La sonrisa, después del llanto, es percibida por los padres como el primer comportamiento social de su bebé, e ingenuamente creen que su recién nacido les sonríe a ellos. Sin embargo no es hasta que cumplen su primer mes de vida cuando esbozan una auténtica sonrisa. Pero ¿qué es lo que les provoca esa aparente felicidad? Todo lo que llama su atención les alegra. Sonríen cuando ven una cara conocida, cuando están mamando, al descubrir los ruidos, las imágenes, el movimiento…


En torno a los 5-6 meses los cólicos del lactante suelen desaparecer a consecuencia de la diversificación alimentaria y el desarrollo psicomotor del niño3.


Eritema del pañal


En ocasiones ocurre que las nalgas del bebé presentan un enrojecimiento, especialmente si las heces son muy ácidas 3. Hay que tener en cuenta que la piel del niño, y especialmente la del lactante cuenta con un pH (nivel de acidez) menor y, por ello, presenta una mayor sensibilidad a los agentes infecciosos y parasitarios, favoreciendo la presencia de patologías dermatológicas propias en la infancia2.


La homeopatía es una opción terapéutica a la que podemos recurrir para el alivio de este trastorno. Los medicamentos homeopáticos son incluidos en el consejo de los profesionales sanitarios para el tratamiento de sintomatologías en pacientes de todas las edades (consulta el prospecto y pide consejo a tu médico o farmacéutico).


Eccema del lactante


La dermatitis atópica o eccema constitucional aparece entre los dos y nueve meses3. Se trata de la manifestación más frecuente de atopía en el niño. Si el bebé presenta dermatitis atópica se recomienda evitar el uso de jabón y usar hidratantes especialmente desarrollados para los más pequeños de la casa, sobre todo tras el baño. Además, se debe procurar que la ropa sea de algodón o lino.


Molusco contagioso


El molusco contagioso es una enfermedad vírica común en la infancia formada por pápulas que aparecen agrupadas en una o dos áreas del cuerpo. Además, es causa frecuente en la consulta de los pediatras y se origina por el virus Molluscum contagiosum (MCV)4.


La homeopatía es de utilidad en el abordaje de los moluscos contagiosos y de otras afecciones relacionadas con la piel del lactante, siempre bajo el seguimiento de un profesional sanitario.


Falta de apetito


Tras el periodo de lactancia habitual, los bebés tienen que irse adaptando a las nuevas formas de alimentación que se les van facilitando como las papillas o purés. Esto supone un cambio en las texturas y sabores, y una modificación en la forma de obtener la comida, antes mediante succión, ahora a través de una cuchara. En general, los niños tienden a comer cuando ellos quieren y del modo que les resulta más cómodo, por lo que será necesario ser pacientes e irles enseñando poco a poco5.


A pesar de los esfuerzos, a veces ocurre que los más pequeños de la casa tienen poco apetito o pierden las ganas de comer en periodos de convalecencia5. La homeopatía puede ser una opción para estos niños, siempre que esté controlada por un profesional de la salud.


Diarrea aguda del lactante


La diarrea aguda del lactante es el síntoma de un proceso de desequilibrio en el organismo. En las deposiciones diarreicas hay que vigilar las características de las heces, el color, la consistencia y la cantidad. Ante la duda, debe acudir siempre a su pediatra de referencia. Los ruidos intestinales constituyen el principal síntoma previo, y mientras se sufre esta afección suelen aparecer vómitos, sudoración, fiebre, etc 5.


La homeopatía se incluye como opción terapéutica en la diarrea del lactante también.

 

1. Díaz Sáez, G; Moreno Sánchez, G; Balmy, S. Estudio sobre conocimiento y uso de homeopatía en España. Rev Med Homeopatía 2012; 5(3):113-9

2. Varios autores. Guía Práctica para padres. Desde el nacimiento hasta los 3 años. Asociación Española de Pediatría. P.161-162;188;190

3. Boulet, J. La homeopatía y el niño. Ed. McGrawHill. 2008. P.46; 60; 64

4. Monteagudo B, Cabanillas M, León-Muiños E, Suárez-Amor O, Vázquez-Blanco M, Corrales A Molusco contagioso: ¿cuándo debería iniciarse el tratamiento? Acta Pediátrica Española 2010;68(2): 91-94 

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
Volver

Utilizamos cookies para mejorar la calidad del servicio, medir la audiencia y ofrecerle publicidad que pueda ser de su interés. Si continua navegando entendemos que acepta nuestra Política de Cookies.