×
  • Buscar
Publicidad

¿Qué son los probióticos? ¿Son seguros?

¿Qué son los probióticos? ¿Son seguros?

Los probióticos son bacterias positivas para nuestra microbiota intestinal que, ingeridas en cantidades adecuadas, pueden tener importantes beneficios en el sistema inmune o la digestión de niños y adultos. Son microorganismos especialmente beneficiosos para el fortalecimiento inmunológico de los bebés.

Publicidad

Puede que ya los conozcas, los uses en tu dieta diaria o no te suenen de nada. Los probióticos son aquellos microorganismos que ayudan a fortalecer la flora intestinal y el sistema inmune o mejorar los procesos de digestión en todo tipo de personas. Hay alimentos que cuentan con probióticos de por sí: el yogur fresco, el kéfir (leche fermentada y una consistencia similar al yogur) y muchos otros alimentos fermentados como el kimchi (diferentes verduras fermentadas), el chucrut (col fermentada) … Aunque también pueden ser consumidos en forma de complementos alimenticios.

 

Los probióticos son, en resumen, bacteria “amigable” y similar a la que tenemos de forma natural en nuestra flora intestinal.

 

¿Son seguros?

 

Los probióticos no son patógenos. Es decir, se trata de microorganismos que no causan o provocan enfermedades. La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) los ha definido como “microorganismos vivos que, administrados en cantidades adecuadas, confieren un beneficio a la salud”. 

 

De hecho, lo positivo de esta microflora es que no resulta invasiva. Es decir, en una persona perfectamente sana, estas bacterias no necesitan colonizar nada, pero en una persona que tenga ciertos problemas digestivos o inmunológicos, su acción sí resulta beneficiosa.

No te puedes perder ...

Enseña a ahorrar a tus hijos

Enseña a ahorrar a tus hijos

En esta época de crisis que parece no acabar nunca, muchas familias se han visto en la necesidad de “aprender” a ahorrar, algo que no habían tenido que hacer hasta ahora. Saber ahorrar es fundamental ya que cualquier situación económica mala se lleva mejor teniendo dinero ahorrado. Por eso, es importante que enseñes a tus hijos a ahorrar desde pequeños.

Y tambien:

 

Así, ingerirlo resulta una buena previsión en momentos como cuando un niño vuelve al colegio y se ve, por tanto, más expuesto a ciertas enfermedades; cuando se acerca el invierno; cuando pasamos por épocas de estrés que tienen un efecto en nuestro sistema digestivo o cuando el bebé es pequeño y aún está formando su propia flora intestinal y sistema inmunológico…Si no son necesarias, las bacterias se van del organismo a través del sistema digestivo; si lo son, se quedan ahí.

 

Beneficios en los niños

 

Son conocidos desde hace bastante tiempo. Ya en 1907, el premio Nobel Elie Metchnikoff habló de los beneficios de los probióticos en pacientes con diversas enfermedades y realizó diversos estudios en los que probó su efectividad en problemas intestinales infantiles como diarreas.

 

Otro estudio publicado por la Biblioteca Nacional de Medicina de los EEUU (US National Library of Medicine) mencionaba también el rol de los probióticos en el fortalecimiento del sistema inmune de los niños, señalando incluso que podían mejorar la respuesta a las vacunas, haciéndolas más efectivas.

 

También pueden ser positivos en una de las principales preocupaciones de los padres y madres de bebés en su primer trimestre: los cólicos del bebé (combinado con otras prácticas beneficiosas y saludables como masajes, contacto o ejercicios), en los que pueden ayudar a fortalecer el aún inmaduro sistema digestivo de los bebés (una de las posibles causas de los cólicos del lactante, de los que no se conoce causa exacta).

 

Como complemento alimenticio

 

El bebé va desarrollando su microflora intestinal y su sistema inmune general desde el momento en que sale al mundo. Su madre le aporta una parte de esa carga de bacterias beneficiosas y defensoras, especialmente necesarias tras haber pasado de un entorno aislado y seguro como el útero materno al mundo exterior. El resto, se van adquiriendo a través de la alimentación (como la beneficiosa leche materna). Además, también podemos optar por fortalecer el aporte de probióticos con complementos alimenticios como el Lactobacillus reuteri, un tipo de probiótico que se comercializa en gotas que se pueden incorporar a la leche o agua del biberón.

 

El L. reuteri es seguro desde los primeros días del bebé y resulta especialmente beneficioso al tratarse de una bacteria que se encuentra de forma natural en la flora intestinal de los mamíferos (de hecho, se sabe que está presente en la leche materna) y se encarga de producir ácido láctico (que descompone la glucosa) y mejorar por tanto la digestión. 


Fuente:

Túa Saude, "Los probióticos: qué son, para qué sirven y cómo tomarlos" https://www.tuasaude.com/es/que-son-los-probioticos/

Fecha de actualización: 22-01-2020

Redacción: Irene Gómez

Publicidad

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.