Respiración artificial, guia de primeros auxilios

Definición:

Esta técnica de primeros auxilios se realiza en personas que han sufrido cualquier tipo de accidente o enfermedad que les impide respirar por sí solos.

Se realiza boca a boca-nariz en lactantes y boca a boca en niños.

Tratamiento:

Boca a boca-nariz: Colocar al lactante sobre una superficie dura de espaldas. Traccionar su mandíbula hacia arriba con una mano y con la otra inclinar ligeramente la frente hacia atrás. Colocar la boca encima de la boca y nariz del lactante e insuflar sólo dos bocanadas de aire (de 1-1,5 segundos) con una frecuencia de 10 por minuto.

Boca a boca: Primero debes asegurarte que las vías respiratorias estén libres. En caso contrario debes retirar con los dedos cualquier cuerpo extraño que se encuentre en ellas. Posteriormente debes colocar al accidentado en posición horizontal y luego inclinar al máximo la cabeza del paciente hacia atrás, colocando una mano sobre la frente y la otra bajo la nuca.

Con la mano que tienes sobre la frente, cierra las fosas nasales del accidentado cuidando que la posición se mantenga. Si no es posible, volver a poner la mano sobre la frente y mantener esta posición, ya que es vital que el aire llegue a los pulmones. A continuación procede a poner tu boca sobre la del paciente, procurando que ambas se ajusten perfectamente. Debes evitar que el aire escape por la nariz, ya sea cerrándola con los dedos o apoyando la mejilla contra ella.

Luego tienes que soplar hasta que el tórax se expanda, para posteriormente retirar tu boca y dejar que el aire salga. En ese momento realiza dos respiraciones profundas y seguidas (así logras dejar una mayor concentración de oxígeno en tus pulmones) reteniendo el aire en la segunda, para insuflarlo enseguida al paciente.

Repite esta operación cuantas veces sea necesario, hasta lograr que el paciente recobre su ritmo e intensidad normal de respiración.

0 Comentarios

Escribe tu comentario

iniciar sesión registrarte
×


×
×
×